aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Portugal, entre copas y olas

Viridiana Ramírez| El Universal
00:30Domingo 22 de diciembre de 2013

Archivo EL UNIVERSAL

Archivo EL UNIVERSAL

Archivo EL UNIVERSAL

Catas. Conoce los viñedos donde se produce el vino Oporto. (Foto: Archivo EL UNIVERSAL )

Un crucero boutique navega sobre el Duero con el canto del fado. Las experiencias en tierra planean llevarte a conocer castillos, calles medievales y a viñedos donde se produce el oporto

[email protected]

Viñedos serpenteantes y pequeñas granjas se aferran a los costados escarpados del río Duero. El paisaje complementado por castillos, invita a una travesía-maridaje de siete días a bordo del crucero boutique Amavida, de la naviera AmaWaterways, con itinerarios exclusivos por Europa.

Ciento seis sibaritas tienen el privilegio de zarpar desde Lisboa, una ciudad que extiende su belleza sobre las colinas del río Tajo y que para apreciar su esplendor hay que ir al elevador Santa Justa, ubicado en las calles medievales de Baixa Pombalina y Chiado.

La mañana previa al viaje hay una excursión a Serra de Sinatra, un pueblo montañoso donde se refugiaba la familia real portuguesa y sirvió de inspiración a poetas como Lord Byron. A manera de picnic se realiza la primera cata de vinos blancos para familiarizarse con el tema de la travesía.

Embarcados, los pasajeros tienen la oportunidad de realizar maridajes en cubierta, jugar sobre un tablero gigante de ajedrez, disfrutar conciertos de fado y performance de flamenco -ya que el viaje contempla una escala en la ciudad española de Salamanca- y talleres como "aprendiz de sommelier".

En la parte superior del barco están los asoleaderos y una huerta orgánica para tomar pequeñas clases de cocina.

El viaje hace una pausa en Oporto para conocer cuatro bodegas en la localidad vinícola de Vila Nova da Gaia. La visita muestra el proceso de elaboración, algo muy común en las rutas del vino, pero además se descubre el "secreto" del vino oporto: se añade aguardiente para interrumpir la fermentación y alargar su vida. De esta forma se conserva la dulzura original de las uvas con un alto nivel de alcohol. Esta tradición es de origen inglés, cuando los comerciantes realizaban largos viajes en altamar, en el siglo XVII.

El resto del día se complementa con una visita al casco antiguo de Oporto, adornado con arquitectura barroca y puentes monumentales como el Luis I, levantado por el ingeniero Gustave Eiffel.

Pero Portugal tiene otra sorpresa en Regua. Esta ciudad se encarga de refrescar gargantas con el vino verde. El nombre no hace referencia al color, sino a la cosecha temprana de las uvas. Son vinos con una ligera cantidad de gas, sin llegar a generar espuma como la champaña. Para degustarlo hay que esperar a que caiga la noche, entonces el capitán abrirá la primera botella en señal de que el final del viaje se acerca.

Esa noche el barco e es una fiesta en altamar, incluso la cubierta es acondicionada para que sus pasajeros duerman y contemplen las estrellas desde este lugar.

Cuando abran los ojos tendrán que preparar sus maletas para regresar a casa. Costos y reservaciones: www.amawaterways.com



comentarios
0


Minuto x minuto

  • Ampliado
  • Titulares
  • Video
  • Audio
Opciones
Llévanos a tu web

 

PUBLICIDAD






Destacamos