aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Se amparan contra la Ley del Libro

Yanet Aguilar Sosa| El Universal
Jueves 25 de septiembre de 2008
Consideran que la legislación recién aprobada impide la libre competencia y alienta la inequidad

[email protected]

 

Aunque algunos libreros han interpuesto juicios de amparo contra el precio único que impone la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro aprobada por el presidente Felipe Calderón el pasado 24 de julio, no todos son optimistas, saben que obtener un amparo provisional no significa ganar el litigio y mucho menos tener algunas ventajas.

El que menos confía en los resultados del recurso de amparo es Rolando Armesto, director de las librerías Dante de Yucatán, quien asegura que su optimismo es poco porque en México “las consideraciones políticas siempre influyen en las decisiones de los jueces”.

Armesto reconoce que la situación actual de México sin ley del libro es mala, pero con la ley que promulgó Calderón será peor.

La cadena de librerías que él dirige, al igual que la de El Sotano a cargo de Pedro López y las Porrúa Hermanos que dirige José Miguel Pérez Porrúa, interpusieron un juicio de amparo antes del 4 de septiembre —fecha en que venció el periodo de 30 días hábiles— para cuestionar la inconstitucionalidad del precio fijo.

Los argumentos de sus abogados —todos de despachos distintos— se basan en dos cuestiones: la inequidad y las prácticas monopólicas por el precio único que violan los artículos 25 y 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Pedro López afirma que aunque siempre se han opuesto con argumentos al precio único, fueron los abogados los que determinaron el alegato legal por inconstitucionalidad del costo fijo a los libros porque impide la libre competencia y alienta la inequidad.

Si alguien lo sabe bien es Rolando Armesto quien tiene sus librerías en Yucatán y debe absorber los gastos de envío. “La ley es desigual, se aplicarán precios fijos pero los gastos para libreros son distintos, el editor no absorberá los costos de envío, esos nos pone a los libreros en condiciones de inequidad”.

Ante los amparos, Juan Arzoz, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem) y Hénoc de Santiago, presidente de la Asociación de Libreros Mexicanos, tienen un mismo argumento: que esos libreros amparados no tengan miedo al precio fijo y mejoren los servicios en sus librerías.

Pedro López confía en recibir antes de diez días el amparo privisional; Rolando Armesto espera la audiencia preliminar que tendrá el 17 de octubre para tener también su amparo temporal; sin embargo, ambos saben que es una ley que todavía no se aplica y ni siquiera cuenta con un reglamento que a Armesto siempre le ha generado dudas: “¿Cómo van a sancionar a quienes vendan libros más baratos?, ¿van a meter a la cárcel a los vendedores ambulantes de libros?”.

 

 

 



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0