aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Años sin rastros del poeta

El Universal
Viernes 01 de mayo de 2015
Aos sin rastros del poeta

BÚSQUEDA. Excavaciones en el paraje de Fuente Grande de Alfacar (Granada), 2009. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )


Madrid. El 19 de agosto de 1936, apenas un mes después del inicio de la Guerra Civil, un pelotón de fusilamiento franquista acababa con la vida de Federico García Lorca en el Barranco de Víznar, a unos nueve kilómetros al noreste de Granada (Andalucía, sur de España). El historiador e hispanista de origen irlandés Ian Gibson, dice que una noche sacaron al poeta del Gobierno Civil esposado, junto al maestro Dióscoro Carrasco. Cerca de un olivo, en un paraje solitario de Alfacar, lo asesinaron y enterraron.

Dos días antes, el escritor, que tenía 38 años, había recibido amenazas de muerte y se había refugiado en casa de su vecino Luis Rosales, que pertenecía a una familia de falangistas, pero que compartía con él su afición a la literatura. Sin embargo, Ramón Ruiz Alonso, uno de los principales agentes del terror del franquismo, fue por él y lo llevó a la sede del Gobierno Civil.

Aquello ocurrió hace casi 80 años (se cumplen el año que viene), pero los restos del poeta y los de los otros miles de personas también asesinadas en la Guerra Civil siguen sin aparecer.

En 2009, la Junta de Andalucía invirtió hasta 70 mil euros para excavar la zona señalada por Gibson, que se basaba en el testimonio de Manuel Castilla, supuesto enterrador del poeta. Pero tras 47 días de búsqueda no encontraron nada.

El pasado 16 de noviembre hubo nuevas excavación en otra zona cercana, esta vez con el testimonio de tres guardias de asalto que supuestamente participaron en la detención, pero también sin éxito. El equipo de investigadores llegó a la conclusión de que habían excavado en el lugar incorrecto y pidió a la Junta de Andalucía otra oportunidad. Sin embargo, la Junta se negó. Argumentó que no quiere seguir financiando una búsqueda sin tener la certeza de que lo van a encontrar.

Los documentos hechos públicos hace unos días no dan ninguna información sobre el lugar específico del fusilamiento de Lorca ni su entierro. Aunque si se desclasificaran los que hay en los archivos, quizá habría alguna pista sobre sus restos.

Para Silva, el principal problema es que el gobierno de Mariano Rajoy “no tiene ningún interés en que aparezcan los restos de Lorca porque no quieren que conozcamos lo que pasó”. En su opinión, todavía hay muchos más documentos que revelarían nombres de verdugos, asesinos y lugares donde están las víctimas. A. Anabitarte



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0