aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Los “best seller” dieron vida a las editoriales

Yanet Aguilar Sosa| El Universal
Sábado 12 de diciembre de 2009
Dan Brown, Paulo Coelho, Ildefonso Falcones y Stieg Larsson fueron algunos de los más vendidos en 2009

[email protected]

Las cifras en México no se comparan con las de Estados Unidos, donde las ventas de best seller son millonarias. Aunque pocas veces superan las 200 mil unidades, el éxito es rotundo en un país como México, donde los niveles de lectura son bajos y los tirajes promedio son de 3 mil o 4 mil ejemplares. Un libro que vende 120 mil o 130 mil unidades es considerado como un gran hit.

En México, sólo los libros extranjeros que llegan precedidos de una venta millonaria y de impacto entre los lectores de otros países, son lanzados con 60 mil o acaso 90 mil unidades. Pero cuando ese título supera los 100 mil ejemplares vendidos e incluso llega a 120 mil, se convierte en un triunfo supremo que anhelan todas editoriales.

Este año le dio a México éxitos magníficos; en menos tres semanas El símbolo perdido, que es la nueva entrega de Dan Brown y continuación de El Código da Vinci, ha vendido casi 100 mil ejemplares, que lo han puesto en el primer sitio del top ten de las librerías y de la Feria Internacional del libro de Guadalajara, donde Planeta reporta haber vendido más de mil 500 unidades del libro de 638 páginas llenas de aventuras.

José Calafell, director general de Grupo Planeta, asegura que “con El símbolo perdido estamos en una venta efectiva, es decir de mostrador hacia afuera, en torno a los 75 mil ejemplares. Imprimimos 180 mil, pusimos en la calle 100 mil y de esos ya se vendieron 75 mil; así, ya pusimos 30 mil más; yo creo que vamos a cerrar el año en los 100 mil efectivos vendidos. Esa sería la expectativa”.

Libros con ambiciosas expectativas

Las expectativas son centrales en la industria editorial y, aunque a veces no se alcanzan tan rápido, como anhelan los editores, se convierten en libros que con sus altas ventas sostienen el catálogo de la editorial. Hablar de buenas ventas es también referirse al reciente libro del escritor brasileño Paulo Coelho: El vencedor está solo, que ha superado las 80 mil copias vendidas, con lo que se ha alcanzado las expectativas de Random House Mondadori, que lanzó el libro con 70 mil unidades y ha tenido que hacer dos reimpresiones más.

Pedro Huerta, director general de dicho grupo editorial, dice que esos libros son muy vendidos, pero no sólo ellos sostienen la economía de la editorial, también lo hacen los libros de bolsillo. “Estoy completamente convencido de que en tiempo de crisis la gente no deja de leer, más bien lo que hace es buscar el formato de bolsillo, que es mucho más económico. Ese formato ha mantenido este año un crecimiento del 10%”.

De dónde son los más vendidos

El término superventas o best seller se acuñó en la década de los veinte, cuando comenzó a denominarse así al libro que en determinado periodo de tiempo había conseguido una mayor venta y difusión nacional o internacional. Desde ese momento se convirtieron en textos peleados por los editores, pues debido a la gran aceptación que generan entre el público, pasan a formar parte de las listas de los más vendidos.

En 2009 la lista de best seller se incrementó para beneplácito de los editores de las grandes trasnacionales. Tan sólo Random House Mondadori tuvo entre sus lanzamientos internacionales del año, la segunda novela histórica del escitor y abogado español Ildefonso Falcones, La mano de Fátima, que lleva más de 42 mil unidades vendidas de una historia contada en 960 páginas.

También se sumó la nueva entrega de Isabel Allende, La isla bajo el mar, que ha vendido más 45 mil ejemplares pero no ha alcanzado las 60 mil unidades que esperaba Pedro Huerta. “Va bien, pero yo estimaba que antes de Navidad ya hubiera llegado a los 60 mil ejemplares y no lo ha logrado, pero creo que las logrará a finales del año, pues inician las compras de regalos navideños”.

Grupo Editorial Planeta alcanzó ventas extraordinarias con La cabaña, novela del escritor W. Paul Young, que en México ha vendido 100 mil ejemplares, nada despreciables, pero nunca comparables con los 10 millones de unidades que ha vendido en Estados Unidos o los dos millones que ha alcanzado en Inglaterra este libro que pronto se convirtió en un fenómeno editorial.

