aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Serpientes y escaleras | Salvador García Soto

El veto a Jorge

Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios ...

Más de Salvador García Soto



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas
La oposición sistemática de las bancadas del PRD a la nominación de Alcocer tuvo que ver con que haya sido un férreo crítico al recuento del “voto por voto”

Martes 04 de diciembre de 2007

El veto a Jorge

Jorge Alcocer no se cayó del proceso de selección de consejeros del IFE porque no cumpliera con los requisi- tos, ni siquiera porque no estuviera en el perfil o porque el fallo que había dado a su favor el Tribunal Electoral federal no protegiera sus derechos políticos; lo que dejó fuera a la carta que impulsaban el PRI y Manlio Fabio Beltrones para la presidencia del órgano electoral fue un veto fulminante, innegociable del PRD.

“Hagan lo que quieran pero Jorge no entra. Que impugne, que vaya a la Corte… pero no entra”, dijeron en la mesa los negociadores del PRD encabezados por Javier González Garza y por Carlos Navarrete.

Sería el segundo veto fulminante que Alcocer recibe del PRD. El otro fue cuando buscaba ser presidente del IFE en 1997, y el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas se opuso de manera terminante. “Cualquiera menos Jorge”, dijo entonces el líder perredista, y provocó que se sacara de la jugada a Alcocer.

En esta, como en aquella ocasión, el PRD cobró facturas políticas al autor material de las reformas constitucionales en materia electoral.

Si en aquella ocasión Cárdenas le hizo pagar la virulenta ruptura de 1990, cuando Alcocer se opuso a que el cardenismo se volviera a la corriente e ideología del recién creado partido de izquierda y se enfrentó abiertamente con los cardenistas en aquel debate con Adolfo Gilly, esta vez la “factura” también le llegó a Jorge de parte del nuevo tlatoani perredista, Andrés Manuel López Obrador.

La oposición sistemática de las bancadas del PRD a la nominación de Alcocer, además de aquellos agravios históricos, tuvo que ver con el eterno aspirante al IFE en las pasadas elecciones presidenciales, su acercamiento y asesoría a Felipe Calderón, pero sobre todo el haber sido un férreo crítico al recuento del “voto por voto” que exigieron Andrés Manuel López Obrador y los perredistas.

La baja de Alcocer alteró las negociaciones porque el PRI se quedó sin una carta definida. Aunque en realidad el plazo que se han dado los coordinadores parlamentarios de San Lázaro y el Senado vence hasta el 13 de diciembre, y el acuerdo es que el martes 12, por la noche, se tomará la decisión final.

En este momento el PRD y el PAN han puesto sus cartas sobre la mesa para la presidencia del IFE. El ministro de la Suprema Corte, Genaro David Góngora Pimentel, es la propuesta que impulsan los perredistas, mientras que Mauricio Merino, ex consejero del IFE, está siendo apuntalado por el PAN. En el PRI, el veto a Alcocer los tomó con cierta sorpresa y en este momento analizan nuevas opciones.

El problema es que Merino no es del todo aceptado por el PRD. Una versión que circula en San Lázaro afirma que el ex consejero del IFE cometió el error de enviar un mensaje a los negociadores en el sentido de que si no es la presidencia del instituto, no está interesado en ocupar nuevamente una consejería.

La condición habría molestado a los negociadores perredistas y pondría al PAN en la necesidad de tener una segunda carta sin condiciones ni objeciones de ninguna bancada.

Hoy se aprueban las reformas al Cofipe en el Senado de la República en lo general, con la reserva de cerca de 50 artículos que serán discutidos en el llamado “grupo de los cuatro” —antes de los cinco— que se reúne a partir de mañana para aterrizar los detalles finos de la nueva ley electoral.

Quedan todavía 10 días para que terminen las negociaciones y a partir de mañana los jaloneos subirán de tono. Por lo pronto, lo que queda claro es que todo el proceso, supuestamente abierto a las consultas ciudadanas, terminará siendo una gran pantalla para ocultar una reducida negociación cupular y de partidos que simplemente utilizaron las aspiraciones de cientos de ciudadanos que legítima pero ingenuamente acudieron a registrar sus candidaturas.

Lo que está a punto de consumarse es, simplemente, la confirmación de que los partidos buscan consejeros con perfiles sí interesantes y sólidos, pero que al final llegarán al IFE como cuotas de los partidos y con el mismo método que supuestamente trataron de corregir con las reformas a la Constitución. No van a soltar el hueso.

NOTAS INDISCRETAS… La renuncia de Jesús Ortega a la presidencia nacional del Frente Amplio Progresista se aceleró por las diferencias que surgieron entre Nueva Izquierda y Andrés Manuel López Obrador en el tema de la reforma electoral. AMLO no estaba de acuerdo en el cambio en la ley electoral a las coaliciones ni en obligar a los llamados “partidos pequeños” a aparecer solos, con sus logotipos en las boletas electorales, mientras que los negociadores de Los Chuchos apoyaron la propuesta del PRI y del PAN para bajarle el precio a las alianzas con la chiquillada. Aunque el argumento oficial es que Ortega tiene que dedicar más tiempo a su campaña por la dirigencia nacional perredista, en realidad Jesús ya iba muy poco a las reuniones del FAP y del gobierno legítimo que se realizan dos veces por semana… La declaraciones de Manuel Espino sobre la injerencia del gobierno de Calderón en el proceso interno del PAN calaron fuerte en Los Pinos.

Cuando desde el gobierno creyeron que ya se habían quitado de encima a un incómodo y aguerrido opositor, curiosamente de su propio partido, el mensaje de Espino es que cumplirá sus amenazas de seguir disparando contra los calderonistas aun fuera de la dirigencia del PAN. Sólo quedan dos dudas: si el gobierno dejará que el aún dirigente panista se vaya apagando en la medida en que ya no tenga los reflectores que todavía hoy le da el cargo o si le activarán el famoso “expediente negro” que documenta supuestas triquiñuelas y negocios turbios de Espino con gobernadores… El viernes pasado, cuatro años después de transmisiones ininterrupidas, el noticiario de Ezra Shabot, en la tercera emisión de Hoy por Hoy, fue cancelado por W Radio. La decisión de los directivos obedece a cambios en la programación, y nada tuvo que ver con los altos ratings que hasta el último momento tuvo ese espacio informativo. Hace cuatro años la mesa de análisis encabezada por Shabot y de la que este columinista era parte junto con Adrián Trejo y los analistas de GEA, Ernesto Cervera, en su momento Mariano Ruiz Funnes, y Mauricio González, abrió un nuevo horario de noticias y análisis en la radio mexicana con Poder y Dinero, el programa que después se transformó en la tercera emisión informativa de W. El esquema de iniciar a las 5 de la tarde con la información vespertina fue tan exitoso que hoy en día varios grupos radiofónicos lo habían copiado con programas similares. A mis compañeros de mesa les dedico esta columna y al público que amablemente nos seguía todas las tardes le damos nuestro agradecimiento…

Los dados mandaron Escalera. Subimos.

[email protected]

[email protected]



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.