aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El creador de templos

Abida Ventura, Alida Piñón y Sonia Sierra| El Universal
Miércoles 17 de abril de 2013

Uno de los grandes íconos de la arquitectura mexicana, Pedro Ramírez Vázquez murió a los 94 años de edad Archivo /EL UNIVERSAL

Conaculta envió en su cuenta de Twitter (@Conaculta) el pésame a los familiares y amigos de Ramírez Vázquez y destacó que sus obras marcaron la arquitectura de México Archivo /EL UNIVERSAL

Ramírez Vázquez, considerado "padre de la arquitectura moderna de México", nació en la ciudad de México, el 16 de abril de 1919 y realizó sus estudios de arquitectura en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Archivo /EL UNIVERSAL

Fue presidente del Comité Organizador de los Juegos de la XIX Olimpiada, en 1968; se convirtió en el primer rector de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y secretario de Asentamientos Humanos y Obras Públicas entre los años 1976 y 1982 Archivo /EL UNIVERSAL

Pedro Ramírez Vázquez fue responsable de la construcción de algunos de los edificios más emblemáticos de México, entre los que se encuentran el Museo Nacional de Antropología e Historia Archivo /EL UNIVERSAL

A Ramírez Vázquez también se le comisionó diseñar el edificio de la Facultad de Medicina de la UNAM Archivo /EL UNIVERSAL

El Estadio Azteca es otra de las obras del arquitecto Archivo /EL UNIVERSAL

El Palacio Legislativo de San Lázaro otra de las obras que el arquitecto realizó durante su fructuosa carrera Archivo /EL UNIVERSAL

La nueva Basílica de Guadalupe también fue diseñada por Ramírez Vázquez. Su construcción comenzó en 1974 y terminó en 1976 Archivo /EL UNIVERSAL

La Torre de Tlatelolco y el Museo de Arte Moderno de la ciudad de México llevan su sello distintivo Archivo /EL UNIVERSAL

El capitalino recibió el Premio Nacional de Bellas Artes en 1973, así como los doctorados Honoris Causa por la UNAM y la Universidad de Colima y, en el 2003, fue condecorado con el Premio a la Vida y Obra, galardón otorgado por el Premio Obra Archivo /EL UNIVERSAL

El legado arquitectónico de Ramírez Vázquez quedará para la memoria de México y el mundo a través de sus múltiples construcciones Archivo /EL UNIVERSAL

El creador de templos

CREACIÓN. El Museo Nacional de Antropología, uno de los recintos culturales más importantes del país, fue construido entre 1963 y 1964 . (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

El día que cumplió 94 años, falleció el arquitecto que lega al país obras que son iconos populares, políticos, culturales y religiosos, como el Estadio Azteca, el Palacio de San Lázaro, el Museo de Antropología y la Basílica de Guadalupe

[email protected]

Pedro Ramírez Vázquez, considerado el “Padre de la arquitectura moderna” en México, murió ayer a las 16:30 horas, día en que cumplió 94 años, en el hospital Ángeles de Pedregal a causa de neumonía.

Desde las 23 horas de ayer su cuerpo fue llevado a la funeraria Gayoso, en Félix Cuevas. Hasta el cierre de la edición, el Conaculta no determinaba si habría un homenaje en Bellas Artes o incluso en el Museo Nacional de Antropología, uno de los edificios más emblemáticos de su obra.

A Pedro Ramírez Vázquez le sobreviven sus hijos Pedro, Javier, Olga y Gabriela. Javier trabajó a su lado por muchos años en el despacho Ramírez Vázquez y Asociados, donde el arquitecto mexicano ideó un proyecto con obras de arquitectura cultural, educativa, deportiva y religiosa.

Arquitectos de distintas generaciones lamentaron su deceso y al mismo tiempo destacaron su generosidad, capacidad de trabajo y la actitud siempre positiva.

