aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Descuido propició alianza IP y guardias

Antonio Bautista| El Universal
Jueves 06 de febrero de 2014
Descuido propici alianza IP y guardias

ALERTA. Elementos del Ejército implementaron un operativo previo a la reunión entre autoridades de Guerrero e integrantes de la UPOEG. (Foto: ANWAR DELGADO / EL UNIVERSAL )

Experto asegura que el Estado ha perdido facultades en seguridad

[email protected]

Un agotamiento del modelo de seguridad, que ha fallado en proteger al ciudadano, sumado a una nueva gama de expresiones más agresivas del crimen organizado —con secuestros, extorsiones y asesinatos—, propició la búsqueda de una alianza entre comerciantes y empresarios con policías ciudadanos de Guerrero, aseguró el investigador Abel Barrera, del Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan.

El especialista explicó que la reciente vinculación entre empresarios de Chilpancingo y la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) se produce porque aunque los primeros dieron un voto de confianza a las autoridades estatales, no vieron cumplido el compromiso de brindar la seguridad que reclama la población.

“Este reencuentro, podemos decirle así, que se está dando ya se venía trabajando de manera discreta —y en otros momentos, de manera pública— para establecer una alianza con los empresarios. Estaba gente de la Coparmex en su momento, hace cinco meses, y últimamente gente de la Canaco”, abundó el especialista.

Mencionó que miembros de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Guerrero buscaron el acercamiento con las policías ciudadanas para analizar la posibilidad de que apoyarán en Chilpancingo. “Sin embargo, hubo obstrucción por parte de las autoridades. Hubo también amenazas de que no iban a permitir que las policías ciudadanas entraran en Chilpancingo y eso hizo que se postergara”, aseguró.

La cercanía con la UPOEG se explica, indicó el antropólogo, porque es una organización que va en auxilio de nuevas comunidades, sin importar si en ese lugar hay o no policía ciudadana; “es más pragmática ante las coyunturas”.

La Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) actúa de otra forma, a partir de estructuras consolidadas, no para una emergencia sino para la construcción de un tejido más amplio, “donde hay una coordinación, un trabajo, no sólo en los momentos de crisis, sino en los momentos normales de la vida comunitaria”.

El ambiente de inseguridad en la capital guerrerense favoreció a que se tomara la decisión de buscar la alianza, explicó. “Sobre todo, con la participación de comunidades rurales de Chilpancingo. Creo que el ejemplo del Ocotito fue como lo que vino a desbordar los márgenes del acuerdo que habían tomado los empresarios con las autoridades”.

Recordó que la versión original de la policía comunitaria, creada hace 18 años, fue una situación adversa en contra de indígenas, pero ahora hasta los mismos sectores empresariales, “que se podía decir que tenían un poquito de mayor posibilidad de garantizar su seguridad”, se sienten indefensos ante la delincuencia.

“Es una nueva coyuntura. Hay una gama de expresiones agresivas del crimen organizado, y la gente ahora tiene que construir un modelo emergente y eficaz”, apuntó el especialista.

Explicó que entre mayor involucramiento hay de las comunidades hacia las autodefensas es mayor la fragilidad, la debilidad y la pérdida de control de las autoridades en seguridad.

Lo que ha desmoronado el sistema seguridad estatal, refirió, es la complicidad de corporaciones policíacas con el crimen. “Hay mucho que reclamar a las autoridades, mucha indolencia, mucho descuido, que no se valoró en su justo momento”, dijo.

“Hay un agotamiento de este modelo de seguridad, ya que, de verdad, no está hecho para proteger al ciudadano, sino más bien para generar temor al hacer operativos aparatosos, ineficientes y que únicamente protegen a las instituciones, pero encubren a quienes cometen delitos”, añadió.

Explicó que el término “autodefensa” lo endilgaron los medios de comunicación y detalló que la diferencia entre éstas y las policías ciudadanas radica en que en las primeras no hay “un nombramiento de los elementos en asamblea” y básicamente actúan para contener el avance de los grupos pertenecientes a la delincuencia.

En este tema, Alejandro Hope, investigador del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), dijo que las policías comunitarias tienen fuertes vínculos con sus pueblos y son menos ofensivas y más defensivas. Pero ambos (autodefensas y comunitarios) son actores armados no estatales, aunque no criminales per se.

Abel Barrera advirtió de que ahora el riesgo es que el movimiento en Guerrero sea contenido de manera brusca y con el uso del Ejército. Consideró que el gran desafío está en las autoridades y hasta donde cambian la estrategia de seguridad.

“Si no se trastocan las estructuras que originaron a este ambiente de inseguridad, pues es simplemente pintar la fachada de las procuradurías. Es darle una manita de gato a un problema estructural”, dijo.



Ver más @Univ_Estados
comentarios
0