aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Reaparece Gabo, irreverente

Redacción| El Universal
04:15Lunes 30 de septiembre de 2013

El escritor colombiano, Gabriel García Márquez, premio Nobel de Literatura 1982, hizo una nueva aparición pública, en la que dejó otra imagen para el recuerdo Notimex

García Márquez fue el invitado especial para inaugurar el Royal Bol, un boliche y sala de juegos en el exclusivo complejo Garden Santa Fe Notimex

García Márquez estuvo más de dos horas en el lugar, y 15 minutos los dedicó a saludar a sus admiradores, quienes querían tener testimonio del encuentro al tomarse la foto con el oriundo de Aracataca, Colombia Notimex

El escritor estuvo acompañado de su esposa Mercedes Barcha, amigos, colegas e integrantes de la familia de Daniel Feldman, encargado del proyecto arquitectónico del sitio. Notimex

El novelista, de 86 años, posó para la lente de los fotógrafos, y con la mano derecha replicó la señal irreverente, signo de su humor festivo y caribeño, que siempre lo han acompañado Notimex

El premio Nobel de Literatura 1982 Gabriel Garca Mrquez acompaado de su esposa, Mercedes Barcha,

EVENTO. El premio Nobel de Literatura 1982 Gabriel García Márquez acompañado de su esposa, Mercedes Barcha, durante la inauguración de una sala de juegos en Santa Fe. (Foto: NOTIMEX )

El premio Nobel de Literatura reapareció ayer en un acto público, en Santa Fe; desde marzo no se veía

[email protected]

El buen humor y el entusiasmo que lo caracteriza estuvieron presentes. El escritor colombiano, Gabriel García Márquez, premio Nobel de Literatura 1982, hizo una nueva aparición pública, en la que dejó otra imagen para el recuerdo.

Fue el invitado especial para inaugurar el Royal Bol, un boliche y sala de juegos en el exclusivo complejo Garden Santa Fe, donde estuvo acompañado de su esposa Mercedes Barcha, amigos, colegas e integrantes de la familia de Daniel Feldman, encargado del proyecto arquitectónico del sitio.

El autor del libro “Cien años de soledad”, entre otras obras, degustó un platillo de espinacas y tomó una copa de vino. Estuvo más de dos horas en el lugar, y 15 minutos los dedicó a saludar a sus admiradores, quienes querían tener testimonio del encuentro al tomarse la foto con el oriundo de Aracataca, Colombia.

Y llegó la imagen.

El novelista de 86 años de edad, quien se notaba contento, lúcido y fuerte, y que expresó “me siento bien, la comida estuvo bien”, posó para la lente de los fotógrafos, y con la mano derecha replicó la señal irreverente, signo de su humor festivo y caribeño, que siempre lo han acompañado, y que ayer como en el pasado volvió a utilizar Gabo.

(Con información de Notimex)



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0