aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Solamente un milagro

Rodolfo Rosales| El Universal
Sábado 18 de octubre de 2008
El boxeador mexicano Daniel Aguillón fue declarado ayer por la tarde con muerte cerebral

[email protected]

El boxeador mexicano Daniel Aguillón fue declarado ayer por la tarde con muerte cerebral.

Jorge Aviña, director general del Hospital Xoco informó que el pugilista “estaba grave, pero estable. No obstante, su cerebro ya no quiso responder”.

Daniel Aguillón fue noqueado el pasado miércoles por Alejandro Sanabria y tuvo que ser operado de un coágulo cerebral.

Aguillón subió al ring del Foro Scotiabank como monarca de peso pluma Cabofe para ir en pos del cetro superpluma Fecarbox, avalado por el Consejo Mundial de Boxeo, que posee Alejandro Sanabria.

La contienda estaba pareja, de hecho Aguillón era quien dominaba en los últimos rounds, pero cuando faltaban 40 segundos para que acabará el doceavo y último round, Sanabria conectó un violento gancho a la mandíbula y Daniel cayó como fulminado por un rayo, y comenzó a convulsionarse ante la desesperación en el ring.

Ello obligó a los servicios médicos a sacarlo en camilla y trasladarlo de inmediato al hospital general Xoco, donde al filo de las dos de la madrugada fue intervenido para “extirparle un coágulo que se le formó en el cerebro”.

La contienda estaba pareja, pues fue entre dos de los mejores exponentes, puesto que Alejandro Sanabria, de 21 años, llego con un récord de 17 victorias, 13 de ellas por nocaut y sin derrota; mientras que Aguillón, de 24 años, presentó un historial de 15 ganados, 9 nocauts y tres derrotas.

Hace tres años

Hace tres años es el indicio más reciente de la muerte de un peleador en suelo mexicano.

Ocurrió el 10 de diciembre de 2005 en el Salón Rojo, de Toluca, México, cuando Javier He Man Olvera se enfrentó al novatito Héctor Merino, a quien venció por nocaut efectivo en ocho asaltos. Tras el nocaut, el peleador se desvaneció.

Merino, de solamente 19 años, falleció de un derrame cerebral varias horas después de haber sido ingresado por sus familiares en un hospital de Acapulco, explicaron.

El combate, en la categoría del peso ligero, fue detenido por superioridad de Olvera y Merino escuchó la decisión de los jueces y, cuando se despedía del público, se desmayó y fue atendido de emergencia en el mismo cuadrilátero.

Fue intervenido en un hospital de Toluca, donde permaneció varios días hasta que la familia decidió llevarlo a Acapulco en donde perdió su último combate, explicó un portavoz de la Comisión de boxeo local en aquellos momentos.

 

 



comentarios
0