aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Alejandro Gertz Manero

Futuro preocupante

Es doctor en Derecho por la UNAM. Se ha desempeñado como abogado litigante y como empresario en la industria editorial y en el sector comerci ...

Más de Alejandro Gertz Manero



ARTÍCULOS ANTERIORES


    Ver más artículos

    05 de julio de 2006

    Un poco más de 40% de los ciudadanos empadronados se negaron a votar, generando una población pasiva, que por una u otra razón le negó su solidaridad a quien gobierne; y cualquiera de los candidatos que finalmente gane las elecciones sólo contará con el apoyo de 19% de los votantes, ya que el resto no sufragaron por él; de esa manera 57 millones de mexicanos, de los 71 millones que están empadronados, de alguna manera no estarán a favor de quien gobierne, lo cual significa un 81% de esa población.

    En el Congreso cualquiera de los dos partidos (PAN y PRD) que logre formar gobierno, tendrá cerca de 35% de legisladores a su favor, contra 65% de los partidos de oposición, lo cual convertirá en una pesadilla la función legislativa dado el encono con el que están confrontándose las distintas fracciones políticas, que habrá de provocar la coptación, la subasta de votos y la parálisis e incapacidad para avanzar en cualquier asunto que favorezca al gobierno.

    A este negro panorama político habrá que agregarle la fragilidad de nuestra economía y del incipiente crecimiento que hemos disfrutado en los últimos dos años, en razón de dos fuentes de riqueza que inesperadamente vinieron a salvar al país de manera milagrosa; siendo la primera el aumento de los precios del petróleo, que pasaron de 15 dólares el barril hace pocos años, a cerca de 60 dólares que ahora disfrutamos, lo que significa al día de hoy más de 40% de los ingresos fiscales del país, que según el ex secretario de Hacienda, Pedro Aspe, se aplican en su mayoría al gasto corriente que nos permite este aliento económico, que afortunadamente se ha reflejado en vivienda, Seguro Popular y subsidio a la pobreza. El otro elemento de mejoría para la economía de millones de mexicanos se dio a través de más de 20 mil millones de dólares anuales que nuestros paisanos envían a sus familias, y que una vez cambiados a pesos generan un alivio en sus estándares de vida y le dan al país esas enormes reservas de dólares que apuntalan sólidamente nuestras estructuras financieras y la capacidad para adquirir insumos y alimentos en el exterior.

    Estos dos pilares se encuentran amenazados a corto plazo por el cambio en la política económica de Estados Unidos, que por una parte está conteniendo la migración mexicana, y por la otra tendrá que buscar el ajuste de los precios petroleros, que ya están ahogando a la economía de ese país, al producir un incremento constante en inflación y en tasas de interés.

    Otro aspecto aún más crítico es el de la escalada de la criminalidad, que está llevando al país a niveles nunca vistos en materia de violencia y corrupción en seguridad y en justicia, que tienen como ejemplo terrorífico el ajusticiamiento de más de mil personas en los primeros seis meses de este año, con las evidencias irrefutables de los vínculos policiacos con toda la gama de criminalidad que nos azota y que se mueve a pasos agigantados hacia situaciones tan graves e indeseables como las que vivió Colombia no hace mucho tiempo.

    Frente a estos hechos que son irrefutables, es necesario pensar en grande para refundar las bases del pacto social mexicano sobre cimientos de verdadera solidaridad política y comunitaria que logren la unidad de propósitos que México tanto necesita.

    [email protected]

    Doctor en Derecho



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.