aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El secreto detrás de Para volver a amar

J. Fabián Arellano M.| El Universal
Sábado 22 de octubre de 2011
El secreto detrs de Para volver a amar

AYUDA. Cientos de mujeres escribieron a la productora. (Foto: ADRIÁN HERNÁNDEZ EL UNIVERSAL )

La productora Giselle González se sobrepuso a los lineamientos de su misma televisora

[email protected]

En la colombiana El último matrimonio feliz los conflictos de sus protagonistas se resolvían mediante la hechicería; sin embargo en su versión mexicana las soluciones generaron que la telenovela se convirtiera en la más exitosa de 2010 y que recibiera reconocimientos hasta 2011.

Para volver amar fue el título de la producción a cargo de Roberto Gómez Fernández y Giselle González, y ésta última quien relata las razones de su creación, hasta ahora la más arriesgada de Televisa en cuanto a argumentos

“Tenía miedo, porque en las manos tienes un producto que o funciona muy bien o te hunde. En la empresa nos dijeron que tuviéramos cuidado por las temáticas, que confiaban en nosotros y entregamos un producto y exitoso”, cuenta a EL UNIVERSAL la productora, quien se atrevió a tocar temáticas como la violencia de género, el Sida, alcoholismo.

“Hicimos una buena adaptación muy cuidadosa de la historia, para que no se nos fuera de las manos, pues obedecemos auna empresa que procura los modelos familiares”.

Sin embargo, dichas temáticas son cosas que suceden cotidianamente y su repercusión social fue tal que la creadora fue invitada por la Cámara de Diputados para hablar sobre el tema en un foro abierto.

“La gente llamaba para exponer casos personales o de familiares cercanos. La telenovela tuvo una repercusión que no pensamos y eso te compromete aún más... Los diputados se enteraron de la telenovela y fui a aportar mi experiencia, pero estoy agradecida con ellos”

Ajustan el engaño

Rebecca Jones, Alejandro Camacho y el mismo Jesús Ochoa cuestionaban a su productora porque el melodrama se transmitió a las 17:00 horas, y no a las 22:00 como fue concebido y les fue prometido, acusando un engaño, ella explica.

“Me reclamaban, pero les decía que también fui engañada con el horario y tuvimos que modificar cosas, como una violación para que pareciera tal sin mostrarla y que no perdiera el sentido. Al final todo salió bien y terminamos antes de tiempo la novela, pero sin problema”.

En enero de este año Giselle González acabó la grabación y hace dos semanas ganó dos premios Bravo por el melodrama. Ahora piensa hacer una versión para hombres, la cual podría ser llevada a la pantalla chica en formato de serie.



Ver más @Univ_espect
comentarios
0