aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Una herramienta del siglo XXI para explorar el pasado

Abida Ventura| El Universal
Lunes 03 de octubre de 2011
Una herramienta del siglo XXI para explorar el pasado

CONSERVACIÓN. El juego de pelota en Chichén Itzá ha sido uno de los monumentos prehispánicos registrados con este equipo. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Sitios Relacionados:

El análisis de monumentos y zonas arqueológicas es ahora más fácil gracias al uso de este escáner capaz de registrar, enviar y procesar datos para que puedan visualizarse en 3D

[email protected]

En otra época, conocer las medidas exactas del Acueducto del Padre Tembleque en Michoacán o calificar el estado de deterioro de la fortaleza de San Juan de Ulúa en Veracruz implicaría un minucioso trabajo de cálculos y registros fotográficos. Para fortuna de los especialistas en el rescate del patrimonio histórico y arqueológico en el país, desde hace cinco años el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) adquirió un equipo de última tecnología que ha facilitado el análisis de monumentos.

Es un escáner capaz de registrar 50 mil puntos láser por segundo, que envía la información obtenida en tiempo real a una computadora, donde los datos son procesados para que luego puedan visualizarse en 3D. Este tipo de tecnología, de la que el INAH adquirió dos equipos en 2006 por un total de 500 millones de pesos , ha permitido la digitalización y el registro de casi 20 sitios nacionales en los que se realizan trabajos de restauración o excavación.

La aplicación de esta tecnología en el patrimonio permite además el registro de monumentos que en caso de algún desastre puedan ser restaurados.

Emblemáticos ejemplos arquitectónicos como el Palacio Nacional, la Catedral Metropolitana, el Ex Convento de la Merced, el Acueducto del Padre Tembleque, el Templo y Antiguo Convento de Santa Ana (Tzintzuntzan, Michoacán) y la Fortaleza de San Juan de Ulúa figuran entre los proyectos en los que los especialistas han empleado esta tecnología de modelado tridimensional con escáner láser.

En materia arqueológica, el escáner láser también ha sido aplicado para las excavaciones en la Plaza Gamio, en el predio de las Ajaracas, donde fue hallada la Tlaltecuthli en el Centro Histórico del DF; en el conjunto arquitectónico La Ventilla y en el Templo de la Serpiente Emplumada, en la zona arqueológica de Teotihuacan; así como para el registro del juego de pelota en la zona arqueológica de Chichén Itzá.

Este tipo de tecnología ha permitido además definir problemas de comportamiento estructural en templos como el de Loreto, de la Concepción y de la Santísima, en el Centro Histórico del DF. Así como la elaboración del modelo en 3D del Templo y Antiguo Convento de Santa Ana, en Tzintzuntzan, Michoacán, cuyos trabajos de restauración han finalizado.

A partir de los trabajos de registro en 3D, el Laboratorio de Imagen y Análisis Dimensional, de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos (CNMH), encabezado por Juan Carlos García Villarruel, en colaboración con Ángel Mora Flores, ha comenzado a trabajar en una base de datos.

Este equipo, que por primera vez se usa en América Latina en materia de patrimonio, permite a especialistas dimensionar los trabajos de restauración y la generación de visitas virtuales a los monumentos registrados, comentó en entrevista el arquitecto Salvador Aceves García, asesor de la Dirección General del INAH.

Intervención y restauración

“Con la adquisición del equipo, en Palacio Nacional y en el Templo Mayor se hicieron trabajos de registro en edificios que demandaban intervención y en los que se hacía investigación arqueológica”, dijo Aceves García, quien aseguró que la primera vez que se usó en México está tecnología fue para el levantamiento de imágenes en 3D de la escultura de la diosa Tlaltecuthli.

“El equipo ha sido de gran utilidad en la restauración de los edificios. Las dimensiones se pueden obtener en fracciones de milímetros y tiene un alcance de 300 metros”, explicó.

En la restauración del fuerte de San Juan de Ulúa, en Veracruz, el equipo fue sustancial, comentó el arquitecto, uno de los impulsores para la adquisición de este equipo.

“El trabajo de escaneo se hizo en casi 130 horas. Aún con buenos aparatos ópticos y de medición, ese trabajo se hubiera tardado meses, además de que no da la fidelidad que esta tecnología proporciona”, comentó.

Además, dijo el especialista, permite economizar en tiempo y en personal: “Hacer equipos de topógrafos en cada uno de los sitios donde se trabaja es un costo muy alto y se queda uno con la duda de si la medida es exacta”.

El arquitecto señaló que el registro debería hacerse con todos los edificios a cargo del INAH, pero advierte que existe limitación en cuanto a equipo y personal que lo sabe utilizar. “El equipo se usa en los sitios en que se interviene, pero además está sujeto a hallazgos”.

Trazo de excavaciones

El arqueólogo Sergio Gómez, quien encabeza el proyecto de investigación en el túnel hallado bajo el Templo de la Serpiente Emplumada, en Teotihuacan, indicó que para el trazo de las excavaciones el escáner ha sido una eficaz herramienta. “Ha sido muy útil en el trabajo de registro. Escaneamos el interior del conducto cada vez que avanzamos tres o cuatro metros. El escáner va registrando las paredes laterales, el techo, el piso y el muro, los elementos arqueológicos o arquitectónicos que se van localizando en el interior”.

Gómez se pronunció por la adquisición de más equipos. “Por años, el INAH ha tenido un rezago importante en cuanto a la adquisición de este tipo de herramientas, que en otros países se usan de manera cotidiana. Sería ideal que en cada centro regional del INAH en todo el país, se tenga un equipo como estos, que no es muy costoso y es algo muy útil para las investigaciones. Y si no se puede, por lo menos tener equipos mejores a los que ahora se usan”.

Hasta ahora, dijo, no se ha atendido la necesidad para que los arqueólogos del INAH cuenten con la tecnología que permita hacer un mejor trabajo.

“El INAH tiene sólo un georadar y para las necesidades en todo el país es insuficiente. Se requieren más equipos de este tipo, que en otros países los arqueológos los usan a diario. No es posible que un único equipo dé servicio a toda la República, a sitios arqueológicos y a monumentos históricos que son miles”, comentó Gómez.

El arqueólogo, que aseguró que el avance en túnel se ha dado gracias a herramientas como el georadar y el escáner láser, comentó que busca la donación de uno de estos aparatos para el proyecto Tlalocan.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0