aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Stephan Sberro

Mejores relaciones UE-AL

Inspiración en el interés público, responsabilidad, búsqueda de la verdad, de permanente justicia y del cumplimiento de los derechos humano ...





EDITORIALES ANTERIORES


    21 de diciembre de 2008

    Ya se ha vuelto costumbre criticar la baja intensidad de la relación bilateral Unión Europea-América Latina. Los constantes roces con Cuba y Venezuela, las aisladas desavenencias con Argentina o Colombia ocupan más la atención que los progresos.

    En realidad, cuando se ponen en perspectiva en el escenario internacional, no solamente la relación bilateral parece sólida sino que se va consolidando, no espectacularmente, sino paso a paso. El 2008 fue un año provechoso.

    Los más altos mandos de 50 países se reunieron en Lima, capital de Perú, para impulsar esta relación. Contra todos los pronósticos, la reunión fue bastante exitosa, sobre todo si se la compara con la cumbre anterior en Viena, en 2006.

    Se mantuvo el objetivo de cooperar en el ámbito de la cohesión social, el gran problema de América Latina. Pero además se introdujeron dos temas de futuro, la energía y el clima, que dio lugar a la creación de un nuevo programa, Euroclima conjunto para mejorar la cooperación birregional, similar a Eurosocial adoptado en Guadalajara en 2004 para fomentar la cooperación en materia de cohesión social.

    México obtuvo por su parte el estatuto de socio privilegiado de la Unión Europea, al lado de Rusia, Canadá, China, India y Brasil. Las dos regiones parecen coincidir en los grandes temas de la agenda mundial, como lo comprobó la cumbre excepcional del G-20 (más España, cuya presencia también es una señal de la buena relación bilateral pues fue patrocinada a la vez por la Unión Europea y por Argentina, Brasil y México).

    Además de la solución a la crisis económica, europeos y latinoamericanos coinciden sobre grandes temas, como el cambio climático o la solución de los problemas en Medio Oriente.

    Finalmente, las relaciones con el Caricom en el Caribe o el bloque de países centroamericanos van bien y las negociaciones comerciales progresan.

    Claro que muchos problemas permanecen y en 2008 afloraron de forma aún más clara que los años anteriores con la crisis de la Comunidad Andina y el nudo de las negociaciones con el Mercorsur. No se vislumbra ningún progreso en las negociaciones de liberalización comercial con el Mercosur por el problema de la liberalización de la agricultura y de los servicios. Pero los mismos miembros del Mercosur no se ponen de acuerdo para una mayor integración económica. En cambio, la relación política entre ambas entidades va muy bien.

    Lo mismo se puede decir con la negociación entre los países de la Comunidad Andina de Naciones y la UE. Estos países han insistido durante años en abrir negociaciones. Ahora que se abrieron, no se ponen de acuerdo, no solamente con la UE, sino entre ellos.

    Así, el problema no es el de la relación con la UE, sino el de nuestras expectativas demasiado ambiciosas. Los europeos ya rebajaron las suyas. Querían negociar con bloques regionales pero, ante la imposibilidad de hacerlo, firmaron acuerdos separados primero con México, luego con Chile y posiblemente pronto con Colombia y Perú. Es posible imaginar que un día harán lo mismo con Paraguay y Uruguay, sobre todo si la adhesión de Venezuela complica la integración del Cono Sur y su relación con Europa.

    En breve, en el revuelo internacional que fue 2008 y que nos anuncia 2009, la relación birregional Europa-América Latina aparece como un ancla de estabilidad. Fue mejor que la relación de Europa con cualquier otro bloque en el mundo, Rusia, China, Medio Oriente e incluso África. Y con todos sus bemoles, nuestra relación con la UE es más estable que la que tenemos con nuestro socio principal, Estados Unidos, y mucho más importante que la relación con cualquier otra región del mundo, incluyendo a la boyante China.



    EDITORIAL ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.