aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La mexico-americana que fue asesinada en la cima del éxito

Julio Alejandro Quijano| El Universal
Martes 30 de marzo de 2010

[email protected]

La mañana del 31 de marzo de 1995, Abraham Quintanilla estaba un poco preocupado y un poco furioso. Ya eran las 11 horas y su hija Selena no aparecía en el estudio de grabación en donde tenían la cita para hacer una canción nueva, compuesta por su otro hijo, A.B. Quintanilla y que era el único que faltaba para completar su nuevo disco.

Era raro porque Selena siempre procuraba ser puntual. Minutos más tarde, Abraham Quintanilla se enteraría por el noticiero local del mediodía la razón de la ausencia: Selena estaba en el hospital a causa de un balazo en la espalda

Apenas tuvo tiempo para llegar: la cantante, llamada la “Reina del Tex Mex”, fue declarada muerta a las 13 horas con cinco minutos.

Durante los 12 meses que siguieron a su trágica muerte, en el estado Texas se registró el nacimiento de 619 Selenas.

En mayo de ese año, la alcaldía de Houston cedió a la petición para cambiar el nombre del parque Denver-Harbor por el de parque Selena Quintanilla-Pérez. Aquel disco para el cual nunca llegó a grabar la última canción, fue lanzado dos meses después de su muerte bajo el título Dreaming of You y vendió 2 millones de copias en tres meses

Es decir que aquel 31 de marzo nació Selena, la leyenda del Tex-Mex.

Selena nació el 16 de abril de 1975 en Texas, Estados Unidos. La familia Quintanilla había emigrado de México dos décadas antes y Abraham la mantenía con su trabajo de obrero en diversas fábricas de esa ciudad.

Las biografías existentes de Selena señalan que su carrera comienza al cumplir los nueve años, con la fundación de Los Dinos, grupo en el que participaban todos sus hermanos.

Para ser precisos, habría que ubicar el comienzo de su historia musical cuatro años antes, según narra el propio patriarca de la familia:

“Yo me di cuenta que Selena tenía la habilidad, el don de cantar desde los cinco años y medio. Desde entonces empecé a trabajar con ellos y enseñarlos... lo demás ya es historia”.

Efectivamente, cuando Selena cumple nueve años, Abraham Quintanilla decide apostarle a sus hijos. Renuncia a la fábrica e invierte sus ahorros en un restaurante de comida mexicana en el que la variedad está a cargo de Los Dinos.

Los biógrafos de la famosa cantante han documentado que la disciplina impuesta por Abraham Quintanilla era férrea, que sus hijos odiaban ensayar porque preferían salir a jugar con los demás niños, que toda la familia sufrió su terquedad al quebrar el restaurante y empeñarse en hacer una gira con Los Dinos a bordo de un viejo autobús por diversas ciudades de Texas.

Pero Abraham Quintanilla replica: “Éramos una familia típica mexicana; aunque nacidos en Estados Unidos, mis abuelos vienen de México y nos inculcaron esa cultura. Los mexicanos somos más apegados a la familia y por lo tanto crié a mis hijos según me enseñaron”.

Con un par de discos ya grabados, Selena se convirtió en una cantante de culto en el Tex Mex, un género híbrido que identificaba a los jóvenes de origen mexicano nacidos en Estados Unidos, quienes sentían la necesidad de buscar sus raíces.

Sin embargo, Selena y Los Dinos (el nombre del grupo ya la tenía a ella como líder) seguían deambulando en su vieja carcacha (el autobús al que Selena le llamaba “La Gran Bertha”) tocando en ferias de pueblo. Hasta el día en que José Behar, presidente de EMI Latin, se cruzó en su vida.

Behar narró para Univisión el encuentro: “Yo estaba en un festival donde cantaban varios grupos de Tex Mex. No encontré lo que buscaba y ya estaba saliendo cuando escuché los gritos del público. Entré al teatro y allí estaba Selena; su interpretación me dejó perplejo”.

Al terminar el concierto, José Behar se acercó hasta ella y se presentó: “Soy el presidente de Emi Latin”. Ella le contestó: “Yeah, right”. Y se fue a convivir con sus fans.

El empresario tuvo que ir con Abraham Quintanilla para negociar: el sueño de Selena comenzó a convertirse en una realidad.

De 1990 a 1993, Selena y Los Dinos batallaron para conseguir el éxito. El Tex Mex era muy popular a nivel regional, pero fue muy difícil que fuera aceptado en la radio de México y aun de EU.

Aún así, consiguió algunos premios, como un primer lugar en el Billboard por la canción titulada “Buenos Amigos”.

Fue hasta 1994 cuando Selena consiguió el impacto que había soñado: ese año impuso un récord de asistencia en el Astrodome de Houston, donde se reunieron 60 mil personas para ver su actuación durante un rodeo. Luego gana un Grammy por Selena en vivo, en la categoría de mejor álbum México-americano.

Inventa junto con su hermano A.B Quintanilla una canción que se convertiría en paradigma de su nueva faceta artística: Tehcnocumbia; una mezcla de salsa, reggae, ranchera, cumbia.

Entonces, cuando estaba en la cima del sueño mexicano, la famosa cantante fue asesinada por Yolanda Saldívar, la presidenta de su club de fans con quien había tenido problemas a causa del manejo de una boutique que Selena había inaugurado en enero de 1994.

Cuando se le pregunta a su padre, Abraham Quintanilla, la razón por la que todavía mucha gente la recuerda, la respuesta es larga pero sencilla: “Tocó muchos corazones. Cuando murió, la gente quedó en shock ; la respuesta de la gente fue algo que no esperaba. En mi opinión, ella no era nada más la música sino también la persona. Era muy sencilla, siempre tenía tiempo para convivir con los ancianitos, con los niños; creo que es por eso que el pueblo la quería”.

 

 



Ver más @Univ_espect
comentarios
0