aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ha-Ash tiene aún energía de adolescente

Julio Alejandro Quijano| El Universal
Viernes 27 de noviembre de 2009
Las gemelas cantantes preparan en EU su nueva producción

[email protected]

Ha Ash empezó cuando estas hermanas eran unas adolescentes quinceañeras. Ocho años y un millón de discos vendidos después, aseguran que no necesitan crecer para dar el brinco hacia el mundo de los adultos.

“Mírame, tengo 22 años pero no parezco, para nada, una señora”, dice Ashley. “Y en el escenario —secunda Hanna— seguimos teniendo la energía de unas adolescentes”.

—Si pudieran viajar en el tiempo y encontrarse con las Ha Ash de 14 años, ¿qué consejo se darían?

Ashley —Yo no diría nada. Me gustaría más bien encontrarme a los 18, cuando salió el primer sencillo, para poder decirme: “No te estreses tanto, te va a ir muy bien”.

Hanna —La vida te da sabiduría y algo que me diría es que disfrute la vida, incluso los momentos difíciles.

—Cada uno de sus discos ha vendido medio millón de copias. ¿Es una presión ahora que componen el siguiente?

Ashley —En realidad nunca nos ponemos metas de vender cierta cantidad de discos. No nos fijamos en las ventas sino en la presion de aprender a tocar mejor o alcanzar una tesitura más alta.

Hanna —Definitivamente no estamos aquí para vender discos sino para hacer música

—¿Qué piensan cuando ven sus discos de oro?

Hanna —Que somos muy afortunadas en contar con un equipo de trabajo. Disfruto cuando la gente llega y me dice que alguna de nuestras canciones se la dedicaron a su mamá o a un amigo.

Más que “torta y frutsi”

Hanna y Ashley cerraron el año con una presentación en el Teatro Metropólitan al que acudieron niños de bajos recursos convocados por la Fundación Ha Ash, en colaboración con Creamos Alegrías, fundación benéfica de CIE.

Los niños, a la entrada del teatro, recibieron una playera y luego una bolsa con una torta y un frutsi. Luego del concierto, las integrantes de Ha Ash partieron con rumbo a Nashville, Tenesse, ciudad en donde están componiendo su siguiente álbum al que todavía no le definen el tono.

—En lo personal ¿qué significa la actividad filantrópica?

Ashley —Es una cosa muy personal. Tenemos un micrófono y hay mucha gente que quiere escuchar lo que tenemos que decir porque somos voceras de Save the Children

—¿De dónde les nace la filantropía?

Hanna —Cuando éramos niñas, mis padres nos llevaban en Navidad a cantar en hospitales y asilos de ancianos, es algo que aprendimos desde chicas.



Ver más @Univ_espect
comentarios
0