aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El Teotihuacán nunca visto

Sandra Licona| El Universal
Jueves 09 de abril de 2009
Fue inscrita por la UNESCO en la lista del Patrimonio de la Humanidad en 1987. Hoy por hoy es la zona arqueológica con mayor afluencia de turistas nacionales y extranjeros, por encima de sitios como Chichén-Itzá y Monte Albán y, a pesar de lo que pudiera suponerse por la gran cantidad de monumentos restaurados que conforman el lugar, Teotihuacán sigue revelando datos y objetos de esta gran civilización

[email protected]

 

Fue inscrita por la UNESCO en la lista del Patrimonio de la Humanidad en 1987. Hoy por hoy es la zona arqueológica con mayor afluencia de turistas nacionales y extranjeros, por encima de sitios como Chichén-Itzá y Monte Albán y, a pesar de lo que pudiera suponerse por la gran cantidad de monumentos restaurados que conforman el lugar, Teotihuacán sigue revelando datos y objetos de esta gran civilización.

El próximo mes será motivo de una magna exposición en el Museo Nacional de Antropología (MNA): “Teotihuacán. Ciudad de los Dioses”, con más de 400 piezas, de las cuales 65% será la primera vez que se exhiban.

“Es sin duda un elemento novedosísimo, que hace de esta una exposición muy especial, la primera en su tipo en cuanto a dimensiones y hallazgos —cubrirá una superficie de aproximadamente tres mil 500 metros cuadrados en el MNA—”, cuenta en entrevista el arqueólogo Felipe Solís, director de dicho recinto.

 

Tras su inauguración el 18 de mayo, el público tendrá oportunidad de conocer el resultado de un siglo de exploraciones en esta zona que, para su tiempo (150 a.C.–650 d.C.), llegó a ser la sexta ciudad más grande del mundo.

 

“Aunque se han presentado varios hallazgos del interior de la Pirámide de la Luna, hay piezas que desde que se descubrieron, hace más de 50 años, no se habían mostrado al público. Son objetos delicados, que han pasado por todo un proceso de conservación y hasta ahora nos han autorizado los restauradores a mostrarlos, para luego regresarlos a sus resguardos”, explica Felipe Solís.

 

Entre esos hallazgos destaca un juego de armas de madera, únicas en su género, que son una especie de lanzadardos o átlatl, y vienen de un sitio teotihuacano de Morelos, donde los encontró la arquéologa Carmen Cook de Leonard en los años 50, los entregó al Instituto Nacional de Antropología e Historia, donde pasaron por un proceso de conservación y luego se quedaron resguardadas, “y ahora es la oportunidad de mostrarlas”.

Otra novedad es que por décadas no se había podido contar con la participación de piezas de la colección del Museo Diego Rivera “Anahuacalli”, y a través de un acuerdo se tendrán algunas de las más importantes de la colección en esta muestra, como los vasos pintados.

 

Solís aclara que el acervo principal que constituirá la exposición pertenece tanto al Museo de Antropología como al Museo de Sitio y las bodegas de la misma zona arqueológica, donde se resguardan muchos materiales nunca exhibidos.

 

“Hacia el año 2000 se hizo un descubrimiento notabilísimo, un hallazgo de un conjunto de figurillas en una ofrenda, las cuales conservan su color y están en actitudes muy relacionadas con la presencia femenina.

 

“Esas famosas figurillas, que se consideraron la ofrenda del siglo porque justamente se descubrieron en 2000, se tenían registradas pero no se han presentado nunca. Hemos tomado 14 de estas piezas, que son alrededor de 50, y las hemos incluido: son mujercitas, madres que están con sus cunas, otras elegantemente vestidas, pero con unas vestimentas y colores extraordinarios”, revela Solís.

 

Dijo que no se consideró solicitar piezas de coleccionistas privados por cuestiones legales, ya que la mayoría de ese patrimonio ha salido de manera ilegal del país, aunque no sucede lo mismo con objetos que se encuentran en algunos museos y que han sido solicitados para esta muestra, la cual ya se exhibió en la Nave Lewis del Parque Fundidora, de Monterrey, Nuevo León.

 

 

 

 



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0