aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ricardo Pascoe Pierce

Derrota del PRD

Miembro fundador del PRD y, durante mucho tiempo, uno de los hombres más cercanos a Cuauhtémoc Cárdenas: colaboró en la campaña presidenci ...





ARTÍCULOS ANTERIORES


    05 de julio de 2006

    AMLO busca pretextos desesperados para justificar su derrota. No lo puede creer. El PRD tampoco, aunque hay dirigentes de ese partido que saben cuál es la verdadera situación. Sectores tratan de explicar, insensata y temerariamente, la derrota del PRD. Elena Poniatowska, Carlos Fazio y otros y otras amagan con la amenaza de la ultraderecha, la guerra sucia y la explosión revolucionaria de los volcanes. En medio de todo ello está el PRD, su burocracia política descompuesta y sumamente enojada con AMLO. Aceptaron los votos, y candidaturas de priístas, a cambio de los puestos de gobierno que les ofrecía. Todo eso se desvaneció con el avance del conteo rápido del PREP. Dice Carmen Aristegui que no hay nada para nadie. Ese comentario es falso y políticamente motivado. No es algo dicho con seriedad profesional del periodismo, sino por intereses confundidos con el derecho al micrófono.

    En vez de despotricar contra la victoria de Calderón, inventando un discurso rayando en la histeria, debieran analizar por qué perdió el PRD. A menos de que la explicación a esa pregunta la darán a través de la mundana justificación que tiene que ver con un pueblo engañado por la "campaña del miedo". ¿De veras creen que la gente es estúpida? Empieza a asomarse una campaña explicativa del "fraude" que llega a amenazar con explosiones sociales y juntas revolucionarias, temerariamente comparando estas elecciones con las del 88. Nada más falso y tergiversador de la realidad histórica. ¿Se puede hablar de fraude en el DF? El Gobierno del Distrito Federal, y el PRD-DF, acarrearon más de 2 millones 700 mil votos, utilizando los recursos del Estado a su favor. ¿Se habla de eso? Acarreo. Así se llama. Ningún intelectual serio puede negar ese hecho: el uso de los recursos del Estado para asegurar el voto perredista en el DF. El voto inducido, forzoso, involuntario.

    El fraude del 88 fue un suceso donde el PRI y su gobierno contradijeron la historia de un pueblo. Fue el inicio de la debacle del régimen de partido de Estado en México, que llegó a extremos en aquella elección. Fue, y lo dijo bien Adolfo Gilly en aquella época, un "golpe de Estado técnico", operado principalmente por Manuel Bartlett y Manuel Camacho. No es creíble que esos personajes ahora resulten indignados denunciantes de un "fraude" en su contra.

    AMLO convenció a un sector del PRI de apoyarle. Los datos del PREP son reveladores de ese hecho: 2 millones de sus votantes provienen de ese partido, votaron por él y luego regresaron a su partido para votar por legisladores. Esa fue la gran apuesta de López Obrador: la "priización" del PRD. De allí los candidatos a diputados y senadores del PRI dentro de las listas del PRD. De ahí la devolución del gobierno de la ciudad de México al PRI.

    Obviamente las cifras del PREP son reales y confiables. Ese es el resultado de la elección federal. Ganó Calderón y perdió AMLO. Ahora la pregunta que tienen que hacerse los perredistas que piensan es: ¿por qué? Hasta marzo el PRD iba adelante en las preferencias. A partir de abril cambió, y Calderón subió al primer lugar. ¿Es justificación decir que spots agresivos contra las propuestas del PRD lo hicieron caer? Los spots cayeron en terreno fértil del imaginario social. Obviamente un sector importante de la población coincidía con esas inquietudes. El PRD hizo, también, spots agresivos. Obviamente no tuvieron el mismo efecto. Yo recibí una enorme cantidad de correos electrónicos agresivos e insultantes de perredistas que querían ofender, pero, más que eso, inmovilizar. No lo lograron. También tendrán que hacer su balance sobre ello y analizar por qué su campaña de spots no les ganó la elección. Tuvieron más dinero que el PAN. Tampoco puede AMLO repelar por ello. Lo dijo bien Rosario Robles: en los últimos días de campaña el PRD gastó más que el PAN e igualó al PRI en gastos. ¿De dónde salió ese dinero? Del Gobierno del DF. Por favor, dejémonos de falsedades. Eso es lo que le harta a la gente de los políticos.

    La derrota del PRD abre una crisis profunda en ese partido. Seguramente vendrá un cambio de líder nacional (un cambio de vocero le haría un favor al país) y un proceso de balcanización de ese instituto político. Tendrá una fracción parlamentaria dividida y balcanizada, además de responsiva a distintos partidos (los priístas al PRI, los perredistas al PRD y los independientes a ellos mismos). Finalmente, pagará el precio de haberle creído al mensaje del doble discurso como "engaño patriótico".

    [email protected]

    Analista político



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.