aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Cerebros de exportación

Guillermo Cárdenas Guzmán| El Universal
Lunes 28 de noviembre de 2011
Cerebros de exportacin

INVESTIGADOR. Marcelo Lozada Hidalgo . (Foto: TANYA GUERRERO EL UNIVERSAL )

Experiencia de jóvenes becarios en el exterior nutre la investigación hecha en el país

Ver gráfico

[email protected]

Son jóvenes físicos sobresalientes, con calificaciones inmejorables y mentes habituadas al rigor académico; pero están lejos del estereotipo del nerdy aburrido y con pocas habilidades sociales que presentan series televisivas como The Big Bang Theory.

Marcelo Lozada Hidalgo, quien apoyado por el Conacyt obtuvo una beca para realizar su doctorado el próximo año en la Universidad de Manchester, Inglaterra, bajo la tutoría del premio Nobel de Física 2010 Andre Geim, pretende que sus conocimientos sean útiles para la sociedad mexicana.

Enrico Ramírez Ruiz, quien concluyó su doctorado en la Universidad de Cambridge (también en el Reino Unido) bajo la guía del astrónomo real sir Martin Rees quiere, por su parte, potenciar las oportunidades para que otros noveles científicos mexicanos se beneficien de la colaboración internacional.

A la fecha, según el Conacyt, existen 2 mil 536 jóvenes estudiantes mexicanos que cursan un posgrado en el extranjero. Marcelo y Enrico son sólo un par de ejemplos de ello y de lo que puede lograrse cuando el talento y el esfuerzo son recompensados con apoyo oportuno. Aquí algunas de sus inquietudes, en entrevistas separadas.

Física y música

Marcelo estudió Economía y Matemáticas Aplicadas en el Instituto Tecnológico Autónomo de México y Física en la UNAM, donde hoy cursa su maestría. Hijo del también físico y Premio Nacional de Ciencias y Artes 2010 Marcelo Lozada y Cassou y de la pianista Gisela Hidalgo, el estudiante heredó ambos talentos por la ciencia y la música, pues es también un apasionado violinista:

“No es que me haya inclinado hacia la física o que haya pensado en dejar la música. Más bien decidí hacerlo a la par. Pero no he dejado el violín; quiero tocar en la Orquesta Filarmómica de la UNAM y ya me ofrecieron también tocar con la Orquesta (Sinfónica) de Manchester un concierto de Chaikovski”, comenta el joven becario.

“Desde que yo tenía 10 años Igor Stravinsky fue mi compositor favorito. Lo oía una y otra vez, sobre todo El rito de la primavera y Petrushka", relata el físico universitario de 25 años de edad, quien aclara que cuando ensaya un concierto de violín, el autor que interpreta se vuelve lo “máximo”: ahora que estoy tocando el concierto de Prokófiev No 1 para violín y orquesta, él es mi favorito”.

“Si tocas una pieza de violín y logras que te salga bien, sientes de manera intuitiva la verdad de lo que el compositor está diciendo. Si demuestras (la validez de) un teorema también te das cuenta de que (su postulado) es cierto. Entonces me interesa esa búsqueda de la verdad, que se da en las ciencias, las artes y los deportes”, dice entusiasta.

Sus investigaciones

Marcelo Lozada ha enfocado su interés dentro del Instituto de Física de la UNAM, donde ahora cursa su maestría, al estudio de los fenómenos que ocurren al manipular gases ultrafríos contenidos en trampas magnéticas a temperaturas cercanas al cero absoluto (unos -273o C).

“Queremos explicar por qué se forman vórtices (remolinos) como en una bañera en esos gases fríos confinados en dos dimensiones cuando son puestos a girar”, explica el maestrante universitario.

Otra línea de investigación la exoplora en el Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico, también de la UNAM, donde analiza las propiedades de ondas ultrasónicas producidas a través de rayos láser cuando “golpean” una superficie.

Este trabajo tendrá numerosas aplicaciones prácticas en el corto plazo, entre ellas la posibilidad de realizar mamografías de muy bajo costo.

Y a partir de mayo de 2012, cuando comience su estancia trianual en la Universidad de Manchester, estudiará otros aspectos prácticos de la física: el desarrollo y potenciales aplicaciones del grafeno, un material nanoestructurado que constituye una variedad de carbono más duro que el diamante, aislado por primera vez en 2003 en esa institución inglesa por los científicos que lo asesorarán: Andre Geim y Kostya Novoselov.

“El grafeno es el material más duro que existe y el que mejor conduce la electricidad y el calor. Con él podríamos fabricar circuitos de computadoras superrápidas que ya no necesitarían tener ventiladores o disipadores para enfriarlas”.

También sería viable —añade Marcelo Lozada— construir con este material celdas fotovoltaicas altamente eficaces y de bajo costo, pues convertirían en electricidad toda la luz que captan.

“Siempre he tenido la idea de que la ciencia es muy útil. Estaba buscando con quién estudiar y salió la convocatoria del Conacyt. Entonces pensé: si me van a pagar por ir a estudiar allá (a la Universidad de Manchester) y estar con el Premio Nobel, entonces hay que echarle todas las ganas. Era una oportunidad que no podía dejar pasar”.

 

 

 



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0