aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Los uniformes, un desastre

Jorge Guzmán Torres Enviado| El Universal
Martes 12 de agosto de 2008

[email protected]

BEIJING.— Del ciclismo al volibol de playa y del volibol al boxeo, como un efecto dominó.

Y los problemas son una constante en la delegación mexicana que participa en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Lo eran desde antes de partir, sólo que los dirigentes no los tomaron en serio.

Antes del problema de las volibolistas de playa ya había ocurrido el primer desaguisado, en la prueba de ruta. Moisés Aldape se vio en la necesidad de utilizar un uniforme distinto al de la marca que patrocina a la delegación. De última hora el asunto se arregló con un par de pegotes: uno con el logo de Atlética y otro más con el del Comité Olímpico Mexicano.

¿Qué pasó? Según explicó el propio Aldape, el uniforme de Atlética no está diseñado para ser utilizado con las temperaturas de Beijing. Así que tanto él como su compañera de equipo, Giussepina Grassi, consiguieron de emergencia unos que sí respondiera a esa necesidad.

Aunque la prenda de Atlética, según las especificaciones que están publicadas en su página de internet, tiene un sistema de evaporación de sudor, a los ciclistas no les funciona ni les convence.

Basta con recordar la última vez que Atlética vistió a la Selección Mexicana de futbol y sus uniformes empapados de sudor durante el Mundial de Japón y Corea 2002.

Así que los mexicanos se consiguieron unos jerseys de una marca china que manufactura para la marca FairWheel, y que tienen una buena tecnología de evaporación de sudor. Y le pusieron los parches.

Sólo que Aldape no sabe coser bien y a media prueba se le desprendió dejando ver parte de la marca original del jersey. Pero fue la única solución posible para no meterse en problemas con el patrocinador.

Atlética ya había tenido problemas por la calidad de sus uniformes, siempre según la versión de los deportistas que los utilizaron.

De hecho, las primeras quejas antes de partir fueron de las pesistas. Luz Acosta se quejó de una costura que les producía incomodidad en el momento de hacer el movimiento para levantar el peso.

Y los mismos uniformes ya habían dado mucho de qué hablar durante los Juegos Panamericanos de 2006 en Río de Janeiro. Se despintaban, se descosían, en fin.

No sólo eso. Resulta que los tenis que les proporcionaron a los atletas como parte del atuendo oficial para ceremonias, les producen ampollas, como confesaron los boxeadores.



comentarios
0