aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Itinerario Político | Ricardo Alemán

Los “ángeles” de Marcelo

Nació en la ciudad de México en 1955 e inició en 1980 su carrera profesional como reportero del diario "A.M." de León Guanajuato. Ha trabaj ...

Más de Ricardo Alemán



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas
“Sembrará” réplicas del Ángel de la Independencia
‘Marketing’ político para llegar al 2012


Lunes 09 de junio de 2008

Los “ángeles” de Marcelo

¿Qué piensa usted, que nos lee, de la siguiente comparación? A principios de 2008, el gobierno del Distrito Federal presupuestó lo mismo mil millones de pesos para atender los problemas del drenaje profundo, que destinó casi 3 millones de pesos para colocar 160 réplicas de cantera del Ángel de la Independencia en parques, jardines, plazas y estaciones del Metro.

En el primer caso, por allá de febrero pasado, Marcelo Ebrard anunció con bombo y platillos que su gobierno sí atendería el gravísimo problema del drenaje de la capital del país. Muchos capitalinos respiraron tranquilos ya que eso aleja el riesgo de un colapso en la temporada de lluvias —aunque el pasado sábado vimos que de poco sirvió la obra—, lo que al final de cuentas fue “vendido” como un instrumento mediático para demostrar que Ebrard sí le entraba a las obras que no se ven. Es decir, marcar una distancia clara con su antecesor.

Pero esa es apenas una parte de la historia, porque “vivillo” como es, en realidad el jefe de Gobierno del DF ya inició el “sembrado” en todo el territorio del DF de los llamados “ángeles de Marcelo”; que como ya se dijo, no son más que réplicas del Ángel de la Independencia, figura que al mismo tiempo es emblema del gobierno capitalino y símbolo del Bicentenario.

Se entiende la preocupación de Marcelo por el asunto del drenaje profundo, que no sólo es un riesgo latente ante la eventualidad de quedar fuera de control, sino que frente a una emergencia producto de una avenida extraordinaria de agua no sólo arrasaría con buena parte del DF, sino con el propio gobierno amarillo y, por supuesto, con las ambiciones presidenciales de Marcelo.

¿Pero qué utilidad práctica tiene para los capitalinos —hartos de que genios del urbanismo se empeñen en afear la ciudad—, que en lugar de árboles el jefe de Gobierno se haya decidido a la siembra de grotescas réplicas del Ángel de la Independencia? Acaso esos genios le apuestan a que al reconocer a nuestro paso las figuras de cantera, los mortales de a pie seremos más nacionalistas, independentistas y más demócratas.

Pero no —y en espera de que en cualquier momento nos enteremos que una de las réplicas apareció en el jardín privado de algún abusadillo—, de lo que en realidad se trata es de una estratagema de marketing político, propaganda y efecto mediático; una más de una larga lista de “ocurrencias” que ha desplegado un bien entrenado equipo de promoción política —en su fase de posicionamiento—, y de “construcción de un candidato” que lo será a la Presidencia de la República para 2012. Y claro, es una estratagema cara, inteligente, que está cumpliendo sus objetivos de hacer crecer la imagen de Ebrard. ¿Pero qué creen? En efecto, todos los ciudadanos le hacemos la campaña a Marcelo, porque todo sale del dinero de los capitalinos.

¿Nos podemos llamar a sorprendidos? Claro que no, en todo caso, debemos pedir que la Asamblea Legislativa revise el uso del dinero público y sancione si existen excesos. Y es que para nadie era un secreto que desde que Ebrard se convirtió en jefe de Gobierno del DF asumía, al mismo tiempo, el cargo de precandidato presidencial. En todo caso la duda que había era si enfrentaría en una colisión política a su jefe y mecenas, Andrés Manuel López Obrador —sin cuya imposición nunca habría llegado a la Jefatura de Gobierno del DF—, o si le arrebataría la candidatura por la vía de la popularidad. Y es que a pocos meses de iniciada su gestión, Marcelo Ebrard dio señales muy claras de que no pelearía de manera frontal, sino con la popularidad. Y para eso contaba con todos los recursos públicos a su disposición.

Así lo dijimos en el Itinerario Político del 4 de abril de 2007. “En efecto, nadie puede negar que el señor Ebrard ha resultado, los primeros cuatro meses de su gestión, todo un mago para ese difícil arte de la mercadotecnia, la construcción de popularidad y la venta de su imagen; para la construcción de ‘castillos de arena’ que poco a poco arropando su gestión y que de granito en granito moldean su imagen de preocupado por los pobres en la ciudad de México… Nadie puede negar que el señor Ebrard es un mago. Al tiempo”.

Y en efecto, todo indica que resultó un mago. Y si no, basta echarle una mirada a la reciente Encuesta Nacional 2008, que muestra que en el PRD Marcelo Ebrard ya rebasó a su jefe en popularidad, ya que alcanza el 38.7% de las preferencias de los electores, en tanto que AMLO se ha quedado con el 30%. Pero además, extramuros del partido amarillo resulta que Marcelo Ebrard ya se coloca como el segundo más aceptado, luego de Enrique Peña Nieto. En efecto, todo demuestra que hasta hoy la estrategia de Marcelo ha sido correcta.

Pero hay dudas. Poca cosa en realidad. En el supuesto de que en 2011 Marcelo Ebrard siga con más popularidad que AMLO, ¿creerá el jefe de Gobierno que “el movimiento soy yo” respetará su palabra, que lo apoyará? En ese mismo supuesto: ¿cree Marcelo que el PRD, sobre todo el de Los Chuchos lo dejarán pasar como candidato presidencial?

Creemos que en los dos casos la respuesta es la misma: No. ¿Por qué? Porque quienes conocen —también en singular— al “legítimo” saben que nunca ha cumplido su palabra. ¿Por qué? Porque no tiene. ¿Y por qué Marcelo no podría ser candidato presidencial por el PRD? Porque al momento de lograrlo, los amarillos se confirmarían como atrapados por completo del síndrome de Estocolmo. Por eso no se debe descartar que Marcelo y su mentor sean los sepultureros del PRD. Al tiempo.

En el camino

El pasado viernes le dimos la primicia de que la diputada Zavaleta ve en su futuro el gobierno de Guerrero. Hay más: es originaria del poblado de Tepecoacuilco, de extrema pobreza, de donde salió hace décadas para estudiar en México. Por cierto, en el Itinerario Político de esa fecha dijimos que Armando Chavarría y Carlos Álvarez eran, respectivamente, secretarios de Gobierno y Finanzas. En realidad dejaron el cargo hace días.

[email protected]mx



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.