aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




"La biblioteca, un laberinto donde siempre vas a estar perdido"

Sonia Sierra| El Universal
11:35Lunes 07 de octubre de 2013
Pabelln negro / Biblioteca abierta. Fundacin Cisneros Fontanals, en Miami, Estados Unidos

"BLACK PAVILLION / OPEN LIBRAR Pabellón negro / Biblioteca abierta. Fundación Cisneros Fontanals, en Miami, Estados Unidos. (Foto: CORTESÍA DEL ARTISTA )

El arquitecto y artista Jorge Méndez Blake es autor de una obra que gira en torno de grandes temas de la literatura; este 2013 ha llevado su arte a varios países

[email protected]

Arquitecto de profesión, Jorge Méndez Blake es artista y ha desarrollado su obra alrededor de las bibliotecas, los libros, la literatura, la dificultad de escribir, la frustración por no leer, la comunicación.

Este año, el artista nacido en Guadalajara en 1974, fue invitado por dos certámenes internacionales, la Bienal de Estambul y el Salón (Inter) Nacional de Artistas de Colombia a participar con sus obras; además obtuvo una beca de la fundación Cisneros Fontanals para crear una pieza que expuso en Estados Unidos; realizó una exposición en Bruselas para la galería Meessen de Clercq, y participará en una colectiva en Guadalajara en noviembre, para la apertura en México de una sede de la galería española Travesía Cuatro. Participó en Zona Maco y en Bellas Artes en Panorámica. Paisajes 2013 ; OMR lleva sus obras en el DF.

La literatura clásica fue una presencia constante en la formación de Méndez Blake quien llegó a considerar la escritura como vocación, pero se decantó por la arquitectura, de la cual se mudó hacia la plástica. Hoy conjuga los tres intereses: crea piezas conceptuales -instalaciones, performances, dibujos-, donde está la noción de la biblioteca como un laberinto, construcción y desafío que es un reto infinito.

Preguntas abordadas por escritores, esencialmente clásicos o grandes del siglo XX -Italo Calvino, Jorge Luis Borges, Franz Kafka, Thomas Mann, Samuel Beckett, entre otros- surgen de nuevo en las obras de Méndez Blake.

"Desde mis primeras obras ya existía esta referencia literaria -dice el artista-. Ha habido un intento por encontrar la manera de brincar de una disciplina a la otra y utilizar la literatura como fuente de referencias o punto de partida; en las primeras obras me olvidé de la arquitectura hasta que me reconcilié y me di cuenta que era una gran herramienta. Empecé a hacer trabajos de bibliotecas, que es el lugar donde se juntan literatura y arquitectura".

De esa reunión han nacido muchos proyectos y múltiples variantes:

"Una de las líneas de investigación es que la biblioteca no sea un recinto cerrado, aislado de la ciudad, sino que abra sus puertas, destruya las paredes exteriores y se convine con la ciudad. No pienso la biblioteca como un recinto intocable; más allá de resguardar el conocimiento, lo que hace una biblioteca es distribuir el conocimiento".

La propuesta va hacia una noción más democrática de la biblioteca. Algo que todavía ve muy lejano a la sociedad: "La manera como sea han utilizado las bibliotecas en México nunca tuvo el impulso que debía tener. No hay conexión entre las bibliotecas y las comunidades, se pueden cerrar 30 bibliotecas, pero nadie se va a dar cuenta. Sólo van estudiantes, de primaria, de secundaria. Es muy raro que una comunidad, una municipalidad, una delegación tenga vínculos directos con la biblioteca como centro comunitario. Hay países donde la biblioteca es tan importante como la iglesia o el centro de gobierno, su lugar es predominante, la gente acostumbra ir ahí a ver qué está pasando o a leer".

Méndez Blake no cuestiona que se abran grandes bibliotecas en el país -dos ejemplos son la Vasconcelos en el DF y la de la Universidad de Guadalajara- "es mejor que las abran a que hagan un casino o un campo de golf", pero sí cuestiona que se use a éstas como símbolo de poder.

Obras de 2013

En el Salón (Inter) Nacional de Artistas en Colombia, en Medellín, Méndez Blake presentó una obra y un performance Saber desconocer y Ariadna, sobre la imposibilidad de la lectura; a la Bienal de Estambul llevó dos proyectos, El Castillo, que parte de un relato del mismo nombre de Kafka; es un muro de ladrillos que aplasta un libro y, a la vez, ese libro deforma aquella construcción. Y creó un mural con dibujos vinculados con poemas; su idea fue hablar del poder de la poesía como método de resistencia.

Pero Méndez Blake toma distancia de la idea de que es un proyecto arte político: "Siempre pienso en la carga política que puedan tener las obras, pero me cuido de decir que hago arte político. Hay una delgada línea entre lo poético y lo político. Utilizar a Kafka siempre tiene una carga política".

A Meessen de Clercq, en Bruselas, llevó piezas como Nothing is left to tell a partir de la dramaturgia de Beckett, y de la dificultad de escribir. "Uno de los motivos de Beckett -argumenta- es la dificultad de escribir y luego la frustración por la dificultad de leer. Es fundamental esta cosa del absurdo en él, de la ausencia de grandes relatos, y lo escribe cargado con una ironía y una desfachatez fabulosas".

El proyecto de la Fundación Cisneros Fontanals, que Méndez Blake exhibió en Miami, constó de una serie de libreros, con libros negros alrededor de un espejo; con esto se refería a estos temas del vacío y la imposibilidad de escribir y crear.

"Me gusta la idea borgiana de la biblioteca como un laberinto -dice-. Pero no me gusta pensar la biblioteca como algo fácil a lo que te puedes acercar rápida y accesiblemente, sino al revés: pensar la biblioteca como un laberinto donde siempre vas a estar perdido, y
al cual nunca tienes total acceso, no todo lo sabes".

A Méndez Blake no le preocupa la idea que algunos tienen sobre el fin del libro tradicional, ante el surgimiento de los soportes digitales y de las bibliotecas que se pueden llevar en la mano: "Creo que la distribución de literatura a través de los medios digitales ha ganado muchísimo, pero no creo que las bibliotecas vayan a terminar; más que perder, el libro ha ganado con esos otros medios, no hay que satanizar, sino verlos como complementos. Es como la relación entre pintura y fotografía, o fotografía y cine. No se acabaron cuando nacieron nuevos medios".



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0