aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Empresa | Alberto Barranco

Puñalada trapera

Periodista, cronista de la Ciudad de México, hombre de letras y, al mismo,tiempo profesional de la economía. Analiza en la radio y en la pren ...

Más de Alberto Barranco



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas

Viernes 11 de mayo de 2007

Puñalada trapera

En lo que representa una puñalada trapera para la industria, a dos semanas escasas de la firma del Programa Nacional de la Agroindustria de la Caña de Azúcar que le abre paso a la reconfiguración, el gobierno acelera a fondo la apertura de fronteras para el dulce

Si hasta el lunes pasado, en la antesala de la publicación de un "Decreto por motivo del cual se modifica la tasa aplicable al Impuesto General de Importación para América del Norte", México aplicaba un arancel por tonelada de azúcar proveniente de Estados Unidos de 288 dólares, hoy el monto oscila entre 33 y 35.

La primera cuota es para la estándar; la segunda para la refinada.

Digamos que en los hechos nuestro país adelanta prácticamente el desmantelamiento total de impuestos de importación previsto para el año próximo. en forma unilateral, dado que no existe solicitud alguna del país vecino para apretar el paso.

El pretexto esgrimido por la Secretaría de Economía es un hipotético desabasto, que no empata ni de lejos con los números.

De hecho, el país tiene en este momento existencias superiores a la demanda por 500 mil toneladas.

De acuerdo con el cálculo de los propietarios de ingenios, la zafra 2006-2007 habría derivado en una producción de cinco millones 214 mil toneladas del edulcorante, frente a una demanda que asciende a cinco millones.

Más allá, las existencias en bodega de los propios ingenios y las firmas comercializadoras ubican un inventario de un millón 154 mil toneladas, es decir, 317 mil adicionales al monto de reservas que reclama la norma internacional, cuya equivalencia es de dos meses de abasto.

El monto requerido es de 837 mil toneladas.

Más aún, en este momento al menos 58 ingenios trabajan activamente en la molienda, tarea que se prolongará hasta finales de junio o principios de julio.

De hecho, en el acto de presentación del Programa Nacional de la Agroindustria de la Caña de Azúcar efectuado en Tlaltizapán, Morelos, al que acudió el presidente Felipe Calderón, el presidente de la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera, Juan Cortina Gallardo, había garantizado no sólo abasto pleno, sino excedentes para exportación.

En esa certeza, el organismo reaccionó violentamente a una disposición de la Secretaría de Economía para ampliar en 150 mil toneladas el cupo -es decir, ingreso libre de aranceles para importar azúcar procedente de Centroamérica-, por más que una parte estaba ya en la frontera con Estados Unidos.

Colocado para su aprobación de la Comisión de Mejora Regulatoria, el acuerdo debió retirarse ante la evidente incongruencia de por un lado plantear la revitalización de la industria y por otro golpearla por lo bajo.

La revancha de la dependencia, pues llegó un semana después.

El caso es que por aquellas cosas raras de la vida, siendo Estados Unidos un país deficitario en producción del dulce, casualmente el acelerón hacia la apertura total de la frontera llega justo cuando tiene excedentes por 200 mil toneladas, producidas vía remolacha.

El producto, naturalmente, llegaría a un precio sensiblemente inferior al del azúcar local.

Y el caso es que la puñalada trapera para una industria de la que dependen directa e indirectamente más de dos millones de mexicanos, llega en plena temporada de acuerdos entre México y Estados Unidos para fijar las reglas de la apertura.

De hecho, en enero pasado se instaló en Washington una comisión binacional para analizar posibles escenarios de prácticas desleales a la apertura de edulcorantes, en un esquema en que, en su incapacidad para cubrir el abasto interno, el país del norte pacta un monto impresionante de importaciones provenientes de Centroamérica.

La tentación, pues, está en la mesa para disfrazar dulce importado como propio y realizar el gran negocio.

México, pues, acelera la apertura cuando está en la mesa la discusión sobre las condiciones para aceptar ésta.

Llama la atención, además, que la Secretaría de Economía, a contrapelo de los pactos realizados, haya actuado por la libre, es decir, sin la mínima cortesía de convocar a la industria para consultarle la medida. o al menos comunicársela previamente.

Por lo demás, el golpe llega justo cuando los ingenios están en pleno proceso de reconfiguración. para intentar el lejano tú por tú a la hora de la apertura.

Estamos hablando de modificar el Contrato-Ley que rige a la industria y laxar la obligación de pago de una cuota fija a los cañeros por tonelada de azúcar producida.

Puñalada trapera.

Balance general

Aunque reconoce que lleva perdidos varios rounds ante las evidencias mostradas por los coreanos de que la paraestatal aceptó el finiquito de las obras, Petróleos Mexicanos (Pemex) señala que no está dicha aún la última palabra en su litigio con el consorcio Comproca, que realizó las obras de modernización y reconfiguración de la refinería de Cadereyta, Nuevo León.

Más aún, se aduce que aún cuando el fallo de la Corte Internacional de Arbitraje con sede en París le fuera adverso, tampoco se puede asegurar que se vaya a pagar a la reclamante los 630 millones de dólares que exige para cubrir vicios ocultos del contrato.

El punto final del asunto, de acuerdo al cálculo de la paraestatal, llegará hasta diciembre.

* * *

Detenida inexplicablemente la resolución de un Tribunal Colegiado que le daría la razón a la empresa Fertinal en su largo litigio con la compañía multinacional de seguros ING, a la que condenaría al pago de 300 millones de dólares, los trabajadores de confianza de la firma fabricante de fertilizantes siguen a la espera de justicia.

De los 98 meses que lleva cerrada la planta principal de la compañía, ubicada en Lázaro Cárdenas, Michoacán, sólo han recibido seis meses de salario.

A quién le importa si el gobierno le vendió a una firma extranjera 47% del capital que mantenía en su poder el Instituto par la Protección del Ahorro Bancario.

A quién le importa que el gobierno estatal se convirtió en promotor, testigo y garante de un convenio por el que se comprometía la empresa a liquidar o reintegrar a sus empleados a ésta en un lapso que venció en febrero de 2004.

* * *

Seis meses después de que el despacho Deloitte les entregara un estudio para implantar un nuevo modelo de gobierno corporativo, hete aquí que los directivos de la Concamín aún no terminan su análisis.

A lo mejor el estudio está escrito en arameo.

El problema es que ya está en su segundo año la presidencia de Ismael Plascencia sin que se implanten candados que evitarían a directores y funcionarios de la cúpula industrial desviar las cuotas y los generosos apoyos de organismos en bonanza, entre ellos el IMSS, como supuestamente lo hizo la directiva anterior.

* * *

A contrapelo de los estudios internacionales que hablan de una dramática caída en el potencial minero del país, al punto de descender del escalón seis al número 20 en el listado mundial, las empresas extractivas anticipan para este año inversiones por 521 millones de dólares.

El monto supera en 21% al del año pasado.

Ahora que la condición de la Cámara Minera de México, sin llegar al detalle, habla de mantener la ruta ascendente, "siempre y cuando exista certidumbre jurídica para los inversionistas".

[email protected]

[email protected]



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.