aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Revela “El Secreto”

José Ángel Parra Enviado| El Universal
Lunes 08 de junio de 2009
El técnico mexicano apoya su éxito con El Salvador, en la tesis del libro de la australiana Rhonda Byrne

[email protected]

SAN SALVADOR.— Es, como lo define el columnista cuscatleco Mario Enrique Paz, “el mexicano más salvadoreño”. Por doquier le otorgan la categoría de verdugo. Pero Carlos de los Cobos, sonriente, luego de ojear uno a uno los diarios, evita la distinción con una frase de su querido José Antonio Roca: “Los héroes están en el panteón”.

Durante la entrevista con EL UNIVERSAL, Carlos no abandona el libro “El Secreto”, del que dice, ha sacado mucho provecho. “En el mundo hay una ley de atracción y lo que metas en el pensamiento y desees, puede venir hacia a ti”, dice el técnico de El Salvador.

Serio, aunque sin poder ocultar esa enorme felicidad, el estratega de la selección salvadoreña vive el día siguiente al triunfo sobre México y deja al descubierto las armas con las que derrotó a su amigo, Javier Aguirre.

 

“La gente en México esperaba encontrar a un rival agresivo, que se dedicara a dar patadas. Eso es historia. Mi mensaje para nuestros jugadores es jugar al futbol, tener la pelota, explotar nuestras virtudes y ser fuertes en pelota dividida, leales. Y con futbol le ganamos a México”, celebra Carlos, orondo, y sin empacho descubre la estrategia del triunfo.

 

“Neutralizamos jugadores que eran importantes, como Guardado o Pável, y explotamos la velocidad. Era algo que sabíamos que podíamos hacer, porque sabíamos que había gente como Galindo y Maza, que no tienen la explosión de 15 o 20 metros”, detalla, y saboreara el plan trazado.

 

De ahí, que usara jugadores con cualidades ofensivas, uno de ellos Rodolfo Zelaya, quien desbordó a la zaga mexicana a placer.

 

“Intentamos aplicar una característica de nuestra selección, tener el control de la pelota y hacer circular el balón”, añade. “El Salvador mereció el triunfo porque nos acercamos a su portería, supimos equilibrar en los momentos de presión de México”, confiesa.

 

Carlos paladea cómo sometió a su oponente: “Sabía cómo nos iba a venir a jugar…”.

 

“México siempre ha sido rival a vencer, pero a lo mejor en un momento dado la capacidad de estas selecciones estaban muy por debajo y sólo mostraban actitud para poder ganar y eso no es suficiente. Hoy, estas selecciones siguen teniendo actitud, pero también han mejorado capacidades técnicas, tácticas y futbolísticas”.

 

Y precisamente de eso se siente orgulloso, pues ha sido partícipe de esa evolución futbolística con la que el sábado, Carlos sometió a su amigo Javier.

 

Lo único que lo pone mal es tener que hablar sobre el tema de los himnos y la bandera mexicana con una figura porcina.

 

“No comparto eso. Los medios son muy responsables, pueden generar un ambiente caliente. No compartía la idea de que la afición usara tapabocas, porque es un tema que a la humanidad le atañe y esto es futbol”.

 

 

Por todo eso y lo visto en el duelo que les permite avanzar al tercer escalón del hexagonal, De los Cobos se anima y atreve: “Yo sí tengo confianza en que vamos a lograr la calificación, por lo que veo en los muchachos. En Centroamérica, los países son más competitivos. Por ejemplo, ya no le quieren ganar a México metiendo la pierna, sino jugando al futbol”, dice, y ahí está la muestra.

 

 



comentarios
0