Nacido en la Ciudad de México el 16 de abril de 1919, Ramírez Vázquez creó algunas de las obras que enmarcan el paisaje urbano de ciudad, como la Basílica de Guadalupe, el Estadio Azteca, la Facultad de Medicina en CU, el Museo de Arte Moderno, el Congreso de la Unión, la Torre de Mexicana, la Secretaría de Relaciones Exteriores, así como los mercados de La Lagunilla, Tepito, Coyoacán, entre otros. Además, creó el modelo de escuela rural y en el norte concibió el Centro Cultural Tijuana.

Ramírez Vázquez, quien solía decir que trabajaría hasta el último día de su vida, pese a que por su avanzada edad le era “difícil” conseguir proyectos, recibió un homenaje en 2009 para celebrar su cumpleaños 90.

En esa ocasión, en el Museo de Antropología aseguró que un arquitecto siempre debe servir a la sociedad sin pausas. “Siempre hay familia, amigos y colaboradores que me permiten mantener el esfuerzo, alentar la creatividad, la fuerza y decisión que en la universidad aprendí, el respeto al pasado y la aspiración al futuro”.

De acuerdo con especialistas, creó con su obra una singular teoría museográfica gracias a su afición al arte prehispánico; esa pasión quedó reflejada principalmente en el Museo de Antropología.

No sólo fue un creador de iconos de la arquitectura, también fue presidente del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de México 68.

Su legado en el mundo

Ramírez Vázquez, quien fue doctor honoris causa por varias universidades como la UNAM, fue arquitecto de proyectos como el Pabellón de México en la exposición mundial de Bruselas; el Museo de las Culturas Negras en Dakar, Senegal; las Oficinas del Comité Olímpico Internacional en Suiza; el Museo del Comité Olímpico Internacional en Lausana, Suiza; la capilla de la Virgen de Guadalupe dentro de la Basílica de San Pedro en el Vaticano; la Casa Presidencial de Costa Rica, entre otras obras.

Recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes; reconocimiento del Colegio de Arquitectos de México; la gran Medalla de Oro de la Academia de Arquitectura de Francia; el Gran Premio de la XII Trienal de Milán por el proyecto de Escuela Rural Prefabricada; Medalla de Oro de la VIII Bienal de Sao Paulo; Premio Jean Tschumi de la Unión Internacional de Arquitectos.

Otros arquitectos lo recuerdan como uno de los grandes urbanistas y estrategas del siglo XX.

“Fue sobre todo un gran estratega. De algún modo fue capaz de transformar las ciudades, la ciudad de México, pero también intervino en otras, transformarlas y monumentalizarlas, siguiendo el sentido de la tradición mexicana de los grandes monumentos. El Museo de Antropología, la Basílica de Guadalupe o el Estadio Azteca de algún modo se convierten en los grandes hitos metropolitanos, más allá de que te gusten o no”, declaró el arquitecto Miquel Adriá, director de la revista Arquine

También habló el arquitecto Fernando González Gortázar: “El talento que don Pedro tuvo para conformar equipos que le permitía en tiempo récord hacer obras complejísimas como el Museo Nacional de Antropología, o bien sacar adelante algo tan difícil como fue la Olimpiada de 1968, el haber inventado en esa justa deportiva que tantos tintes trágicos tiene para nuestra historia, el haber inventado la Olimpiada Cultural, que tantas herencias nos dejó... es decir, más que como un creador individual de arquitectura yo lo veo como un gran director de orquesta que lograba que sonara como nunca habíamos imaginado que sonara la diversidad de instrumentos”.

La noticia se convirtió en uno de los temas más comentados en redes sociales, en donde expresaron sus condolencias miembros de la comunidad cultural y política, como el titular del Conaculta, Rafael Tovar y de Teresa y el jefe de gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, entre otros.

Rafael Tovar y de Teresa dijo: “México sufre una gran pérdida: Murió el Arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, uno de los grandes de nuestra cultura. Acompaño a toda su familia”.

Al pésame se sumaron el secretario de Educación Pública (SEP), Emilio Chuayffet, e instituciones como el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y el Museo Nacional de Antropología (MNA)



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0