aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ana María Salazar

Decálogo de niñ@ seguro

Especialista en temas relacionados con derecho internacional, seguridad nacional, cooperación antinarcóticos, reformas judiciales y conciliac ...

Más de Ana María Salazar



ARTÍCULOS ANTERIORES


    Ver más artículos

    09 de abril de 2010

    Nuestros hijos enfrentan un mundo inseguro y violento. Veamos los datos: de acuerdo a un reporte que hace la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) en conjunto con el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), dos niños mueren en México diariamente a manos de sus progenitores, dando un total de 700 homicidios anuales de menores.

    Lo terrible es que una de las amenazas a su seguridad más importantes que enfrentan nuestros pequeños somos nosotros, su familia y allegados. Los datos son contundentes y escalofriantes: México ocupa el primer lugar en violencia física, abuso sexual y homicidios de menores de 14 años por parte de sus padres. Lamentablemente, suelen ser familiares o amistades allegadas del pequeño los agresores, ya que menos de 20% de los agresores sexuales son completos desconocidos para el menor.

    Ante esta realidad, padres, hermanos, familiares y amigos debemos comprometernos a proteger a nuestros niños. Este compromiso empieza en casa. Siendo abril el mes en que celebramos a nuestros pequeños, les presento el Decálogo de niñ@ seguro.

    1. Yo soy un niñ@ seguro porque mis padres están comprometidos en tener un hogar libre de violencia y promover un ambiente en donde inculcan valores de equidad y de respeto a los demás. Ellos promueven relaciones de confianza y diálogo con nosotros para llegar siempre al entendimiento y no al castigo físico. Además nos enseñan a buscar resolver los conflictos en una forma pacífica. No permiten situaciones de discriminación ni de violencia de género en nuestro contorno familiar y amistades.

    2. Yo soy un niñ@ seguro porque mis padres se preocupan de informarse constantemente de las amenazas a nuestra seguridad. Buscan conocer los peligros y previenen. Conocen bien el entorno en donde vivimos, estudiamos y jugamos.

    3. Yo soy un niñ@ seguro porque mis padres han conversado conmigo sobre diferentes amenazas que enfrento, incluyendo temas tan difíciles como abuso sexual, violencia, y drogas, usando un lenguaje adecuado para mi edad. Ellos entienden la importancia de promover una cultura de prevención y seguridad y lo hacen de tal forma para no asustarme innecesariamente, pero tampoco esconden o ignoran la realidad que nos rodea.

    4. Yo soy un niñ@ seguro porque mis padres establecen con nosotros estrategias de seguridad para mí, la familia y la escuela. Ellos se preparan para una situación de crisis y nos enseñan cómo debemos reaccionar ante las diferentes amenazas que posiblemente enfrentemos en nuestro hogar, comunidad y escuela. Nos enseñan a entender que debemos ser cautelosos no sólo con extraños sino incluso con familiares y amigos.

    5. Yo soy un niñ@ seguro porque mis padres entienden que un aspecto importante de mi seguridad depende de que yo pueda conversar con ellos sobre personas y situaciones que me incomodan. Ellos están comprometidos con escuchar mis preocupaciones y darles seguimiento, aun cuando estemos hablando temas incómodos como posibles abusos por parte de familiares y amigos cercanos.

    6. Yo soy un niñ@ seguro porque no guardo secretos “malos”. Es muy importante que yo sepa que no existe nada que yo pueda hacer que conllevará que mis papás pierdan su amor hacia mí.

    7. Yo soy un niñ@ seguro porque mis padres y familiares respetan mi sexto sentido o intuición si no quiero estar con alguien en particular o si una situación me incomoda.

    8. Yo soy un niñ@ seguro porque mis padres me enseñaron a cuidarme y a defenderme. Me enseñaron retroceder tres pasos si siento invadida mi persona que me da un margen para correr o alejarme de una persona que me incomoda y así evitar que sea sujetado en contra de mi voluntad.

    9. Yo soy un niñ@ seguro porque me inculcaron a decir un no ante situaciones que me incomodan, además de que puedo gritar y correr a un lugar seguro en situaciones que me sienta amenazado. Mis padres y maestros me enseñaron hacia dónde, con quién y cómo pedir ayuda.

    10. Yo soy un niñ@ seguro porque mi familia está activamente involucrada e informada sobre mis actividades dentro y fuera del hogar, además de mis actividades en la escuela y en mis momentos de ocio. Saben quiénes son mis amigos, cuál es el ambiente escolar donde me desarrollo, qué veo por televisión y qué hago y a quién contacto por internet.

    Una oración por Paulette y por todos los niñ@s que mueren debido a la violencia o el descuido.

    [email protected]

    Experta en Seguridad



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.