aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El niño terrible que quería ser astronauta

Fernando Figueroa| El Universal
Domingo 10 de abril de 2011
El nio terrible que quera ser astronauta

VISITA. Albert Plá vino a México para presentarse en el Vive Latino y dará otras actuaciones en espacios pequeños. (Foto: LUIS CORTÉS EL UNIVERSAL )


[email protected]

Cantautor de culto en España, el catalán Albert Plá (Sabadell, 1966) vino a México para presentarse en el Vive Latino y de paso hará otras actuaciones en espacios pequeños. Físicamente se parece al flautista Horacio Franco, pero sin pasar por el gimnasio; tiene un chisguete de voz, buena presencia escénica, un montón de canciones polémicas y una que otra censurada. Algo así como un Joaquín Sabina con acidez a la décima potencia, incluso en los temas de amor.

Una de sus canciones emblemáticas, “La perdono o no la perdono”, ya estaba grabada y su disquera trasnacional decidió no ponerla en venta porque trata acerca de un tipo enamorado de una terrorista y con algunas frases fuertes acerca de los policías y militares. Años después la incluyó en otro álbum y santo remedio. “Hongos” la creó en el desierto mexicano luego de emular a Antonin Artaud en lo que a empeyotarse se refiere. El video respectivo lo muestra en pleno alucine y como si acabara de consumir, no mescalina sino el milagroso sildenafil.

“La colilla” habla de un mexicano que es detenido por agentes de la migra gabacha, licenciados en humanidades, que lo decapitan, pero el cigarro que fumaba el infortunado incendia todo EU. “Sufre como yo” es una ranchera que utilizó Almodóvar en la cinta Carne trémula. También canta con Extremoduro “El día de la bestia”, en el soundtrack de la cinta homónima de Álex de la Iglesia.

Plá además es actor de teatro y cine. En Airbag (Juanma Bajo Ulloa, 1996) interpreta a un cura que canta en un antro “Soy rebelde”, el éxito pop setentero de Jeanette.

A veces se hace acompañar de una cámara de video y hace gracejadas estilo Facundo, pero con más seso (en youtube puede verse cuando revende boletos de 50 euros en mil 500 para la reaparición de José Tomás en la Monumental de Barcelona).

En fin, un estuche de monerías a quien no le gustan las entrevistas; dice que al hacerlas es el único momento de su profesión en que siente que está trabajando. Y cuando las hace, contesta con monosílabos, silencios, risas y frases cortas.

En El Vicio de Coyoacán estará el domingo 10 y lunes 11 de abril; el 13 y 17 en el Foro Alicia. Lo acompaña el excelente guitarrista Diego Cortés.

 

¿Qué tal le sienta México?

Fantástico, como siempre.

 

¿Qué le gusta de aquí?

El tamaño de las aceras y su estructura evocadora.

 

El otro día apareció usted en la tele española con la playera del Barcelona. ¿No debía usar una del Sabadell de segunda división?

Me pongo la del Barcelona pero el escudo es del Real Madrid. Ahí estaba el chiste.

¿Es antitaurino?

Estoy encantado con la prohibición de los toros porque todas las cosas buenas tienen que estar prohibidas. La verdad es que antes no me interesaban las corridas, ahora sí.

¿Acaso su “Juerga catalana” narra aventuras con alguien tan aguantador como Joaquín Sabina?

Alguna vez estuve con Sabina y tampoco aguanta tanto. Nos vemos poco, pero siempre ha sido muy amable conmigo.

¿Qué opina de la piratería?

Ya ni se hacen discos.

En “Hongos” dice que no le gustó lo que vio en el interior de su propia persona. ¿Qué vio?

Eso nos pasa a todos, supongo que a ti también, ¿o no?

¿“Sufre como yo” tiene la influencia de José Alfredo Jiménez?

Sí, claro.

¿Cómo conoció sus canciones?

En voz de Vicente Fernández y de María Dolores Pradera.

 

¿Se siente más cómodo en sitios pequeños como El Vicio?

Es mi espacio natural, pero también me divierto en lugares más grandes.

¿Su mánager se llama Pedro Páramo o es un nombre artístico?

Así se llama de verdad.

Espero que cuando vaya un mexicano a trabajar a España lleve un mánager que se llame Don Quijote de la Mancha.

 

¿Cantar un cover de Jeanette es el acto más contestatario de su carrera?

Fue un acto casual que se está convirtiendo en rutina.

¿Cantará en México “La perdono o no la perdono”?

Si me la piden, no hay problema.

 



Ver más @Univ_espect
comentarios
0