aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Telecom y Medios | Gabriel Sosa

Google TV y disputa por el espectro

Profesor e Investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Unidad Xochimilco. Licenciado y maestro en Ciencias de la Comunicación ...

Más de Gabriel Sosa


No podemos perder de vista lo que está ocurriendo con el desarrollo tecnológico en países desarrollados

Viernes 28 de mayo de 2010

Como están, nos veremos quizás en pocos años. Por eso es estratégica, por ejemplo, la licitación de los dos hilos de fibra oscura de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El anuncio del surgimiento de Google TV como plataforma abierta para ver tv y videos disponibles en internet en receptores de diseño convencional, colocados en la “sala de estar”, podría traer cambios significativos en el mercado mediático, porque muchos aspectos de la industria del entretenimiento y la información podrían girar alrededor de la web y la banda ancha

En Estados Unidos, particularmente las empresas de tv por cable se muestran preocupadas por la innovación de Google. Consideran que no es lejana la posibilidad de que más personas pudieran ver el contenido de internet y pasar por alto sus ofertas de video a la carta. No se diga el impacto que también podría generarse en la inversión publicitaria en internet y otros medios convencionales ante la enorme cantidad de información que posee Google sobre sus usuarios y sus hábitos de consumo.

Google se unió a diversas empresas para hacer realidad el proyecto. A diferencia de otros servicios tv-internet, como el de Apple, Google TV se ofrecerá en televisores digitales, similares a los que se utilizan para simplemente ver tv, sin necesidad de conectarse a otra “set-top-box” o caja decodificadora. Los primeros modelos con la aplicación de Google serán distribuidos por Sony en el otoño de 2010.

A través de estos receptores, conectados a un servicio de banda ancha, los usuarios podrán acceder a los contenidos que ofrecen proveedores de televisión, internet, así como a sus bibliotecas personales (videos caseros, por ejemplo). También tendrán aplicaciones móviles.

En términos generales, Google opera de la siguiente manera: cuando un usuario enciende el equipo, aparece una barra de búsqueda. Es momento de escribir el nombre de un canal, de un programa o un tema. De ahí se obtienen resultados. Si se trata de un programa, aparecerá el lugar dónde encontrarlo, ya sea en un canal de suscripción o en algún sitio en internet, incluidas plataformas como Amazon Video On Demand y YouTube. Con esta combinación de web y tv, los usuarios también pueden ver múltiples fuentes de información en varios paneles. Con el uso de Bluetooth y Wi-Fi, los usuarios, además, podrán cargar un sitio web desde un teléfono Google Android y enviarla a la tv. De igual manera es posible buscar programas con comandos verbales, a través de teléfonos con el sistema Android, así como recibir el subtitulado de un programa en tiempo real, gracias al servicio de traducción automatizado de Google.

NO MÁS ESPECTRO A TV

El nacimiento de Google TV se da al mismo tiempo de un intenso debate en Estados Unidos sobre el uso del espectro radioeléctrico. Diversas asociaciones insisten en retirar frecuencias a la tv abierta y destinarlas al proyecto de banda ancha inalámbrica que se impulsa en ese país, bajo el argumento de que más del 90% de los habitantes ve tv a través de los sistemas de cable y satélite.

Gary Shapiro, presidente de la poderosa Consumer Electronics Association (CEA), y uno de los más respetados especialistas en nuevas tecnologías, publicó en The Huffington Post un artículo en el que reitera que hacen falta 500 Mhz para atender la demanda de banda ancha y que éstos se encuentran en las frecuencias, utilizadas, así lo dice, de manera ineficiente por las televisoras.

Luego se va duro contra el ex senador Gordon Smith, quien ahora preside a la National Association of Broadcasters (NAB), por criticar a internet y defender los privilegios de los empresarios de la tv que han explotado gratuitamente una enorme cantidad de espectro, bajo un modelo de negocio que no da para más. Concluye que el siglo pasado fue el de la radiodifusión y que el siglo XXI es el de internet.

Aunque en México todavía nos faltan algunos años para llegar a la penetración de la tv de paga e internet que han alcanzado los estadounidenses, es importante prever los escenarios, bajo un ambiente competitivo. ¿Lo está haciendo nuestro gobierno? Por supuesto que no. No hay adecuación de la política de tv digital, no hay agenda digital, ni tampoco un fomento real de competencia al privilegiar, hasta ahora, la participación de un jugador en los servicios convergentes.

LITIGIOS, ACLARACIONES Y HSBC

Y justo esas iniquidades son las que han llevado a que el sector viva las licitaciones más importantes del sexenio, bajo un clima de confrontación verbal y jurídica. La presentación de diversos recursos jurídicos se sustentan en que hay favoritismos. La SCT y la Cofetel dicen que no. Pero desde hace meses se tiene una idea de quiénes serán los ganadores. Son licitaciones con nombre y apellido, se ha dicho. Ahora, los recursos abarcan hasta denuncias en la Secretaría de la Función Pública.

La semana pasada me referí a varios asuntos relacionados con la Cofetel, de los cuales uno fue aclarado: el costo del portalápiz. No fue uno, sino 220 los portalápices que se adquirieron en ese órgano por la cantidad de 42 mil 532 pesos con 75 centavos.

Clientes del grupo HSBC, se quejan del acoso telefónico de ese banco para recordar, en diferentes horas del día, las fechas de pago de crédito hipotecario o tarjetas de crédito ¡aun si están al corriente!



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.