aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Raúl Cremoux

¿APPO ejemplar?

Los trabajos de Raúl Cremoux en materia de comunicación social son pioneros en México. Sus textos, de punzante humor crítico, se han extend ...





ARTÍCULOS ANTERIORES


    10 de noviembre de 2006

    Las cuatro veces en que el cuerpo magisterial de Oaxaca ha estado a punto de llegar a un acuerdo con la Secretaría de Gobernación, los dirigentes de la APPO se han rehusado y el conflicto vuelve a tomar cuerpo con diversas consecuencias. Sus más de 300 grupos se han clavado en una sola obsesión: decapitar a Ulises Ruiz, un hombre que hoy representa lo mismo autoritarismo que corrupción e ineficacia.

    Nada comienza ni nada se resuelve hasta que tal exigencia no sea cumplida. La orden es clara: esto no es una demanda laboral ni social. Es absolutamente política. Y ello conlleva enfrentamiento entre los partidos, con el gobierno federal y más que nada, atiza el fuego propiciatorio para que Calderón no sea feliz durante su toma de posesión. Tal como quiere AMLO.

    Mientras tanto, la APPO no se ha caracterizado por la solidez de sus argumentos ni por la hondura de sus ideas. Entrevistados cuatro de sus dirigentes el pasado 12 de octubre en Canal 34 de tv, ignoraban por qué su marcha, plantón, mitin y happening habían sido encabezados por las gigantescas fotos de Marx, Engels y Lenin. La profesora Jacqueline López Almazán, representante de la sección 22, con una mueca dio la palabra a Samuel Hernández, quien dijo que estaban esas fotos como un símbolo del sitio al que quieren llegar: un comunismo rural.

    Alejandro Cruz indicó que esas fotos pertenecían a "cuates" que han luchado para mejorar las cosas. Cuando se les preguntó si estaban enterados de que esas efigies también representaban a un pasado superado y que daban una idea de obsolescencia ajena a una izquierda moderna e inteligente, casi a coro respondieron con una sonrisa al decir: "Bueno, pues ahí se va". Lo mayor vino al preguntárseles el porqué de la foto de José Stalin. La respuesta fue: "Se supo superar". ¿Están ustedes enterados de que es calificado por su propio pueblo como un asesino? Fue la pregunta. Y la respuesta quedó grabada: "Nadie es perfecto".

    Luego pues, no es de extrañar que la APPO haya bloqueado carreteras, tomado el aeropuerto, emisoras radiales, cerrado negocios y asfixiado la ciudad de Oaxaca: 87% alcanza la cifra del derrumbe turístico; 56% el aumento en los precios de básicos; 33% de los autobuses destruidos; 100% de ausencia de los escolares y estudiantes a sus centros de aprendizaje.

    Los maestros que deseaban continuar en sus clases o reanudarlas forman una gruesa lista negra, y quienes persisten han sido desnudados, aporreados y amarrados a postes o árboles en las plazas públicas con letreros ofensivos sobre sus personas. Las puertas de las escuelas han sido soldadas para que no entre ni el aire.

    El miedo entre la población es la principal aportación de la APPO. Sus miembros se han cansado de arrojar piedras, varillas y explosivos contra personas o negocios. Forman el registro de una asociación a la que López Obrador califica de ejemplar y que merece el apoyo del PRD, PT y Convergencia, entidades sostenidas con dinero público. Así, un hombre que quiso ser presidente de la República ve en la conducta de quienes a viento y marea provocan el caos y la anarquía, un ejemplo a seguir. Dos, tres, 20 APPO es lo que él desea y para que no haya duda, no sería excesivo pensar que ya calienta el brazo para, llegado el momento, él mismo arrojar sus propias bombas molotov.

    Escritor y periodista



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.