aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El “Schindler” italiano colaboró con los nazis

Jorge Gutiérrez Corresponsal| El Universal
Viernes 28 de junio de 2013
El Schindler italiano colabor con los nazis

POLÉMICO. La mención de “Justo entre las naciones”, del museo Yad Vashem, y la proclamación de mártir, por Juan Pablo II, fueron algunos reconocimientos que recibió Palatucci por su “heroísmo”. (Foto: ESPECIAL )

A Giovanni Palatucci se le imputa haber sido parte de los horrores cometidos en la II Guerra Mundial

[email protected] 

ROMA.— La esperanza de sentirse menos antisemita que dio a Italia Giovanni Palatucci —elevado oficialmente a salvador de hebreos— parece desvanecerse con la clamorosa revelación del Centro Primo Levi, de Nueva York, sobre el llamado Schindler italiano al cual imputa haber sido un colaborador del régimen nazi y con ello copartícicipe de los horrores cometidos por el régimen nazi durante la II Guerra Mundial.

Nacido en 1909, Palatucci era un funcionario de Policía, en la ciudad de Fiume, hoy territorio de Croacia, donde censó a hebreos de 1937 a 1944, año en el que fue arrestado e internado en el campo de Dachau, donde murió poco antes de la liberación de Italia.

Pero en 1952, su tío, el obispo Giuseppe Maria Palatucci, difundió la historia de que su sobrino, como jefe de la Policía, había salvado a muchos hebreos haciéndolos abordar la nave Agia Zoni, para que escaparan en Palestina, trasladándolos a campos de concentración menos rígidos, distribuyendo documentos falsos y destruyendo sus expedientes: cinco mil fueron los hebreos salvados por este “defensor de hebreos”, según el prelado.

La medalla de oro al “Mérito Civil del Estado Italiano”, la mención de “Justo entre las naciones”, del museo Yad Vashem, y la proclamación de mártir, por voluntad expresa de Juan Pablo II, fueron los reconocimientos que recibió Palatucci, post mortem, por su “heroismo”.

La verdadera historia

Sin embargo, hoy se ha descubierto que la historia del monseñor no es del todo cierta ya que los hebreos de la zona donde el Schindler italiano prestaba sus servicios no eran más de 600 y que el único testimonio de la ayuda que prestó es Elena Aschkenasy, a quien el funcionario recibió en 1940.

Si bien tuvo la virtud de tranquilizar las consciencias de católicos y hebreos, que exaltaron el sentido de la justicia que tuvo su compatriota durante la Italia fascista, para Natalia Indrimi, directora del Centro Primo Levi, la historia contada por el monseñor, es sólo “una creación póstuma de almas”, ya que al parecer el objetivo fue obtener una pensión para su familia.

En la documentación que revisaron los historiadores existente en Fiume —700 expedientes encontrados en los archivos de la ex Yugoslavia—, Palatucci no era el jefe de la Policía sino el vicecomisario que enlistó a los hebreos hasta el armisticio de 1943, año en el que juró lealtad a la República de Saló, fundada por Mussolini, luego de la caída del Reino de Italia y de la ocupación aliada del centro sur de Italia.

Por lo que toca a la partida nave Agia Zoni, este personaje nada tuvo que ver, de los “muchos” hebreos que se dijo transfirió a otro campo de concentración. En realidad fueron sólo 40, dos terceras partes los cuales terminaron en Auschwitz, mientras que de los 398 hebreos residentes en Fiume, 245 de fueron deportados.

Esto no es todo. Palatucci fue arrestado no por la ayuda prestada a los hebreos —delito gravísimo en aquella época—, sino por haber intentado pasar información de la ciudad a los servicios secretos británicos. Por ello, el Museo del Holocaust, de Washington, retiró la inscripción dedicada a Palatucci.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0