aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Expedientes abiertos | Roberto Rock

El ‘año horrible’ de Calderón

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Ingresó a EL UNIVERSAL en 1978, donde desempeñó varias actividades pro ...

Más de Roberto Rock



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas
Una serie de acontecimientos adversos para el país parecen alineados, como ominosa legión, para golpear la economía mexicana y descarrillar con ello la construcción de logros por parte del gobierno de Felipe Calderón

Lunes 31 de diciembre de 2007

El ‘año horrible’ de Calderón

Las dificultades previstas para este 2008 impondrán a Los Pinos el dilema de impulsar cambios verdaderos o correr el riesgo de tener una Presidencia de sólo tres años.

Una serie de acontecimientos adversos para el país parecen alineados, como ominosa legión, para golpear la economía mexicana y descarrillar con ello la construcción de logros por parte del gobierno de Felipe Calderón.

A los obstáculos financieros parecen sumarse señales adversas desde el campo político, lo que incluye crisis en el Partido de la Revolución Democrática por su proceso de renovación de dirigencia, lo mismo que en el PRI e incluso en el PAN, que han diferido batallas internas para la definición de un nuevo liderazgo.

Pero hoy, en la víspera de que arranque un nuevo año, es la economía lo que concentra las inquietudes entre los tomadores de decisiones, dentro y fuera del gobierno. Y cada quien desde su óptica, en todos los casos sabe que la administración deberá tomar decisiones equivalentes a golpes de timón para evitar que México entre en una recesión profunda, acaso incluso acompañada de inflación. Si no lo puede evitar, Calderón acudirá a las elecciones intermedias de 2009 en condiciones de debilidad tal que su Presidencia durará, en los hechos, sólo tres años.

Para muchos pasó inadvertida, hacia finales de noviembre la visita de tres subsecretarios de Estado de la Unión Americana interesados en determinar qué tanto serán capaces de soportar el país y su gobierno el periodo de posible estanflación —estancamiento con inflación— al que parece asomarse nuestro principal socio y mercado. Consultas realizadas por este espacio con algunos de los interlocutores revelan que los funcionarios visitantes regresaron a casa desalentados por la aparente incapacidad para que la economía mexicana entre en un nuevo periodo de reformas profundas.

El anterior ciclo inició justo hace 15 años, con la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio, que a partir de mañana derribará el último gran enigma de la economía rural mexicana: ¿Qué pasará cuando se abran a la competencia internacional productos tabú como el maíz, el frijol, la leche y el azúcar?

Los expertos oficiales se han acercado a la situación de cada uno de estos rubros; levantan señales de optimismo, e incluso dicen que con la apertura nuestros productores tendrán un desempeño exitoso en los mercados de Estados Unidos y Canadá.

Para ello se basan en casos como el del maíz, cuyo precio internacional actualmente es alto por la demanda que de él existe para la producción de etanol. Pero dejan de lado cifras que ponen en evidencia que pese al periodo de gracia que le fue concedido, México no fue capaz de mejorar la productividad por hectárea de ese grano, salvo en las regiones con alta tecnología.

Nuestros competidores cosechan por arriba de 10 toneladas de maíz por hectárea; en la mayor parte de nuestro territorio apenas rebasamos las tres toneladas por hectárea. No se necesita ser brujo para saber en qué terminará esa batalla. Y si los precios son altos, ello repercutirá no sólo en el precio de la tortilla, sino en otras líneas que, como la carne, usan el maíz como alimento para animales. El efecto adverso se verá en empleo rural y en inflación.

En días pasados, las páginas de EL UNIVERSAL albergaron un debate por el tema del empleo, precisamente, entre el articulista Rogelio Ramírez de la O —un respetado consultor internacional— y la Secretaría del Trabajo. El tema fue si los mexicanos debemos creer las cifras oficiales de que durante 2007 se habrán creado más de un millón de empleos, pues este indicador arrojaba hasta el 30 de noviembre 980 mil plazas, según datos del IMSS.

Ramírez de la O forma filas entre los economistas escépticos ante tales números, pues se asume que un país que este año crecerá por debajo de tres puntos porcentuales, no puede aumentar plazas por el equivalente a siete puntos. ¿Qué nos dirán sobre empleo el próximo año?

Y más. Mientras en Estados Unidos se agudiza todos los días la crisis bancaria por las hipotecas sin control, en México aseguramos que eso no nos golpeará. Pero la globalidad actúa contra tal optimismo. Uno de los bancos más afectados es Citibank, que ya ha “secado” las arcas de sus filiales en el mundo, incluido Banamex, para hacer frente a la contingencia. ¿De dónde sacarán los bancos extranjeros en México para financiar nuestra economía?

Mañana entrará en vigencia el llamado gasolinazo, que tendrá un efecto multiplicador en los precios de muchos productos. Y el gobierno debe ya contar con que el declive en la producción de petróleo se reflejará en sus ingresos. ¿Con qué efectos sobre el gasto público?

Estamos pues, ante lo que podríamos llamar la “tormenta perfecta”. Se trata de uno de esos momentos en los que todos volteamos hacia el capitán de la nave, con el ánimo de que se le ocurra una maniobra novedosa, que nos lleve hacia mares más calmos y seguros.

Apuntes

n EL CONGRESO arrancará el año con nuevas evidencias sobre el poder de los cabilderos, en este caso, de las cigarreras. En los últimos días del pasado periodo de sesiones, la Cámara de Diputados aprobó una ley antitabaco similar a la ya pasada por la Asamblea de Representantes del DF, que entrará en vigor mañana mismo, con grandes beneficios para la salud del público no fumador. La nueva norma federal fue enviada como minuta al Senado, todavía con tiempo para ser votada, pero ahí se atoró. Hoy le puedo informar que el poderoso sector de las cigarreras dice tener bajo control tanto a la Cámara Alta como al propio Ejecutivo, donde se le aseguró que una ley en la materia sería vetada. n EN LOS primeros días del año también nos enteraremos de que el gobierno dará un pasito más hacia el fortalecimiento del monopolio telefónico dominado por Telmex-Telcel. El consorcio que encabeza el ingeniero Carlos Slim obtendrá autorización para establecer su red como portadora de múltiples redes alternas, lo que en la industria se conoce como carrier de carriers. Eso lo colocará en la antesala de ofrecer televisión por sus líneas, lo que implica modificarle su título de concesión, pese a que no ha cumplido múltiples obligaciones que buscaban beneficiar la calidad y el costo de los servicios ofrecidos al público usuario, al tiempo que se facilitaba una mayor competencia. Ante este panorama, empiezan a llover las quejas sobre el escritorio del secretario de la SCT, Luis Téllez, y de otros implicados en esta decisión, incluido el presidente Calderón. n ENTRAN ya en su recta final las campañas de aquellos que aspiran a la dirigencia nacional del PRD, en particular Alejandro Encinas, quien se ha convertido en el candidato oficial, y Jesús Ortega, a quien se busca presentar como aquel que encarna la inclinación por la componenda, que tanto ha practicado por años un sector de la izquierda. Mala cosa, dicen observadores de diversos sectores, si la apuesta de Encinas se reduce a plegarse al cacicazgo político de Andrés Manuel López Obrador, con René Bejarano como su principal activista, no sólo en el Distrito Federal sino en varias regiones del país. Pero nada bueno supondrá tampoco para Ortega no aceptar que las huestes de la corriente que encabeza, Nueva Izquierda, en los estados se hallan demasiado cerca de los dictados de los gobiernos locales… especialmente cuando no son del PRD.

e[email protected]



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.