aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Empresa | Alberto Barranco

Usted dispense

Periodista, cronista de la Ciudad de México, hombre de letras y, al mismo,tiempo profesional de la economía. Analiza en la radio y en la pren ...

Más de Alberto Barranco



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas

Jueves 15 de marzo de 2007

Usted dispense

De acuerdo con la óptica de sus abogados, tras la apelación a su sentencia lograda por el ex ´rey de la aviación´ en México, Gerardo de Prevoisin, éste no sólo libraría la acusación de administración fraudulenta, sino recibiría el clásico "usted dispense" por los dos años que pasó en presidio

Como en su momento los ex banqueros Carlos Cabal Peniche y Ángel Isidoro Rodríguez Sáenz, tras su extradición al país en medio de un colosal escándalo, el hombre que logró conjuntar para sí la propiedad de Aeroméxico y Mexicana de Aviación saldría libre de polvo y paja. por errores de procedimiento.

Sentenciado en septiembre del año pasado a cinco años tres meses de prisión, además de reparación del daño por un global de 12 millones de dólares, ahora resulta que el juez no tenía causa ni el acusador, jurisdicción.

Según la resolución del Tribunal Unitario en Materia Penal de la ciudad de México a cargo del magistrado Ricardo Paredes Calderón, frente a la apelación planteada por el empresario, el juez que lo sentenció, es decir el Octavo de Distrito de Procesos Penales, era incompetente para conocer el procedimiento abierto en 1999.

Más aún, la Procuraduría General de la República no debió actuar como Ministerio Público, dado que el delito de administración fraudulenta no es de índole federal, sino, en tal caso, local.

Dicho con todas las letras, a quien le correspondía plantear la querella era a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.

Lo interesante del asunto es que aun cuando en principio la resolución actúa en contra del ex rey de la aviación, al exigirse un nuevo juicio, planteado esta vez por las vías correctas, según sus abogados ya no hay causa, dado que el delito prescribió. Así de fácil.

El supuesto se apuntala en el artículo 110 del nuevo Código Penal para el Distrito Federal, en el que se señala que los delitos que se persiguen por querella de parte prescriben en un año contado a partir de que el presunto afectado tenga conocimiento del ilícito y certeza del responsable.

Y como el cargo de administración fraudulenta cabría en el marco. Quién le manda, pues, a Aeroméxico quejarse ante autoridades incompetentes.

Lo inaudito del caso es que el alud se dejó correr y correr a lo largo de siete años. Como se recordará, fue la Procuraduría General de la República la que promovió el juicio de extradición contra el empresario cuyo nombre completo es Gerard Marie Laurent de Leschevin de Prevoisin y Legorreta, tras su detención en un poblado de los Alpes Suizos, adonde había llegado al amparo de su pasaporte francés.

Los cargos bajo los cuales se planteó el procedimiento hablaban de un fraude en perjuicio de Aeroméxico planteado en cuatro operaciones documentadas.

Dos de ellas hablaban de préstamos irregulares para adquirir acciones de la aerolínea, uno por 37.5 y otro por 15.2 millones de dólares. cuya garantía fueron las propias acciones de la línea aérea insignia del país.

Dicho con todas las letras, De Prevoisin compró la empresa de aviación sin más recursos que su capacidad para acomodar las fichas, lo que inexplicablemente no fue detectado en su momento por la entidad vendedora, es decir la Secretaría de Hacienda.

Más allá, se le acusó de haber jineteado los recursos obtenidos, con lo que logró beneficiarse de un monto de intereses por 11 millones de dólares.

Finalmente, el expediente habla del desvió de 8 millones de dólares de las cuentas de Aeroméxico en bancos de Estados Unidos hacia sus cuentas personales, en ocho transferencias idénticas de un millón cada una.

Lo inaudito del asunto es que planteada la querella en el país de allende el Bravo, De Prevoisin declararía ante las cortes que los recursos los había destinado como contribuciones a la campaña del PRI por la Presidencia de la República de 1994.

Parte fue, pues, para apoyo al malogrado Luis Donaldo Colosio y parte para Ernesto Zedillo Ponce de León.

La práctica -dijo- es habitual en México.

El caso es que un año después el empresario huyó del país. tras haber adquirido la mayoría del capital de Mexicana de Aviación y haber alcanzado la presidencia de la Organización Internacional de Líneas Aéreas (IATA, por sus siglas en inglés).

Digamos que a contrapelo de la lógica, la ética y aun la estética, el gobierno salinista le permitió ser rey. de la aviación.

Extraditado al país en 1999, De Provoisin enfrentó un primer juicio por administración fraudulenta que derivó en una sentencia de cinco años y seis meses de prisión. más la reparación del daño, con la novedad de que en el camino se desvanecieron las acusaciones interpuestas por las firmas financieras estadounidenses Inverwold y Dynaworld, en reclamo de 100 millones de dólares.

El castigo lo anularía la Suprema Corte de Justicia de la Nación al ordenar reponer el procedimiento por supuestas fallas de origen, con el resultado que señalamos arriba.

Como lee usted, pues, una de dos: no sabemos o no queremos atacar en México los delitos de cuello blanco.

¿Melón o sandía?

Balance general

Tres son, hasta el momento, los nombres que se manejan para sustituir la propuesta de la Presidencia de la República tras el rechazo del Senado de la República a la posibilidad de que el ex subsecretario de Egresos de Hacienda, Carlos Hurtado, se convirtiera en vicegobernador del Banco de México.

Estamos hablando de dos mujeres y un hombre.

En el primer caso se ubican Evelin Rodríguez, cuya carrera se liga al ex director general del Seguro Social, Santiago Levy; Lorenza Martínez, asesora del secretario de Hacienda, Agustín Carstens, y Andrés Conesa Labastida, director general del Consorcio Aeroméxico, a quien impulsa el gobernador del Banco Central, Guillermo Ortiz.

El handicap para la segunda esposa del director general de la Hipotecaria Nacional, Guillermo Babats es, paradójicamente, su juventud.

* * *

La noticia es que el ex contratista de Petróleos Mexicanos y del Instituto Mexicano del Seguro Social, Alfredo Miguel, está refugiado en algún punto fronterizo de Estados Unidos, tras expedirse una orden de aprehensión en su contra.

El empresario, propietario de la empresa Sacsa, una de las más activas contratistas de servicios de los aeropuertos del país, fue señalado como cómplice de una serie de maniobras en el interior de la principal empresa pública del país para otorgarle una jugosa indemnización tras incumplir un contrato para construir una planta en Veracruz para producir oxigenantes de las gasolinas.

Aunque el terreno en que se ubicaría ésta se adquirió al ganarse la licitación, la planta no llegó ni al episodio de colocación de la primera piedra.

Miguel, en paralelo, construyó las obras de remodelación del balneario de Oaxtepec del IMSS, cuya fastuosidad duró el día y la víspera. por más que el contrato se pagó en tiempo y forma y el empresario recibiría la derrama por la explotación de los juegos acuáticos erigidos.

* * *

Los últimos días del mes que corre se llevará a cabo en París la final del concurso internacional convocado por la firma francesa Danone para proyectos corporativos diseñados por estudiantes.

La representación de México la tendrá el Instituto Politécnico Nacional, tras haber ganado la fase local con un simulador de negocios diseñado para la compañía convocante.

[email protected]

[email protected]



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.