aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La aventura de traducir la "Odisea"

Yanet Aguilar| El Universal
Lunes 07 de abril de 2014
La aventura de traducir la

TRADUCTOR. Pedro C. Tapia Zúñiga es profesor de griego en la UNAM desde hace más de 35 años, e investigador del Centro de Estudios Clásicos del Instituto de Investigaciones Filológicas. (Foto: PATRICIA JUÁREZ EL UNIVERSAL )


Video. Video La aventura de traducir la Odisea

La UNAM publicó recientemente una edición en español que fue realizada por el investigador Pedro C. Tapia Zúñiga

[email protected]

A Pedro C. Tapia Zúñiga nunca se le había pasado por la cabeza, ni por equivocación, hacer la traducción directa del griego de la Odisea de Homero, no sólo por la aventura tan grande del proyecto, sino también porque México no tenía su propia edición. Por eso, el día en que Rubén Bonifaz Nuño le impuso esa misión la acometió con tal pasión que ha leído todas las versiones no sólo en español, sino también en inglés, alemán y por supuesto griego. Dedicó 12 años de su vida a llevar a cabo esta tarea.

La odisea de traducir este magno poema épico de Homero fue titánica y absorbente porque “quise lo mejor en español, a partir del texto griego que me pareció el mejor. Por lo ‘mejor en español’ me refiero a un texto coherente, con ritmo y fiel al texto griego”, señala en el prólogo del libro, el profesor de griego en la UNAM desde hace más de 35 años e investigador del Centro de Estudios Clásicos del Instituto de Investigaciones Filológicas de la misma universidad.

La traducción bilingüe de Tapia Zúñiga —griego/español— es con base en el texto griego Homeri Odyssea, de Peter von der Muehll, la cual cuenta con una introducción del filólogo alemán Albrecht Dihle; paralelamente cuenta con un libro de apoyo que el investigador fue escribiendo a la par de la traducción: Vocabulario y formas verbales de la Odisea, útil para estudiantes e investigadores dedicados al tema.

El ritmo que impuso el investigador a la Odisea que ha sido publicada por la UNAM en la Bibliotheca Scriptorum Graecorum et Romanorum Mexicana, tiene el interés, de algún modo, de acercar al oído del lector moderno algo del ritmo del canto de Homero, ese poeta y relator al que se le atribuyen dos obras fundamentales de la literatura la Iliada y la Odisea.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Tapia Zúñiga asegura: “Hay y hubo muchos Homeros”. Cuenta que la tradición dice que hacia el siglo VI antes de Cristo, un tirano benévolo y culto, Pisístrato, fue el primero que mandó publicar los libros de Homero, la Ilíada y la Odisea, tal como hoy los tenemos, tal como lo contó Cicerón, a mediados del siglo I.

“Desde entonces, hasta el siglo XIX siempre se tuvo a Homero como autor de dichos libros. Sin embargo, ya desde antes de Cristo no se sabía a ciencia cierta quién era ese Homero, ni de dónde era: muchas ciudades, incluyendo a Atenas, se jactaban de ser la patria de ese hombre. Curiosamente, hoy se duda incluso de su existencia y de su autoría de esos poemas; es decir, por ejemplo, estamos seguros de que hubo un Octavio Paz que escribió El laberinto de la soledad y El arco y la lira, pero no existe la certeza de que haya existido un Homero que escribió la Ilíada y la Odisea. Hablar de Homero y de sus obras es un problema tan difícil, que ha sido bautizado con un nombre propio: ‘La cuestión homérica’”.

El mayor de los poetas

El investigador y autor de Georgias. Fragmentos, Calímaco. Himnos y epigramas y Fenómenos, dice que más allá de la llamada cuestión homérica, de si existió o no existió Homero, de si escribió los dos poemas, la Ilíada y la Odisea, de si es un Homero el autor de la Ilíada y otro, el de la Odisea, de si fueron varios autores y un solo Homero el que hizo la redacción definitiva, etcétera, etcétera, el hecho es que la Ilíada y la Odisea estuvieron y están indisolublemente unidas al nombre de Homero que fue, ya desde la antigüedad, “el máximo poeta y el primero de los trágicos”.

“Lo importante es el hecho de que tenemos esos poemas; en concreto, lo importante es que tenemos la Odisea, un gran poema, relevante en muchísimos aspectos, igual que la Ilíada: se dice que Homero fue el gran educador de los griegos, y, pues, bien o mal, los griegos nos educaron”, afirma el académico universitario.

Pedro C. Tapia Zúñiga celebra los personajes de Homero: mujeres, hombres, dioses y semidioses “muchos de sus personajes son arquetípicos, como los llama Jung: piénsese en la fiel Penélope, en la simpática Circe, en el paciente y noble Odiseo, en el cruel Cíclope, en las seductoras Sirenas, etcétera”; pero también celebra la mitología o la teología de Homero; y en particular la concepción homérica del ser humano grandiosa y realista: “Homero nos declaró libres del destino y responsables de nuestros actos, sin dejar de advertirnos, bella y literalmente: ‘La tierra no nutre más frágil que el hombre a ninguno / de todos los seres que viven’”.

Pero también está contenida en la Odisea, la filosofía, la ética de Homero. Tapia Zúñiga señala: “El gran lírico romano, Horacio, confiesa que más que los filósofos Crisipo y Crántor, es Homero el que nos enseña más fácilmente, y mejor, qué es lo bello, qué es lo torpe, qué es útil y qué no es útil”. A todos estos elementos se suman cuestiones de historia.

“Más bien me gustaría mencionar otros aspectos, también concretos, pero más simples; por ejemplo, la belleza de los poemas: Homero sabe mezclar lo útil con lo dulce, y presentar todo eso en una forma impecable. Ojalá que mi traducción refleje algo de esas cualidades”, afirma el investigador.

Para Pedro C. Tapia Zúñiga la Odisea sigue siendo una de las obras más hermosas: “Entre más la leas, más te gusta, y en cada lectura notas otros detalles”. Su traducción intenta mostrar lo qué piensa de ese libro y cómo lo siente, también qué pasajes le parecen los más bellos de esa obra.

“Es difícil recomendar algunos pasajes concretos o algún libro en particular. Precisamente eso me preguntó un niño en la pasada presentación de la Odisea en la Feria internacional del Libro. Debí decirle que, para empezar, le recomendaba la lectura del Cíclope, el libro IX”, comenta el investigador.

Sabe que no es bueno forzar la lectura de algún libro pero cualquier persona bien podría leer la Odisea, porque le va a gustar más allá de en cuál de las traducciones la lea.

“Hay traducciones en todos los idiomas; hay varias en español, todas muy buenas; podría decirse que hay traducciones para todos los gustos; la mía, mi traducción, es una traducción más; puede gustar o no gustar, no tiene que gustarte, hay de gustos a gustos. Aunque, bueno, no sería malo que volviéramos a pensar en la educación del gusto, en la pregunta de ‘¿Por qué me gusta?’ ”, señala el académico.

Doce años después de que Bonifaz Nuño le externara que quería una traducción de la Odisea para la Biblioteca Scriptorum Graecorum et Romanorum Mexicana, que dirigía Bonifaz y que era la colección bilingüe más completa en el ámbito de habla hispana, Tapia Zúñiga concluyó el ambicioso proyecto. Esta edición mexicana de la Odisea, a decir de Albrecht Dihle, autor del estudio introductorio, “aviva el vicio de leer, o de volver a leer, estas dos epopeyas, que, por otra parte, son fuente sempiterna para nutrir la imaginación aun de las mentes más reacias al mundo de la creación”.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0