aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Cataluña llama a voto sobre independencia

El Universal
Viernes 13 de diciembre de 2013
Catalua llama a voto sobre independencia

DESAFÍO. El presidente de Cataluña, Artur Mas, ofrece una conferencia de prensa en Barcelona sobre el referéndum independentista convocado para el año próximo. (Foto: JORDI BEDMAR REUTERS )

Rajoy advierte que no permitirá la consulta "inconstitucional"

 

UNA REGIÓN PUJANTE

BARCELONA/MADRID (Agencias).— Los nacionalistas de Cataluña acordaron ayer convocar a un referéndum el 9 de noviembre de 2014 para preguntar a los ciudadanos de la comunidad autónoma española si quieren tener un Estado independiente, mientras que el gobierno español y la oposición socialista rechazaron la consulta por considerar que es inconstitucional.

El presidente del Ejecutivo regional catalán, Artur Mas, anunció el acuerdo con formaciones nacionalistas e independentistas de esa región para que los catalanes respondan a una pregunta de tipo soberanista: “¿Quiere que Cataluña se convierta en un Estado?”. En caso de responder afirmativamente, los participantes contestarán otra pregunta, en el sentido de si desean que ese Estado sea “independiente”.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, garantizó que no habrá referéndum independentista en Cataluña, si bien no avanzó cómo pretende impedirlo. “Esa consulta no se va a celebrar. Es inconstitucional y no se va a celebrar”, manifestó en La Moncloa.

“Como presidente del gobierno he jurado cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes y por tanto les garantizo que esa consulta no se celebrará. Eso está fuera de toda discusión y negociación”, subrayó en una rueda de prensa tras una reunión con Herman van Rompuy, quien advirtió que una Cataluña independiente quedaría fuera de la Unión Europea y llamó a la “unidad y la estabilidad”.

Rajoy, sin embargo, no quiso avanzar de qué instrumentos se valdrá para lograr impedir esa consulta, ni siquiera cuando fue preguntado directamente sobre la posible aplicación del artículo de la Constitución española que permite suspender la autonomía.

Lo que sí hizo fue apelar “a la responsabilidad” de Artur Mas y “al compromiso por él asumido de no violentar las leyes”.

Durante meses, los nacionalistas catalanes negociaron la fecha y el tipo de pregunta en una consulta de autodeterminación. Al final la pregunta se convirtió en dos, para permitir un acuerdo entre varios partidos que durante meses debatieron, en un tira y afloja.

El independentismo, siempre existente allí, se vio impulsado en los últimos años por la crisis económica y se convirtió en el principal problema político que Rajoy tiene sobre la mesa de la presidencia del gobierno español.

Las más recientes encuestas muestran que la mayoría de los catalanes quiere que se celebre una consulta en la región. Los sondeos publicados difieren, sin embargo, en el apoyo a la independencia, que se mueve según se trate de unos u otros entre el 31 y el 54.7%. Las relaciones entre el gobierno español y el gobierno regional catalán se tensaron mucho desde que Artur Mas lanzó su reto soberanista de convocar una consulta en 2014.

Prueba de ello es cómo se disparó la tensión con un simposio histórico sobre las relaciones entre Cataluña y el resto de España que se inauguró ayer en Barcelona bajo el nombre “España contra Cataluña”.

El gobierno de Rajoy acusa al de Mas de fomentar el odio al país y su Partido Popular (PP) acudió, junto con otros dos, a la fiscalía al creer que puede ser constitutivo de delito.

Cataluña es gobernada en la actualidad por el partido nacionalista de centroderecha CiU, al que pertenece Artur Mas, pero requiere el respaldo de otras fuerzas en la Cámara local, ya que carece de mayoría absoluta por sí mismo.

Los partidos que pactaron ayer el contenido de esa consulta suman 88 de los 135 diputados del Parlamento regional catalán, que a partir de la semana próxima buscará el modo de —a su juicio— adecuarla a la legalidad.

El ministro de Justicia de España, Alberto Ruiz Gallardón, dijo que la Constitución no autoriza someter a referéndum cuestiones que afectan a la soberanía nacional y corresponden a todos los españoles. “Pretender que una comunidad autónoma adopte una decisión sobre algo que nos pertenece a todos los españoles, que es nuestra soberanía y nuestra integridad territorial, es intentar hurtar a los españoles” su capacidad de decisión, afirmó el ministro en el Congreso de los Diputados.

En este rechazo el gobierno central encontró el apoyo de los socialistas, que son el primer partido en la oposición. Su líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, mostró su convicción de que la consulta no se realizará y garantizó el respaldo al Ejecutivo de Rajoy, al que atribuyó la responsabilidad de dar una respuesta a la posición de Artur Mas, del que dijo que “está llevando a Cataluña a un callejón sin salida”.



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0