aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




María de los Ángeles Moreno

Lluvias, inundaciones y resultados electorales



ARTÍCULOS ANTERIORES


    Ver más artículos

    14 de julio de 2011

    [email protected]

    Los días previos a las elecciones del 3 de julio, se registró en la ciudad de México y la zona conurbada, una de las lluvias con mayor precipitación en nuestra historia, lo que provocó el desbordamiento del río de Los Remedios, ocasionó la lamentable muerte de tres menores y dejó alrededor de 85 mil damnificados en la entidad mexiquense.

    Poco antes, la madrugada del 27 de junio los Drenes Xochiaca y del Valle en Nezahualcóyotl y Ecatepec, provocaron la afectación de 600 casas; las anegaciones fueron motivo de confrontaciones entre las autoridades capitalinas, del Edomex y Conagua, lo que puso de manifiesto la urgencia de desarrollar una estrategia metropolitana integral, que atienda, más allá de visiones partidistas, las necesidades reales de una zona conurbada que ha crecido desordenadamente.

    Además, durante años, hemos tenido el riesgo de inundaciones que podrían afectar de manera dramática la vida de los capitalinos y de los habitantes del Valle de México, por lo que es necesario establecer mecanismos de colaboración y llevar a cabo la construcción de obras de infraestructura que limiten los riesgos inminentes.

    En este entorno, se llevó a cabo una jornada electoral de gran trascendencia para el país.

    Además de las elecciones en los estados de Coahuila y Nayarit; se celebraron también en Hidalgo y el Estado de México, entidades colindantes con el Distrito Federal, que comparten problemas y con las que vivimos un fenómeno de “población compartida”, ya que habitantes de un lugar trabajan y/o pernoctan en el estado vecino y viceversa.

    Los daños y la emergencia atrajeron la atención de autoridad, vecinos y entidades responsables de prever y resolver este tipo de contingencias. También implicó, desde la perspectiva político-electoral la consideración de cómo se podía ver afectada la elección en marcha en el Estado de México, pues la afectación fue grave y además, continuaba lloviendo intensamente.

    Los resultados, fueron favorables mayoritariamente al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y la oficialización de los mismos respecto al Estado de México, se llevará a cabo a mediados del mes próximo.

    Sin embargo, llamó poderosamente la atención que la población acudió a votar, a pesar del reto que tenemos de vencer el abstencionismo, que se da en toda democracia. La votación se dio en medio de un “contexto climático” crítico. Las fuertes lluvias, no detuvieron a una ciudadanía decidida a ejercer su derecho de votar.

    En la entidad mexiquense, el candidato Eruviel Ávila obtuvo más del 62% , en tanto el PRD logró 21.2% y el PAN un 12.5%, de acuerdo con las cifras dadas a conocer por los medios de comunicación, basadas en el PREP.

    Así, a pesar de las condiciones climáticas, de una intensa campaña del PRD realizada con especial énfasis en las zonas afectadas por las lluvias y de la puesta en marcha, por parte del GDF, del operativo denominado “Tapón”, denunciado oportunamente por diputados federales del PRI, el cual contemplaba grupos organizados para intimidar al electorado, el tricolor se alzó con la victoria. Por otra parte, el candidato del PRD, tuvo una actitud consecuente con su ideología, al no aliarse con la derecha con cuyos postulados y acciones nada tiene que ver una izquierda congruente.

    Las alianzas, pueden ser legales, pero no legítimas, cuando no se basan en una propuesta compartida de quienes compitan, sino ligadas sólo por una visión equivocada de lograr el poder por el poder mismo, y que constituyen un engaño para la ciudadanía.

    Por lo que respecta al resultado para el Partido Acción Nacional (PAN), tuvo una significación adicional, pues su candidato, persona muy conocida y respetable, residente de Naucalpan, y bastión histórico de ese partido, no logró los votos necesarios en lo que se conoce como “la Joya de la Corona” y es el punto de partida de un ahora por lo pronto borrado corredor azul.

    Sin lugar a dudas, la responsabilidad del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el cumplimiento de sus compromisos con la población, es cada día mayor y será fundamental para el futuro de México.



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.