aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Itinerario Político | Ricardo Alemán

Bravo Mena: ¿el enemigo en casa?

Nació en la ciudad de México en 1955 e inició en 1980 su carrera profesional como reportero del diario "A.M." de León Guanajuato. Ha trabaj ...

Más de Ricardo Alemán



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas
La historia de Luis Felipe lo coloca siempre como adversario de Calderón

Muchos ven como señal controvertida el regreso de la ultraderecha

Miércoles 26 de noviembre de 2008

Si se confirma que Luis Felipe Bravo Mena será el nuevo secretario particular de Felipe Calderón, de igual manera se habrá corroborado una total reconciliación entre los azules.

¿Por qué?

Porque en marzo de 1999 Luis Felipe Bravo Mena llegó a dirigir al PAN como resultado de un grosero “caballazo” partidista contra Felipe Calderón, al que en mayo de 2004 Bravo Mena volvió a sacar de la jugada presidencial —al dejar que el presidente Fox dictara las reglas del PAN para la sucesión—, porque el candidato a Los Pinos del entonces presidente Fox era nada menos que Santiago Creel. Calderón era, en esa fecha, el aspirante presidencial “incómodo”.

Por eso son muchas las voces que hablan de que el eventual regreso de Luis Felipe Bravo Mena no sólo a la actividad política en México —hace horas era embajador de México en el Vaticano—, sino su inserción en el primer círculo presidencial —como secretario particular de Felipe Calderón—, no sería otra cosa que “llevar al enemigo a la casa”, según unos. Pero está claro que otros defienden la teoría del “perdón” o “la reconciliación total” de los azules, con miras a la elección federal de 2009.

Como sea —que Bravo Mena llegue a ser secretario particular del Presidente o encargado de la relación institucional con las iglesias—, lo cierto es que Acción Nacional y su gobierno federal viven un reacomodo que hasta hace pocos meses parecía impensable, pero que se catalizó desde la muerte trágica de Juan Camilo Mouriño. Y es que parece terminar el tiempo del “primer círculo” del gobierno de Calderón, y estaríamos ante importantes reacomodos que buscan fortalecer a los grupos y las corrientes azules frente a la emergencia electoral venidera.

Pero la historia de los políticos profesionales como Bravo Mena y su controvertido comportamiento siempre deja abiertas interrogantes que, a la distancia, merecen una respuesta. ¿Por qué muchos dicen que la eventual llegada de Bravo Mena al primer círculo del gobierno de Calderón sería lo más cercano a “tener al enemigo en casa”?

Porque Bravo Mena surge a la vida política desde la Coparmex, donde se le identifica como uno de los creadores del ultraderechista DHIAC —Desarrollo Humano Integral, AC—, grupo radical de derecha que se propuso acceder al poder desde el poderoso sindicato empresarial, que era presidido por Manuel J. Clouthier.

A la llegada de Luis H. Álvarez como dirigente del PAN —en febrero de 1987—, el nuevo dirigente azul buscó la asesoría de Bravo Mena, quien respondió, primero, que el PAN “ya no tenía oportunidad política”, y segundo, que “no le podían pagar en el CEN del PAN el salario que ganaba en Coparmex”. Es decir, Bravo Mena “mandó al diablo” al PAN de Luis H. Álvarez y Carlos Castillo. Pero meses después, Mena se convirtió en el asesor del entonces candidato presidencial azul, Manuel J. Clouthier.

Ya en el PAN, Bravo Mena logró puestos de elección popular, en el Congreso y como candidato al gobierno mexiquense, En 1996, concluido el trienio de Carlos Castillo Peraza como jefe del PAN —y agrupados en torno a Vicente Fox los otrora cuadros del ya entonces desaparecido Manuel Clouthier—, los foxistas pretendieron asaltar la dirigencia del PAN. Pero Castillo Peraza logró que su pupilo, Felipe Calderón, lo sucediera en el cargo. Castillo y Calderón combatieron, sin suerte, a un incontenible Vicente Fox, quien junto con Luis Felipe Bravo Mena, Santiago Creel y Carlos Medina, negociaron con el presidente Ernesto Zedillo el voto legislativo del PAN para convertir el Fobaproa en IPAB.

El apoyo sería pagado con una elección presidencial confiable, a partir de las nuevas reglas electorales. Pero en ese arreglo nunca apareció el dirigente del PAN, Felipe Calderón, al que de esa manera echaron de toda posibilidad de reelección. En marzo de 1999, Bravo Mena se convirtió en el nuevo presidente del PAN, para operar la candidatura presidencial de Vicente Fox. Felipe Calderón se fue a estudiar a Estados Unidos, en un exilio obligado.

Todos recuerdan que el 29 de mayo de 2004 el gobernador de Jalisco, Francisco Ramírez Acuña, destapó a Felipe Calderón como candidato presidencial del PAN, ante el enojo de Vicente Fox, quien regañó de manera pública al que era su secretario de Energía. En ese tiempo el presidente panista, Bravo Mena, ni la mano metió cuando desde Los Pinos se dictaron las reglas electorales del partido. Pero no fue todo. Bravo Mena preparó la llegada de Manuel Espino como jefe del PAN, para conducir la candidatura presidencial de Santiago Creel contra Felipe Calderón, que en ese tiempo era el aspirante presidencial “incómodo”. ¿Aun así será Bravo Mena secretario particular de Calderón? Al tiempo.



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.