aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Sácale un 10 a Riviera Nayarit

Viridiana Ramírez| El Universal
15:25Viernes 27 de diciembre de 2013

BUENA VIBRA. Riviera Nayarit es una franja de 160 kilómetros de costa que inicia en Nueva Vallarta y termina en San Blas. (Foto: )

De Sayulita a San Blas, ambiente hippie, cocodrilos y un atardecer, cosas simples que te harán regresar


1. Amor a la natural

Break Fast Natural Foods. Con mesitas frente a la playa para ir midiendo la posibilidad de lanzarse al agua con una tabla de surf por primera vez, mientras miras los intentos fallidos de varios, de seguir las indicaciones de su instructor y tratar de subirse a la tabla antes de que llegue la ola. Sirven burritos, baguettes y jugos naturales y, por supuesto, la cerveza de barril para ese calorcito, bien entrado al mediodía. Además de la vista, ofrece conexión a internet gratis durante 20 minutos a sus clientes. En la esquina de la calle Delfines, en Sayulita.

Ramón Romero / El Universal 

2. Aprender a leer la ola

A lo largo de la playa hay instructores que te animan a subirte a una tabla en la que tienes que mantener el equilibrio sobre un cilindro. Nazario Carranza es el dueño de Lunaazul, una de varias escuelas de surf. Una clase no es suficiente. Aunque en Sayulita, surfear es una habilidad más que se adquiere, tan común como aprender a andar en bici. Las mejores olas se forman entre diciembre y abril. Los surfos de por aquí presumen del torneo que hacen cada año, en diciembre, cuando la playa se vuelve Caleta, pero invadida de grindos. La clase individual, de dos horas y media cuesta 50 dólares.

Ramón Romero / El Universal

3. Chaquira y peyotes

La galería Tanana se especializa en joyería de chaquira de diseño refinado. También se consiguen piezas de colección. Los recursos que aquí se generan se utilizan para sostener un centro indígena huichol, Pulseras desde 360 a 650 pesos. En avenida del Palmar, en Sayulita. www.huicholcenter.org

Ramón Romero / El Universal 

4. Barrigas felices

Don Pedro´s es un restaurante de cocina de mar bajo una palapa, en la calle Marlin, con salida a la playa. Elige un huachinango entero, horneado a la leña, con jengibre, ajo picante, cebollín y salsa de soya. También hay fiestas de salsa los lunes, y un dueto de guitarra flamenca los jueves. El precio del exquisito pescado: 180 pesos.

Ramón Romero / El Universal

5. Galería Tropical

Boutique de ropa y artículos importados de Oriente. Faldas largas y cortas hechas con retazos de seda y gasa, cojines con diseños de la India muñecos, anillos de ámbar. La decoración de la tienda jala hacia el interior para curiosear. Al fondo hay un spa, por un caminito de piedras con velitas en el suelo. También en la calle Marlin.

Ramón Romero / El Universal 

6. DJ y martinis

En una terraza, tipo antro Condesa, ambientado con lámparas rojas y naranjas, cojínes con decorados orientales y música lounge, está Buddha Mar. Continuamente hay animadas fiestas de DJ. Preparan absinth del modo tradicional, con azúcar y fuego. Este trago es el más oneroso de todos: 100 pesos. Su cocina la llaman fusión tai-mediterránea. El platillo más caro es la langosta en salsa de ajo: 200 pesos. Y los martinis desde: 80 pesos. www.buddhamar.com

Ramón Romero / El Universal

7. Para dormir

La opción está en San Pancho, otro pueblo bohemio y playero de la Riviera Nayarit. En auto sólo se hacen 10 minutos. Uno de los hoteles más bonitos para quedarse en pareja es Cielo Rojo. Son sólo ocho habitaciones. De julio a octubre se consiguen las tarifas más bajas: 85 dólares por noche, por habitación. www.hotelcielorojo.com

 

Archivo / El Universal 

8. Adiós al sol

En San Pancho se puede armar un picnic en la playa, es tan extensa que no hay nadie a decenas de metros de distancia. El pueblo también tiene sus tiendas de artesanías, galerías y muchas casas de ricos. Mar de la Plata es un bar en la playa donde se junta la gente mayor con los jóvenes. Reggae para despedir al sol. El astro se observa como una pelota grande de color naranja. La gente se reúne para ver este espectáculo y ponerse de acuerdo en qué hará por la noche.

Ramón Romero / El Universal

9. Cazando al cocodrilos

La Tovará, una zona de manglares abierta al público, se ubica como tres kilómetros antes de llegar a San Blas. Los paseos en lancha colectiva tienen un costo de 40 pesos por persona, pero si uno no quiere viajar con desconocidos, el costo es de 300 pesos por lancha. Incluye agua, refresco o una cervecita. Además de muchas aves migratorias, habitan cocodrilos y tortugas en estado libre. La mejor temporada es de noviembre a marzo. Por las noches se programan paseos para ver lechuzas y tecolotes, y muchos cocodrilos más.

Ramón Romero / El Universal

10. Un zarandeado

Sobre la carretera de San Blas, las señoras colocan pequeños puestos para vender jaca, una fruta exótica que por fuera parece un poco una guanábana gigante. Supuestamente sabe a siete frutas tropicales. La venden ya picada, en bolsita o entera. A lo largo del camino también hay locales de comida donde la especialidad es el pescado zarandeado. Se ve el pescado rostizado sobre una parrilla sobre la que se deja ahumar. Caballito de Mar es un buen restaurante para degustarlo, está sobre la playa. El pescado zarandeado por kilo está como en 300 pesos.

Archivo / El Universal

 

 



comentarios
0


Minuto x minuto

  • Ampliado
  • Titulares
  • Video
  • Audio
  • Que “la cuesta” no te cueste

    Esta semana en Tu Cartera: Un especialista te da consejo para afrontar la temida “cuesta de enero” y no te cueste sobrellevar el primer mes del 2014...
  • Desorden magisterial

    Editorial de EL UNIVERSAL...
  • Barbosa no espera nada de AMLO

    De ninguna manera la bancada del PRD en el Senado se sentará a esperar que el ex candidato presidencial de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador acepte ir a su...
Opciones
Llévanos a tu web

 

PUBLICIDAD








Destacamos