aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Cólera y dengue, bichos que arruinan el viaje

Jimena González Bernal| El Universal
10:30Jueves 17 de octubre de 2013

En África y Asia se registran anualmente de 3 a 5 millones de casos de cólera. (Foto: Thinkstock )

Toma tus precauciones antes de turistear y comienza una cultura de salud preventiva

Todo comenzó en Hidalgo y en el Estado de México, donde se registraron los primeros brotes de cólera. Después se propagó hacia Veracruz, San Luis Potosí y Distrito Federal. Actualmente se han detectado 159 casos, un dato estadístico que no pone en alerta epidemiológica al país, según la Secretaría de Salud, pero sí en la mira a la Huasteca Hidalguense, que es donde se ha reportado la mayoría de los eventos.

Te decimos cómo prevenir la enfermedad si estás pensando en viajar a estos destinos, y cómo evitar otros contagios.

Jorge Baruch Díaz Ramírez, responsable de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero de la UNAM, explica que el cólera es una infección diarreica aguda, causada por una bacteria conocida científicamente como Vibrio cholerae que se aloja en agua y alimentos contaminados de regiones costeras y estuarios. Comenta que en el país no es endémica, es decir, no está presente en el humano todo el año. Cuando hay un desastre natural que provoca inundaciones, el brote es inminente, sobre todo en esta temporada de huracanes en México.

En África y Asia, el médico dice que la enfermedad presenta de 3 a 5 millones de casos por año y causa poca mortalidad. Pero recomienda al viajero programar su visita antes y después del monzón, que son vientos que soplan en el sureste de Asia ocasionando lluvias abundantes (de julio a septiembre), y llevar a cabo las siguientes indicaciones, para evitar un posible contagio.

"Lo primero que tiene que hacer el viajero es mantenerse informado, es decir, detectar dónde se manifiesta la enfermedad, para que tome sus precauciones. Si se trata de prevenir, es importante lavarse las manos antes y después de ir al baño, y antes de ingerir alimentos".

Sólo se debe beber agua embotellada, agua carbonatada (agua mineral) o desinfectada con cloro. Además, hay que evitar bebidas en cocteles o aquellas con hielo, porque no se sabe qué clase de agua se utiliza para su congelación.

Sugiere comer alimentos bien cocidos y frutas con cáscaras, las cuales primero tienen que ser lavadas para su consumo.

"Es indispensable seguir cada una de estas recomendaciones para prevenir la enfermedad, la cual inicia repentinamente con una diarrea aguda e intensa; quien la padece llega a evacuar un litro por hora, por eso es importante mantenerse hidratado", subraya.

También se presenta náusea y vómito, sin dolor de cabeza. Si existen estos malestares, el enfermo tiene que acudir lo antes posible a un centro de salud y evitar automedicarse.

El responsable de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero de la UNAM explica que la institución se interesa en dos tipos de viajeros relacionados con este problema. El primero se divide en voluntarios y misiones o grupos de rescate, quienes deben aplicarse la vacuna que previene el cólera.

"Es una vacuna oral que se toma en dos dosis, una antes de partir a su destino y la segunda siete días después. El problema es que no está disponible en México. Todos aquellos viajeros que la requieran se les enlaza con clínicas del viajero a nivel mundial, para que puedan conseguirla", explica.

Según Díaz Ramírez, la vacuna tiene un costo de 50 a 60 dólares, pero desafortunadamente este tratamiento no se consigue para los turistas de placer, que son el segundo grupo de viajeros que atiende la clínica.

Sólo se les recomienda cargar en su maleta antibiótico que pueda ayudar a tratar una diarrea y apegarse a las recomendaciones ya citadas.

Zancudos peligrosos

También el dengue es otra de las patologías presentes en los turistas. El médico explica que se trata de un virus transmitido por la picadura del mosquito Aedes y se manifiesta por una fiebre súbita, dolor de cabeza por detrás de los ojos (retro-orbital), en las articulaciones y músculos, lo que la gente llama "dolor de huesos".

Díaz Ramírez dice que dos quintas partes de la población mundial vive en áreas susceptibles a cuatro tipos de dengue, identificados por números. En México actualmente existen todos, pero los más importantes son el 1 y 2. Este último causa hemorragia externa e interna. En la piel el sangrado se observa a través de moretones y en la parte interna en los órganos. El resto, son más frecuentes en Asía-Pacífico. América del sur, Caribe y África están en los dominios de esta enfermedad.

"Las personas con síntomas tienen que acudir al médico, quien primero debe determinar la gravedad y después vigilar que no haya complicaciones ocasionadas por sangrado, señala.

En esta temporada de lluvias, los estados donde se concentra la mitad de los casos de dengue en el país son Tabasco, Tamaulipas, Veracruz, Nayarit y Morelos.

Como no existe vacuna y no hay una cura, dice, el turista debe guardar en su equipaje un repelente que contenga entre 25% y 50% de sustancias como la picaridina (KBR) o la IR3535, esta última se encuentra en el sureste de México.

Hay que aprender a utilizar repelentes. Primero, los mosquitos sólo pican durante la madrugada, al amanecer y al atardecer, así que el viajero debe untarse la sustancia antes de irse a la cama, antes de salir por la mañana y después de comer.

Una vez puesto el repelente se recomienda usar blusas o camisas de manga larga, pantalones en vez de shorts, y que sean de color claro para distinguir al zancudo. Después hay que rociarse, pero ahora en la ropa.

Una más entre los viajeros

La malaria o paludismo es otra de las enfermedades frecuentes entre la comunidad viajera y se transmite por un parásito a través de la picadura de moscos. El contagio se da en México, América central, África, Asia, Oceanía y América del sur, principalmente.

Es una enfermedad, dice el responsable de la Clínica del Viajero de la UNAM, que ataca al sistema inmunológico, el cual puede reaccionar retrasadamente o de forma violenta y por lo mismo puede ocasionar la muerte. Los síntomas son parecidos al dengue: fiebre intensa, dolor muscular y articular, dolor de cabeza.

Para fortuna del turismo, sí hay tratamiento preventivo en antibiótico (cloroquina) que se toma antes, durante y después del viaje. En México se consigue en diferentes centros de salud, farmacias y en las clínicas del viajero: la que pertenece a la UNAM, con sede en el aeropuerto, y la que se ubica al interior del Instituto Nacional de Nutrición.

Díaz Ramírez hace una observación. El medicamento que se utiliza para prevenir la malaria no aplica en todas las regiones del mundo, porque hay distintas especies.

"Por eso es importante que el turista consulte a un médico o acuda a una de las clínicas donde se valora su historial médico y el destino a visitar, para recetar el tratamiento adecuado", indica.

En México, el fármaco tiene una distribución gratuita dentro de instituciones de salud, mientras que en otros países, cada tableta cuesta de 10 a 20 dólares.

"Entre el itinerario del próximo viaje, el turista mexicano debería contemplar el tema de la medicina de prevención y formarse una cultura de salud. Es importante consultar a los especialistas sobre los riesgos y cómo prevenir una enfermedad durante y después de un viaje", concluye.

¿Tienes dudas? Llama al Teléfono 2598 3550. www.clinicadelviajero.com.mx

RGP



comentarios
0


Minuto x minuto

  • Ampliado
  • Titulares
  • Video
  • Audio
Opciones
Llévanos a tu web

 

PUBLICIDAD






Destacamos