aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Irapuato cumple cometido

José María GarridoEnviado| El Universal
Domingo 15 de mayo de 2011
Irapuato cumple cometido

EXACTO. En los minutos finales del encuentro, José Cruz acertó un remate a pase de Gandhi Vega para sentenciar el duelo. (Foto: PEDRO MERA EL UNIVERSAL )

Tijuana deja ir la posibilidad del pase directo al caer con Freseros

[email protected]

IRAPUATO.— El nuevo inquilino en el máximo circuito tendrá qué esperar. Irapuato logró el título del Clausura 2011 al derrotar por 1-0, 2-1 en el global, a Tijuana, lo que obliga a disputar dos partidos más para definir al nuevo habitante de la Primera División, sitio que tendrá qué pelear justamente con el mismo oponente de anoche: los Xoloitzcuintles de Tijuana.

El triunfo de por 1-0 fue logrado hasta el minuto 86, cuando un sólido remate con la cabeza de José Cruz Martínez, definió un juego dramático, donde los 25 mil aficionados guanajuatenses que colmaron el Sergio León Chávez, apoyaron en todo momento a La Trinca.

Todo se decidió en los últimos minutos. Al reloj de arena se le escurrían los últimos granos y los fronterizos pagaron caro la osadía de buscar aguantar el resultado, con el fin de alargar la historia 30 minutos más, y por qué no, pensar en la tanda de penaltis. Pero no, al final Irapuato cortó por lo sano y cuando el árbitro pitó el final del juego, dejó salir toda la presión guardada durante todo el torneo.

Desde su asiento las “madres” de Cuauhtémoc Blanco, doña Hortensia Bravo —la verdadera— y doña Carmen Salinas —la postiza— saltaron con alegría cuando el triunfo se consumó. Ambas con camisetas rojas, olvidando su pasión por América y Chivas respectivamente. Unidas por el Temo.

Cuauhtémoc Blanco fue artífice importante de la agónica victoria fresera. No convirtió el gol, tampoco puso el pase para la anotación, pero sí fue el sostén ofensivo de La Trinca, recibió la pelota, manejó los hilos del equipo fresero y también alentó a sus compañeros en los momentos complicados. Pero el cuerpo le cobró factura, por momentos, al experimentado mundialista, tuvo que acercarse a su banca para pedir agua y rehidratarse, aún así su presencia, su juego, su talento, fueron complementos más que necesarios para que el Irapuato consiguera la mitad del boleto, un boleto muy deseado, que seguramente se disputará a morir de nueva cuenta con los Xolos.

Factor clave para que la angustia fresera se prolongara hasta el minuto 86’ fue el guardameta de Tijuana, Leonín Pineda, quien en la parte inicial atajó tres opciones claras del equipo local. Pero no pudo soportar hasta el minuto 90…, cuando el “viejo lobo de mar” Ghandi Vega, apareció como lateral y centro al área para que el atacante José Cruz Gutiérrez definiera.

El gol significó el inicio de una nueva historia. Los Hijos de la Mermelada despertaron del letargo y de la desesperación. Ahora tienen una semana más para soñar en el regreso a la Primera División, y habrá que repetir esta historia, pero con el cambio de orden en los factores, esperando que éste no altere el resultado de anoche, que significó levantar la copa del Clausura 2011.

Blanco es vitoreado. Sonríe poco, para él es un título más. Sabe que queda algo pendiente, dos juegos, 180 minutos o más en donde ahora sí, se decidirá quien es el próximo “Benjamín” de la Liga. Porque si no se gana esa serie, todo este festejo de nada servirá.



comentarios
0