aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Serpientes y Escaleras | Salvador García Soto

El voto de Renato

Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios ...

Más de Salvador García Soto



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas
Sales, el ex subprocurador capitalino en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, sería el fiel de la balanza que puede inclinar la decisión a favor de uno u otro candidato en la renovación de la dirigencia nacional del PRD

Jueves 05 de junio de 2008

El voto de Renato

Que ahora sí, dicen en el PRD, resolverán su crisis interna y a más tardar en dos semanas tendrán una definición sobre quién ganó la elección del pasado 16 de marzo. Casi tres meses después de aquellas votaciones, la Comisión Nacional de Garantías y Vigilancia emitirá el veredicto que definirá quién será el nuevo dirigente del partido de izquierda, Jesús Ortega o Alejandro Encinas.

La decisión formal, que difícilmente será la final, recae en los tres integrantes de esa comisión del CEN perredista que, igual que el proceso y el partido, ha sufrido el desgaste de un proceso interno cuya suciedad y turbiedad son del mismo tamaño de su larga duración.

En la encarnizada disputa perredista, la Comisión de Vigilancia ha sido acusada de parcialidad a favor de uno u otro candidato. Hasta hace poco se pensaba que el control de Garantías estaba por completo en manos de las corrientes lopezobradoristas que apoyan a Alejandro Encinas, pero los equilibrios en el órgano interno se modificaron en las últimas semanas.

Renato Sales, el ex subprocurador capitalino en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, sería el fiel de la balanza que puede inclinar la decisión a favor de uno u otro candidato, porque es el único que en este momento no responde a ninguno de los dos bandos.

Los otros dos integrantes, Ernestina Godoy, presidenta de la comisión, está claramente identificada con Encinas y los grupos lopezobradoristas, mientras que a Dolores de los Ángeles Nazar se le ubica como ligada a la corriente de Jesús Ortega. Así que sólo queda Renato Sales.

Hace unas semanas no había duda de que Sales, por su trayectoria, era parte de las bases lopezobradoristas, pero a partir de que dio su aval a la resolución del 4 de mayo pasado, que nombró como dirigente sustituto del PRD a Guadalupe Acosta Naranjo, los seguidores de López Obrador se le fueron a la yugular y lo acusaron de “traidor”. El haber validado el interinato de uno de los principales líderes de Los Chuchos hizo que a Renato le llovieran ataques de sus antiguos compañeros de corriente y eso no le gustó nada al ex subprocurador.

Así que ya no está muy claro si Sales Heredia inclinará su decisión a favor de Encinas o, si en una de ésas, opta por dar el triunfo a Ortega.

Por lo pronto, nos cuentan, la presión para Renato Sales está de lo más fuerte y su voto definirá a quién le dan el triunfo.

NOTAS INDISCRETAS… Como bomba, y no precisamente yucateca, cayeron las declaraciones de Manuel Espino en el PAN y en Los Pinos. Germán Martínez comentó el martes que no entendía qué le pasaba a Espino. “Apenas hace unos días nos reunimos y se supone que estamos avanzando”, dijo ese día el dirigente panista a quienes lo vieron descompuesto del coraje. Mientras en Los Pinos la molestia era que ni siquiera de la oposición les ha llegado un golpe tan severo a la reforma petrolera, además de que se preguntaban en la casa presidencial: “¿Qué ya se le olvidó a Espino que su amigo Nahum Acosta estuvo acusado de filtrar información a los hermanos Beltrán Leyva?”… Luis Alonso Fiol, funcionario del IMSS, envió el martes pasado la siguiente carta: “En relación a su columna Serpientes y Escaleras del día de hoy, que concluye con notas indiscretas donde señala hechos atribuibles a mi persona por supuestas denuncias presentadas ante la Secretaría de la Función Pública, le manifiesto mi gran asombro por el contenido de su nota, ya que jamás en mi vida personal ni profesional he sido sujeto de denuncias por semejante actuación, manifestándole que la información que se maneja en el contenido de su nota es totalmente falsa, incluyendo lo que se manifiesta respecto de mi salida de la Secretaría de la Función Pública, en virtud de que ésta fue por motivos profesionales y personales, reiterándole que toda la información que usted publica sobre mi persona es infundada y difamatoria. Para constancia de lo anterior, le anexo oficio de fecha 3 de junio del presente año, de la Secretaría de la Función Pública, firmado por el Lic. Jaime Alonso Gómez, titular de Quejas, quien señala que no se encuentra registrada ninguna queja en contra del suscrito, situación contraria a lo que usted afirma en su artículo. Por este motivo, atentamente le solicito se lleven a cabo las aclaraciones respectivas en su columna, con el propósito de que no se vea vulnerado mi nombre ni mi prestigio por hechos que son totalmente falsos e infundados y de los cuales desconozco el motivo de su publicación ni la fuente en la que se basó”. Hasta ahí la carta del director de Atención a Quejas y Orientación al Derechohabiente del IMSS. Le respondo primero sobre las fuentes: son dos mujeres que me hablaron de las denuncias internas que ellas presentaron en su contra en 2005 por los hechos referidos de acoso sexual. A solicitud de ellas y porque aún laboran en la Secretaría de la Función Pública no publico sus nombres. Las dos denunciantes dicen estar en proceso de obtener información, vía transparencia, del seguimiento que se dio a sus quejas ante la Función Pública. Es, estimado Luis Alonso, su palabra contra la de esas mujeres. Lo que me extraña y me sorprende es que me envíe usted un oficio firmado por el contralor interno del IMSS, Jaime Alonso Gómez. Hasta donde entiendo, legalmente el contralor no está autorizado para extender informes sobre denuncias en curso y menos a petición de funcionarios que pudieran estar siendo investigados; además, porque nunca en el comentario publicado me referí a “denuncias ciudadanas” presentadas en el Seguro Social en su contra, sino a denuncias internas hechas en la Función Pública en la época que usted fue funcionario de esa dependencia. Por lo pronto, atiendo su versión y queda publicada su carta… Se rayaron los dados. Escalera.

[email protected]

[email protected]



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.