aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Telecom y Medios | Gabriel Sosa

Radio: renovarse o morir

Profesor e Investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Unidad Xochimilco. Licenciado y maestro en Ciencias de la Comunicación ...

Más de Gabriel Sosa


Hoy concluye la Octava Bienal Internacional de Radio, que organiza Radio Educación y otras instituciones nacionales y extranjeras

Viernes 08 de octubre de 2010

La radio abierta está lejos de morir, pero para permanecer como una opción importante de información y entretenimiento los radiodifusores deben converger con otras tecnologías, adaptarse a los nuevos hábitos de consumo mediático –sobre todo de los jóvenes- e investigar mucho más a su medio para encontrar la mejor solución para su sobrevivencia

Hoy concluye la Octava Bienal Internacional de Radio, que organiza Radio Educación y otras instituciones nacionales y extranjeras. Tuve la oportunidad de participar, el pasado miércoles, en el panel “Retos y experiencias de la radio en la convergencia tecnológica”, a lado de Carlos Eduardo Cortés (Radio Nederland), John Schneider (iBiquity), el diputado del PVEM Juan Gerardo Flores y el director de Radio de la Cofetel, Arturo López Torres.

De esta mesa de debate surgieron reflexiones y datos muy valiosos sobre lo que ocurre con la radio y sus desafíos en México y en otros países. De manera muy sintética, se comentó, entre otras cosas, lo siguiente:

1. Ante la disminución de audiencias de AM y el estancamiento en la inversión publicitaria hacia la radio en general, los radiodifusores deben adaptarse a los nuevos desarrollos tecnológicos. Gracias a la tecnología digital, la radio estará cada vez más conectada con la transmisión de textos, imágenes y videos hacia dispositivos fijos o móviles. La radio ya no es ni será lo mismo.

2. Si bien hoy existen receptores móviles de radio por internet, que pudiesen hacer competencia a la radio abierta de AM y FM, lo cierto es que el servicio de flujo continuo de audio (streaming) es aún muy limitado y costoso, tanto para los proveedores como para los consumidores, aún con la expansión de la banda ancha. La radio por internet no desplazará a la radio tradicional-local.

3. Ante el consumo “multipantalla” (PC, teléfono celular, iPad, lap top, etcétera), la radio debe ir ocupando espacios en los nuevos dispositivos. Ya lo han empezado a hacer algunas empresas y organismos de radio al incorporar, por ejemplo, aplicaciones para escuchar sus estaciones en teléfonos inteligentes (Blackberrey o iPhone), pero eso tampoco basta, porque hay cada vez más aplicaciones de otros contenidos y la oferta de la radio puede perderse.

4. Una de las claves del consumo “exitoso” es la desagregación de noticias y de otro tipo de contenidos. La radio debe conservar su característica de ser un medio de comunicación masivo, pero al mismo tiempo debe trabajar en productos individualizados y a la carta. Hay una enorme experiencia en producción de contenidos sonoros que podría capitalizarse de otras maneras.

5. La radiodifusión como concepto está cayendo en el arcaísmo. Ahora debemos hablar de webcasting, narrowcasting, podcasting y otras denominaciones para entender lo que ocurre con el uso y manejo de contenidos de audio en plataformas de distribución como internet.

6. La convergencia de la radio con otras tecnologías es un fenómeno creciente, pero fundamentalmente urbano. En el mundo y en el interior de decenas de países las brechas tecnológicas y de acceso, incluso a los servicios básicos, son grandes. Por ejemplo, en pleno siglo XXI, una de cada seis personas no tiene servicio de electricidad. Unos mil millones de seres humanos no tienen ningún servicio de telecomunicaciones. Y por si fuera poco, más de 771 millones de personas no saben leer ni escribir.

7. Ante estos contrastes, la radio puede ser el principal puente de interlocución entre las tecnologías analógicas y las oportunidades digitales. Es una doble virtud, porque hay mucha gente en el mundo que sólo tiene acceso a la radio —incluso a través de receptores que se cargan con energía solar— y las instalaciones de la radiodifusora se están convirtiendo en centros digitales a los que acuden los radioescuchas para familiarizarse con las computadoras y el acceso a internet.

HD RADIO, FM Y COMUNITARIAS

Sobre el estándar de radio digital In Band On Channel (IBOC) —que con seguridad se adoptará en México—, John Schneider informó que en Estados Unidos ya operan 2 mil 101 emisoras con esta tecnología y de éstas mil 246 los hacen en multicanal.

También dijo que ya se comercializan más de 100 modelos diferentes de receptores digitales. En unos días, lanzarán el denominado “Insignia”, un receptor del tamaño de una Blackberry que tiene una memoria de audio que permite pausar el audio de alguna estación hasta por 15 minutos. Luego vendrá el receptor en el que se podrán grabar los programas radiofónicos.

Por su parte, Arturo López Torres dio a conocer que, como parte del acuerdo del 15 de septiembre de 2008, la Cofetel recibió 369 solicitudes de concesionarios y permisionarios que desean cambiar sus AM por canales de FM. De este total, sólo se ha concretado la asignación de 30 frecuencias (28 concesiones y dos permisos) y están en trámite otras 134. El proceso, pues, va lento.

En su intervención, el diputado del PVEM Gerardo Flores, presidente de la Comisión de RTC, dijo que está a favor del reconocimiento de las radios comunitarias en México y que incluso apoyaría el establecimiento de un fondo para su operación. Ni más ni menos. Radios comunitarias: a tomarle la palabra.



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.