aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Amigos y alumnos despiden a Adolfo Sánchez Vázquez

Abida Ventura| El Universal
Domingo 10 de julio de 2011
Amigos y alumnos despiden a Adolfo Snchez Vzquez

DESPEDIDA. Amigos y familiares acudieron al sepelio del filósofo, para darle el último adiós. Estuvieron, entre otros, el filósofo Luis Villoro; el director del Fondo de Cultura Económica, Joaquín Díez-Canedo y el académico Gabriel Vargas Lozano. (Foto: JORGE SERRATOS EL UNIVERSAL )

Las comunidades intelectual y universitaria de la UNAM asistieron a darle el último adiós al destacado profesor. El filósofo de origen español dejó inéditas sus memorias

[email protected]

La comunidad universitaria de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México se reunió la tarde del viernes y la mañana del sábado en una agencia funeraria para despedir y recordar a uno de los grandes maestros de la filosofía. Amigos, colegas y alumnos del filósofo y profesor emérito de esa casa de estudios, Adolfo Sánchez Vázquez (1915-2011), iban y venían, algunos organizados en pequeños grupos; todos recordaban y comentaban sus enseñanzas y una que otra anéctoda.

El filósofo y pensador de origen español falleció el viernes a los 95 años en su hogar, víctima de una neumonía por la que desde hace dos semanas había sido ingresado a un hospital.

Los restos del humanista, poeta y luchador social nacido en Cádiz, España, permanecieron hasta ayer a las 14: 00 horas en una agencia funeraria, ubicada en avenida Félix Cuevas, donde fueron cremados. De acuerdo con su nieto Juan Adolfo Moreno, una parte de sus cenizas descansarán junto a las de su esposa mientras que la otra, a petición del filósofo, podrían ser esparcidas en Ciudad Universitaria, lugar donde forjó varias generaciones de pensadores críticos.

Además de casi una treintena de títulos y de su destacado pensamiento crítico, Sánchez Vázquez deja a sus tres hijos Adolfo, Aurora y Enrique Sánchez Rebolledo.

En la funeraria, a pesar de su tristeza, Aurora accedió con amabilidad a decir algunas palabras. La hija del filósofo y profesor emérito de la UNAM dijo que su padre dejo inéditas sus memorias. “Él me las dictaba porque ya no veía nada. Durante un año y medio trabajamos juntos, afortunadamente llegó a terminarlas. Es un material que hay que revisar y pulir, porque si bien siempre se mantuvo muy lúcido, al final batalló un poco porque estaba un poco enfermo”, indicó la también investigadora de la UNAM.

Adelantó, sin embargo, que el volumen estará dividida en cuatro partes: una primera dedicada a su infancia, otra a la guerra civil en España, luego el exilio y la última será en torno a su vida académica en la UNAM.

Respecto a la donación del fondo filosófico que su padre realizó en abril pasado a la Facultad de Filosofía y Letras, Aurora Sánchez Rebolledo dijo que todavía no se ha movido ningún texto porque su padre aún estaba presente: “más adelante haremos la selección, los libros que se refieren al exilio se irán al Ateneo Español y los de literatura se quedarán con la familia”.

El adiós al colega y amigo

La asistencia de amigos, colegas y alumnos en la agencia funeraria no se hizo esperar. Todos recordaban el legado del pensador y uno que otros se atrevía a contar alguna anéctoda.

Entre las personalidades que acudieron a dar el adiós al Premio Nacional de Historia, Ciencias Sociales y Filosofía 2002 estuvo el doctor José Narro Robles, rector de la UNAM, quien recordó a Sánchez Vázquez como uno de los grandes maestros y “como un hombre de una lucidez e inteligencia extraordinarios, con valores muy consistentes a lo largo de toda su vida”.

El rector de la máxima casa de estudios en el país, en la que Adolfo Sánchez Vázquez impartió clases durante más de 50 años, dijo que la muerte del filósofo de origen español es una pérdida irreparable. Narro Robles recordó que el exilio español fue algo extraordinariamente importante para la UNAM: “hace más de 70 años llegaron a México lo mismo profesionales y gente formada y preparada, que jóvenes en proceso de formación o recientemente formados, como fue el caso de Adolfo Sánchez Vázquez”, dijo.

A la agencia funeraria acudieron también el filósofo mexicano Luis Villoro, el director del Fondo de Cultura Económica, Joaquín Díez-Canedo; Jaime Labastida, director de Siglo XXI Editores, el sociólogo y antropólogo Néstor García Canclini, el profesor y escritor Gabriel Vargas Lozano, y la directora de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, Gloria Villegas.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0