aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ana María Salazar

¿Dónde están los líderes en México?

Especialista en temas relacionados con derecho internacional, seguridad nacional, cooperación antinarcóticos, reformas judiciales y conciliac ...

Más de Ana María Salazar



ARTÍCULOS ANTERIORES


    Ver más artículos

    30 de marzo de 2007

    Yo creo que ninguno de ustedes, queridos lectores, argumentaría que hay en México una enorme falta de líderes políticos modernos. Sin embargo, ¿quién de ustedes se atrevería a anunciar su admiración y respeto por algún funcionario electo?

    Pero también nos equivocaríamos en pensar que a falta de ejemplos en el ámbito político, los empresarios podrían dar una pauta o ciertas líneas a seguir para ejercer un liderazgo efectivo, ya que la mayoría de los libros y los cursos de liderazgo están enfocados al mundo de los negocios. Y es que una encuesta realizada a 223 ejecutivos senior de 44 países por Mercer Human Consulting y The Economist Intelligence Unit arrojó resultados totalmente desalentadores y que descalifican esta teoría. (EL UNIVERSAL, lunes 19 de marzo.) Según esta encuesta, la mayoría de los ejecutivos en México cree que en sus compañías escasean los líderes. De hecho, revela el estudio, más de 75% de los empleados considera que los desafíos hacen evidentes las debilidades de los líderes. Un dato preocupante es que sólo 36% de las empresas ha realizado algún tipo de inversión para cubrir sus deficiencias en liderazgo y lo alentador, si es que se hace realidad, es que 72% planea tomar acciones para cubrir la falta de liderazgo.

    Otro indicio de la falta de liderazgo empresarial que existe en el país son los resultados de un reporte publicado también esta semana por el instituto Great Place to Work, que señala cuáles son las buenas empresas en México para trabajar. Y aunque el reporte indica que ha mejorado el ambiente laboral en las empresas mexicanas, de las primeras 100 en su lista, la mayoría son empresas de origen de capital extranjero. Tuve la oportunidad de charlar con el presidente de Great Place to Work en México, Jorge Ferrari, quien me comentó que el factor fundamental para mejorar el ambiente de trabajo en una empresa es el liderazgo que ejercen los que dirigen las empresas. Ferrari agregó que desafortunadamente la cultura empresarial mexicana no ha comprendido que el tratar bien a los trabajadores es una buena inversión para la empresa ya que los estudios reflejan, sin lugar a duda, que un buen ambiente laboral se traduce en empresas productivas y económicamente viables.

    La noción de que la empresa se beneficia en sus utilidades si los empleados trabajan en un ambiente laboral "positivo" que permita, según Daniel Goleman, uno de los autores del El líder resonante crea más, el "movilizar lo mejor del ser humano" parecería ser un concepto foráneo y un tanto inocente e inaplicable para la cultura laboral del país.

    Las universidades mexicanas, por otra parte, o en sí todo el sistema educativo no ha sido precisamente un promotor, hace falta que desde los niveles más básicos se fortalezca un ejercicio de liderazgo efectivo, democrático y moderno.

    El problema radica en que el estilo de liderazgo que se ejerció desde la Presidencia y desde los gobiernos estatales, en los últimos 100 años, contagió las formas de liderazgo en todos los ámbitos de la sociedad. Claramente vemos rasgos del liderazgo jurásico en el ejercicio de poder tanto en empresas como en ONG y en la sociedad civil en general en donde también se deja ver el autoritarismo y la falta de empatía.

    Es difícil entender cómo la historia eventualmente evaluará el estilo de liderazgo del presidente Felipe Calderón. El clásico Arte de la guerra, de Sun Tzu, señala que el "liderazgo es cuestión de inteligencia, equidad, humanidad, valentía y autoridad". En el caso de Calderón obviamente se puede asegurar que la última virtud, el de la autoridad, claramente es una característica del Presidente que él mismo ha buscado promover en los medios. ¿Y qué de las otras características identificadas por Sun Tzu? Sólo la historia definirá si el estilo de liderazgo del actual Presidente se presta para ser emulado por jóvenes, futuros políticos y empresarios. Y si no es él, ¿quién?

    Tengo esperanzas de que las nuevas generaciones de empresarios y políticos se preocupen y ocupen en ser líderes modernos, siguiendo las tendencias mundiales para lograr un liderazgo útil para el país.

    [email protected]

    Analista política



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.