aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Rodolfo Neri Vela

Agencia Espacial Mexicana

...





ARTÍCULOS ANTERIORES


    14 de septiembre de 2009

    Oficialmente y por tradición, septiembre es el mes de la patria. En cuanto a mí, los 365 días del año celebro -a pesar de tantos conflictos cotidianos que nos abruman- ser orgullosamente mexicano.

    Esta tierra linda y querida me vio nacer, me alimentó, me educó. En este suelo obtuve mi carrera universitaria y mis primeros empleos. Poco después, tuve el gran honor de representar en la NASA a México e ir al espacio como su primer astronauta, en 1985. Fui seleccionado entre cientos de científicos e ingenieros mexicanos y realicé varios experimentos, también diseñados por mexicanos, en la ingravidez de la órbita terrestre. Sin duda, fue un gran privilegio -y lo sigue siendo- ser el primer “puma” de la UNAM y el primer guerrerense en el Cosmos; pero más que nada, fue un sueño hecho realidad llevar conmigo el escudo tricolor de mi país en nuestra primera misión tripulada.

    Hoy quiero felicitar a la NASA por el éxito de su reciente misión del orbitador Discovery y en particular enviarle un abrazo de amigos a los dos astronautas estadounidenses, descendientes de mexicanos, que participaron en ella realizando importantes trabajos en beneficio de su país natal y de la humanidad entera. Sus méritos son indiscutibles, pero hubiese preferido ver a otro mexicano portando nuevamente nuestro hermoso escudo con el águila sobre un nopal; tal honor aún está reservado para uno de los tantos jóvenes brillantes que hoy estudian o hacen investigación en nuestra patria. Ese día histórico llegará sin duda, quizás dentro de unos cinco años, siempre y cuando sea creada la Agencia Espacial Mexicana. La iniciativa de ley para crearla está pendiente para ser analizada y tal vez aprobada, por la nueva legislatura en la Cámara de Diputados. Espero que no dejen el asunto al final de la lista de sus prioridades.

    Han sido muchos los años de esfuerzo e insistencia sobre la necesidad de apoyar la investigación y el desarrollo de tecnología en nuestro país, de motivar a nuestra juventud para que crea en México y aspire a un buen futuro, de reducir la continua fuga de cerebros, de generar más empleos calificados…En otras palabras, dejar atrás el siglo XX al que muchos políticos aún se aferran y entrar de lleno y con visión futurista al siglo XXI. En estos años también han sido varios los cambios hechos a la iniciativa de ley. Erróneamente, algunos medios todavía se refieren a la posible y futura Agencia Espacial Mexicana como AEXA, siendo que estas siglas fueron eliminadas por los senadores en noviembre del año pasado. Asimismo, algunos informan que tendrá su sede en Tulancingo, Hidalgo, cuando la iniciativa de ley dice claramente que la sede estará en la ciudad de México. Otros personajes se han aventurado aun más y aseguran que habrá un centro de lanzamientos en Quintana Roo y que ya hay un acuerdo con la “AEXA” (Milenio, agosto 26, 2009), siendo que la agencia aún no existe, ni se han definido su director, su organigrama, sus áreas de investigación o su plan de trabajo. Ni la SCT -de quien dependerá la agencia en caso de ser aprobada- ni los que integrarán la Junta de Gobierno y definirán los puntos anteriores -UNAM, Conacyt, IPN, Academias de Ciencias, Ingeniería y Medicina, Secretaría de Relaciones Exteriores, etc.- han dicho nada al respecto. Me pregunto si dicho centro de lanzamientos acaso cuenta ya con el visto bueno de las Secretarías de la Defensa Nacional y de Marina, que también formarán parte de la Junta de Gobierno. Los mexicanos y la comunidad científica deseamos que México prospere con orden, transparencia, eficiencia y -más que nada- con seriedad. Ojalá así sea.

    Hace unas cuantas semanas recordamos la llegada de los primeros hombres a la Luna en 1969. Lo que pocos recuerdan o saben es que México tuvo una participación importante en todas las misiones lunares -Apolo-, e inclusive en las misiones orbitales Mercurio y Géminis, que fueron desarrolladas algunos años antes. Esta participación fue posible gracias a la creación en México de la Comisión Nacional del Espacio Exterior -llamada CONEE por sus siglas-, que dejó de funcionar en 1977. México se durmió y hemos desperdiciado más de 30 años sin una institución que coordine el desarrollo espacial, mientras que en el mundo ya existen cerca de 50 países que sí lo hacen. En estas fiestas patrias, ¡Viva México! Hasta la próxima…

    [email protected]



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.