“Con La Cabaña cerraremos el año con una venta en torno a los 100 mil ejemplares en México que se han logrado desde que esta obra salió en febrero. En Estados Unidos ha vendido 10 millones de ejemplares, en Inglaterra 2 millones y en Brasil un millón y medio. Es un libro que ha calado muy bien en México, de alguna forma, como ha pasado en otros países”, asegura Calafell.

Durante 2009 surgió en México un fenómeno literario que fue comentado incluso por el escritor Mario Vargas Llosa; se trata de la trilogía Millenium, del escritor sueco Stieg Larsson, que reportó a Planeta en este año que termina, ventas superiores a los 130 mil ejemplares en conjunto. “No suena una cifra impresionante en cuanto a unidades, pero sí lo es considerando que cada libro cuesta 350 pesos, visto así es una venta tremenda”, enfatiza Calafell.

Mexicanos exitosos

Pero no sólo los autores extranjeros tienen éxito; también hay mexicanos que compiten con entereza y llevan dinero a las arcas de las editoriales que los publican. Derecho de réplica, el libro confesional de Carlos Ahumada, superó las expectativas de sus editores. Pedro Huerta reporta que ese libro, definido como “cuasiamarillista”, vendió más de 60 mil ejemplares, sobre todo en sus primeros días de venta, en mayo.

Sin duda, el que se lleva las palmas entre los mexicanos es Arrebatos carnales, el nuevo libro de Francisco Martín Moreno, que a menos de tres semanas de su lanzamiento “está teniendo una aceptación brutal”, dice José Calafell. “El libro se empezó a distribuir en todas las librerías por ahí del 21 de noviembre y justo ayer hicimos un reporte con las librerías y de una tirada inicial de 60 mil ejemplares, estimamos que se han vendido por encima de los 25 mil ejemplares, lo que es excelente para un autor muy consolidado y muy conocido por los lectores mexicanos”.

Buenas estrategias de ventas

Alcanzar las superventas no es un acto que se dé por gracia del Espíritu Santo o por azar, responde a una fuerte campaña de promoción que hoy en día las editoriales emprenden para convertir las obras en fenómenos editoriales. Buena parte de los best seller contemporáneos han llegado a serlo como consecuencia de una bien organizada promoción publicitaria basada en los gustos, las exigencias de consumo y las expectativas de un público masivo.

Para nadie es un secreto que las listas de superventas o best sellers suelen funcionar a nivel comercial, como un indicador de rentabilidad para las editoriales pues en ellos basan sus ingreso anuales y por eso hay tal pugna por conseguir la nueva novela de un autor exitoso; al mismo tiempo que son un medio de publicidad para dar a conocer los libros entre potenciales compradores, que suelen ser lectores ocasionales cautivados por las campañas publicitarias.

José Calafell asegura que entender el éxito de los libros tiene que ver con que a la par de la promoción virtual, es fundamental la promoción en medios electrónicos e impresos; las campañas en las más importantes librerías y tiendas departamentales que incluyen libros entre las mercancías que ofertan.

Para ejemplo basta un botón

Es el caso de El símbolo perdido, para el cual los editores decidieron apostar todo por las notas en prensa y llevar ahí entrevistas y perfiles del autor. A esa campaña en medios se sumó la promoción entre los libreros. “Ellos saben lo que vende el autor, saben del potencial que tiene, entonces se han volcado en el lanzamiento del libro”, dice Calafell.

Pero eso no es todo, a la exhibición que sigue habiendo en las librerías desde el primer momento de su lanzamiento en México, ha sido muy importante una estrategia comercial “sólo comparable en éxito de arranque con la entrega de la saga de Harry Potter, lo que ha generado su desplazamiento exitoso”.

Los best seller suelen tener otro punto en común, son obras representativas de la cultura popular o de masas, con poca calidad estética. En los últimos tiempos, los editores luchan a brazo partido por conseguir fichar a los autores que les garantizarán ventas tremendas; ofrecen cada vez más grandes sumas para firmar contratos sustanciosos para el autor que está en la palestra de la fama.

 



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0