aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Empresa | Alberto Barranco

¿Negocio del siglo?

Periodista, cronista de la Ciudad de México, hombre de letras y, al mismo,tiempo profesional de la economía. Analiza en la radio y en la pren ...

Más de Alberto Barranco



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas

Lunes 16 de abril de 2007

¿Negocio del siglo?

La sorpresa para quienes desde el interior del gobierno hacían cuentas alegres con la esperanza de recuperar de lo perdido lo que aparezca con la venta de los nueve ingenios del Consorcio Azucarero Escorpión es que del dicho al hecho habrá al menos cinco años de trecho

Los activos están envueltos en un litigio promovido por la familia a la que se los expropiaron, es decir, Enrique Molina Sobrino y sucesores, tras de que los administradores a su cuidado decidieron emplazarlos a concurso mercantil o procedimiento de quiebra ordenada.

El alegato habla de incapacidad jurídica de éstos, es decir, el Fideicomiso de Empresas Expropiadas del Sector Azucarero, para promover el movimiento, toda vez que ni es acreedor de la firma ni tiene endosada su propiedad. tras de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación revirtió la expropiación de 27 ingenios propiedad de cuatro grupos empresariales decretada por el gobierno foxista en septiembre de 2001.

Quien debió realizar el emplazamiento, en tal caso, es el Banco Nacional de Crédito Rural en liquidación, en su calidad de apoderado de la Financiera Nacional Azucarera, la principal acreedora del grupo empresarial.

De acuerdo com los datos en la mesa, hasta hace seis años la deuda del Consorcio Azucarero Escorpión con la intermediaria pública ascendía a 12 mil 590 millones de pesos.

Más aún, lo correcto, según el procedimiento planteado por la Suprema Corte, era haberle regresado los nuevos ingenios a Molina Sobrino. y exigirle a continuación endosar las acciones a favor de Banrural.

El hecho es que la precipitación de los promotores de la quiebra colocó al gobierno en el peor de los escenarios, dado que de llegar ésta a sus últimas consecuencias, por tratarse de una supuesta empresa pública, la prioridad en el reparto de activos sería para los acreedores privados.

Lo grave del caso es que la torpeza de los administradores nombrados por el gobierno foxista provoca una carambola de tres bandas: paraliza la posibilidad de pago del adeudo; evita una rápida recuperación de las inversiones que le inyectó el gobierno a las empresas expropiadas, según ello para devolverles viabilidad. y las mantiene en las mismas manos mientras dura el litigio.

Según los escasos datos disponibles, dada la opacidad con que se manejó el asunto al integrase los activos expropiados a un fideicomiso privado integrado en Nacional Financiera, en afán de evitar su supervisión por parte de la Auditoría Superior de la Federación, el gobierno le inyectó a los ingenios expropiados al menos 6 mil 500 millones de pesos, de los cuales sólo se han podido recuperar 253 con la venta de dos ingenios que rechazó recuperar el Grupo Azucarero México.

De hecho, de entrada la Secretaría de Agricultura le metió al fideicomiso 3 mil 500 millones de pesos cuyo destino nadie sabe, nadie supo.

Y aunque en el papel se podía alegar que se pagaron algunas deudas para poder operar los ingenios, lo cierto es que las cuentas pesadas se mantienen intactas, lo mismo con Financiera Nacional Azucarera en liquidación, que con la banca comercial; el Fideicomiso en Relación con la Agricultura; el Banco Nacional de Comercio Exterior, los gobiernos municipales, el Seguro Social, el Infonavit.

De hecho, una vez completada la entrega de los ingenios a los grupos Santos y Machado, el gobierno les pasará la charola para cobrarles los adeudos vencidos. más los intereses acumulados en seis años, lo que necesariamente provocará nuevos conflictos legales.

Hasta la expropiación, los débitos del primero ascendían a 3 mil 547 millones de pesos, en tanto las del segundo llegaban a 2 mil 211. Naturalmente, tampoco el gobierno foxista, vía el nebuloso fideicomiso constituido como entidad paraestatal, cumplió el compromiso de reconversión y modernización de los ingenios.

¿Se acuerda de las promesas de producir etanol como oxigenante de las gasolinas? ¿De generar energía eléctrica vía la fuerza de las tareas de molienda? ¿De reducir los costos de operación para pagar gradualmente los pasivos?

La mayor hazaña de los administradores públicos fue realizar inversiones en cinco ingenios por 12.9 millones de pesos para cogeneración eléctrica de consumo propio.

En tanto, los líderes de los cañeros todavía recuerdan con nostalgia los banquetes a que se les convidó por parte de los generosos administradores públicos, y aun los finísimos relojes con que salieron ajuareados.

Digamos que la expropiación orquestada por los ex secretarios de Agricultura y Economía, Javier Usabiaga y Luis Ernesto Derbez, resultó el peor negocio para el gobierno foxista. pero el negocio del siglo para un puñado de funcionarios rapaces y sus cómplices que emprendieron la comercialización del azúcar.

¿Mandamos la cuenta a fondo perdido?

Balance general

¿Se acuerda usted del viejo proyecto de convertir los terrenos de la zona de Pantaco, alguna vez terminal del valle de México de los ex Ferrocarriles Nacionales de México, en una zona de maquila para valor agregado de mercancías que llegan a la ciudad?

Bien, pues la propiedad de los 600 mil metros cuadrados que integran el colosal territorio está en litigio.

Hete aquí que hace 15 años, en los estertores del gobierno salinista, se inició un proceso de venta de espacios fragmentados a un grupo de pequeños empresarios, bajo la promesa de integrarlos a un recinto fiscal que permitiría extender la posibilidad de envíos no sólo a todo el territorio nacional, sino más allá de las fronteras.

El compromiso no se cumplió. abriéndose un pretexto para que los compradores de espacios en condominio tampoco cubrieran los abonos de las letras correspondientes.

Y háganle como quieran.

* * *

Finalmente, pese a las acres críticas ante la planeación sobre las rodillas y la demagogia electorera con que se instrumentó el Seguro Popular durante el gobierno foxista, el actual lo mantendrá. aunque bajo un nuevo escenario más aterrizado.

La señal se dará hoy al oficializarse el nombramiento de Daniel Karam como su nuevo responsable. El funcionario era hasta hoy director de Finanzas del Instituto Mexicano del Seguro Social, lo que da una clara idea de hacia dónde se caminará.

El problema es que Karam instrumentó de entrada el programa de subsidios en materia de cuotas del IMSS para empresas que ofrezcan un primer empleo a un trabajador, cuyos beneficios aún están por verse.

* * *

De acuerdo con el cálculo del Grupo Industrial Minera México, la multa que le impondría el gobierno de Estados Unidos a su filial Americas Mining Corporation por una serie de daños ambientales ascendería a 450 millones de dólares, lo que sumado a sus pasivos de operación integraría una deuda de 800 millones. Ahora que la firma radicada en el país del norte en proceso de quiebra ordenada podría venderse en 2 mil millones de dólares, con lo que el consorcio se metería a la bolsa mil 200.

El problema es que a juicio de los expertos las cuentas que hace la empresa de Germán Larrea Mota Velasco son demasiado conservadoras.

De hecho se estima que, si tras el pago de las multas en puerta sale tablas, le iría de maravilla.

[email protected]

[email protected]



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.