aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Raphael se entrega a su público

Cristina Pineda| El Universal
01:45México | Viernes 16 de mayo de 2014
El cantante subi esta imagen a su cuenta de Twitter 2 horas antes de empezar el concierto

PREVIO. El cantante subió esta imagen a su cuenta de Twitter 2 horas antes de empezar el concierto . (Foto: Tomada de Twitter @RAPHAELartista )

'El Niño de Linares' mostró su potente voz durante su presentación en el Auditorio Nacional

Yo sigo siendo aquel, el mismo Raphael de siempre, dijo el cantante español entre gritos en una noche llena de sus pasos de baile, cantos, recuerdos, aplausos y elegancia dentro del tour De Amor y Desamor 2014 en el Auditorio Nacional, donde mostró su potente voz y se entregó con los brazos abiertos a su público.

"Un verdadero placer estar de nuevo acá. Tantos años y los que quedan".

El repertorio, que incluyó 37 de sus temas, dio inicio a las 20:37 horas, cuando con un traje negro y corbata salió al escenario que mostró en cada una de las siete pantallas rectangulares del fondo las letras de su nombre artístico.

"Si ha de ser así" y "La noche" sonaban, mientras 'El Niño de Linares' ejecutaba movimientos casi teatrales siempre agradeciendo el júbilo despertado juntando sus manos, haciendo reverencias o aplaudiendo.

"Señoras y señores. Qué felicidad tan grande estar en casa, porque como ustedes saben desde muchos siglos atrás México es como si fuera mi casa", rompió el silencio ya iniciado el concierto de poco menos de tres horas de duración tras interpretar éxitos como "Mi gran noche", "Provocación", "Se fue" o "Despertar al amor".

Al aflojarse la corbata también llegó el turno de "Ahora" y "Los amantes", para quitarse el saco y desaparecer un pequeño momento del escenario, como lo haría en repetidas ocasiones y regresar con la aclamada "Digan lo que digan".

"Una canción que en su día compuso mi compositor preferido, ustedes saben quien es, Manuel Alejandro y yo guardé el momento de grabarla", expresó antes de "Detenedla ya" para continuar con "Será mejor", "Hoy mejor que mañana", en la cual pidió cantar a todos, "La canción del trabajo", el comienzo en el piano de "Yo sigo siendo aquel", "Cuatro estrellas" y "Eso que llaman amor".

"Esta canción la grabé yo hace mucho tiempo y en aquel tiempo yo no pensaba que se iba a convertir en el motivo de mi vida y van a entender el por qué", explico al interpretar "Gracias a la vida", la cual paró en el principio para escuchar las ocasiones, y que fue acompañada de la guitarra, protagonista también en "Llora guitarra".

En lo alto de las escaleras de los dos extremos del escenario sonó "Un día más", donde tampoco pudieron faltar canciones como una versión rítmica de "Estuve enamorado" o el romanticismo de "Cuando tú no estás".

"Yo tengo una inmensa suerte de tener un repertorio tremendo e inmenso y ustedes han hecho históricas muchas de las canciones como ésta", fueron las palabras que usó como preámbulo para "Hablemos del amor". "Hay canciones que les gustan a unos, a otros nos gustan otras, pero creo que ésta es de las que más nos gusta a todos", dijo antes de "Desde aquel día", que puso como varias veces más al público de pie.

A sus 71 años la energía sigue intacta en el español, que continuó al compás de "Se me va", "No puedo arrancarte de mi", en la cual se sentó un poco, y entre aplausos y el movimiento de los brazos de un lado a otro la clásica "Maravilloso corazón", una de las más coreadas de la noche, más "Volveré a nacer" y "Adoro".

Con un sombrero negro llegó el momento del tango con "En esta tarde gris" y "Nostalgias" para poner a bailar a todos con "En carne viva" y "Escándalo" en su primer intento de despedirse. Ante la falla prosiguió con "Que sabe nadie" y "Frente al espejo", en la cual rompió el cristal frente al que cantó aventándole la silla en la que se sentó e hizo un nuevo intento de irse.

"Cómo les quiero", refirió cuando los asistentes no dejaron que abandonara el escenario a lo que él respondió con "Balada triste de trompeta" mientras volvió a despedirse con la mano; ante los gritos de "no", miró su reloj sonriendo jugando con el tiempo y concedió "Como yo te amo" rematando ese mismo amor por México.

jlc



Ver más @Univ_espect
comentarios
0