aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Los caprichos de Guns N’Roses

Nayeli Durand| El Universal
Miércoles 19 de octubre de 2011

El cofundador de la banda Guns N’ Roses, Axl Rose, es bien conocido por sus extravagancias. Ariel Ojeda

Su estancia en México no fue la excepción. Ariel Ojeda

Antes de comenzar el concierto, la banda llenó al público de rock y metal con tres teloneros: La cantante Poc, The Volture y Ágora. Ariel Ojeda

La banda que marcó el rock de finales de los 80 y principios de los 90, hizo esperar a los más de 19 mil asistentes que impacientes aguardaban el concierto pactado a las 23:00 horas. Ariel Ojeda

Por fin, después de una larga espera, el vocalista salió al escenario en medio de los acordes de “Chinese democracy”, tema más reciente de la agrupación. Ariel Ojeda

Tres abridores, una larga espera y los arranques de Axl Rose, casi acaban con la paciencia de los fans mexicanos que esperaban a la banda estadounidense en el Palacio de los Deportes

[email protected]

La frase “El estado soy yo” se le adjudicó a Luis XIV, emperador de Francia, quien por varios años se encargó de tomar todas las decisiones de su reinado. Esta misma frase podría aplicarse para una de las bandas que marcó el rock de finales de los 80 y principios de los 90.

El cofundador de la banda Guns N’ Roses, Axl Rose, es bien conocido por sus extravagancias, y sin duda el hedonismo que lo califica, una de las cosas que ha sido criticada en múltiples ocasiones, y que llevó a cambiar de alineación constantemente.

Ahora regresó a México, y como es ya característico del extravagante músico, ha manejado una estructura “absolutista”, digna de un monarca, donde sólo él y sus imprevisibles humores han marcado la línea y el trabajo de la agrupación, lo cual sigue siendo lo único vigente y persistente en sus shows y el de ayer en su paso por el Palacio de los Deportes, no sería la excepción.

Los teloneros

El músico marcó sus tiempos y primero hizo que el público se llenara de rock y metal con tres teloneros.

La primera en aparecer fue la cantante Poc, quien presentó varias piezas de su disco Rise Above cuando el Domo de cobre apenas comenzaba a llenarse.

The Volture trató de calentar las gargantas y los ánimos, para luego ceder el escenario a Ágora, que preparó canciones como "Asesino de Almas", "Hombre Máquina" y "Refugio Vital", entre otras.

Mientras el grupo mexicano de metal realizaba su presentación con un nuevo disco, la gente comenzaba a desesperarse y abucheaba solicitando la aparición de la banda Guns N’ Roses sobre el escenario.

Los más de 19 mil asistentes daban señales de impaciencia tras el retraso de la banda, pues en un principio se había pactado a las 23:00 horas, pero la rechifla del público fue lo único que resonó en el Palacio de los Deportes cada vez que la música de fondo descendía y aún no se tenían noticias de Axl en el espacio.

Para mitigar la larga espera, proyectaron videos chuscos en las pantallas ubicadas a los costados del escenario, pero los fans comenzaron a empujarse.

EL CONCIERTO

No cabe duda que los años pasan factura y aunque, evidentemente, el vocalista de la banda Guns N' roses ya se le notan los casi 50 años, Axl Rose sigue teniendo el comportamiento inmaduro y pseudorebelde, que lo caracterizaba en los mejores años que la banda vivió hace un par de decadas.

"Chinese Democracy" no fue lo único que Guns 'N roses retrasó, como proyecto musical cuando se anunció la fecha de lanzamiento en el 2007, prologando así su aparición casi hasta el 2009; sino que su aparición en el escenario sea distinguido siempre por retrasar la hora pactada de sus shows.

La gente comenzó a desesperarse, pues en un principio se había comentado que las 23 horas serían el tiempo límite para ver a la reciente alineación de Guns 'n roses en México, sin embargo, a esa hora el cantante ni siquiera se encontraba dentro del recinto.

Una rechifla, por parte del público, fue lo único que se dejo escuchar junto con el fondo musical, por casi una hora. Dentro de la cual se incluyó la proyección de videos para mitigar la espera de el controvertido cantante.

Pasada la media noche, y en medio de un abucheo, se escucharon los primeros acordes de la canción homónima a su más reciente producción. "¿Saben dónde están? Welcome to the jungle" fueron las primeras palabras que escucharon los más de 19 mil asistentes y, así disparar el magnetismo y la vivacidad que la banda logra conjuntar con el público.

Todo ellos mientras Axl Rose, enfundado en una chamarra de cuero negro, jeans rasgados a la rodilla y los múltiples sombreros, que lo han caracterizado durante su carrera, dio paso a una selección casi nostálgica de temas acompañada, en múltiples ocasiones, por pirotecnia.

Cada uno de los músicos, que acompañó al controvertido interprete, tuvo su oportunidad en el escenario, con solos en sus instrumentos, sin embargo, y aún con el esfuerzo, de sus acompañantes en la atmósfera se dejaba sentir la remembranza de los mejores años en los que Slash, y algunos otros de sus acompañantes, dejaban ver su virtuosismo con sus respectivos instrumentos.

"Sorry" y "Better" fueron algunos otros de los temas incluidos en las 30 canciones que seleccionó el lider de la banda para el recital.

En los momento de mayor intensidad donde aparecieron temas como "Live and let die", "You could be mine", "Sweet child o' mine" fueron potencializados con fuego y pirotecnia, que suenan aún a los épicos momentos que los caracterizó.

De entre el público fue lanzada una texana que el mismo vocalista agarró en el aire y se colocó inmediatamente.

Aunque Axl intentaba hacer algunos movimientos que en su momento encendieron a miles de adolscentes, el esfuerzo fue retribuido por los asistentes que en múltiples ocasiones aclamaron a la banda.

"Another break in the wall", dio paso a una de las canciones más esperadas por la noche con Axl al frente de un piano de cola. Hace años, se podía ver al Slash haciendo los solos de "November rain", sin embargo tres guitarristas, hicieron su parte de manera decorosa. "Don't cry", se escuchaba al únisono en el coro de los ahí expectantes.

Para cuando hicieron presente el cover de Bob Dylan "

Knockin' On Heaven's Door", la energía de Axl seguía al 100, sin embargo una caida al borde del escenario no impidió que se interrumpiera tanto el tema como la presentación, ya que al intentar pisar uno de las esquinas resbaló y se fue de pique aunque no cayó del todo de la tarima.
Para finalizar el edonista músico interpretó "Nightrain y Paradise City" que conmocionaron a las más de 19 mil personas que se dieron cita esa noche en el domo de cobre.

 

 

 

 

 



Ver más @Univ_espect
comentarios
0