aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Campos Elíseos | Katia D' Artigues

Slim frente a Slim
Los 80 años de ´Gabo´
Tabasco, adiós al edén

Katia D´Artigues Beauregard, orgullosa chilanga que ya tiene 20 años de trabajo en los medios. Egresada de la Universidad Anáhuac, fue fu ...

Más de Katia D' Artigues



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas
C omo casi siempre -hasta que alguien de mucha confianza lo ayude a ordenarlo- la oficina de Carlos Slim Helú está llena de cuadros, esculturas, obras de arte multimillonarias en aparente desorden, hoy

Domingo 11 de marzo de 2007

Slim frente a Slim
Los 80 años de ´Gabo´
Tabasco, adiós al edén

Como casi siempre -hasta que alguien de mucha confianza lo ayude a ordenarlo- la oficina de Carlos Slim Helú está llena de cuadros, esculturas, obras de arte multimillonarias en aparente desorden, hoy.

Es un tipo afortunado. Con sorpresa cotidiana, sobre todo por el arte. Hace mucho que los números en su cuenta personal no le preocupan nada.

No como al principio, cuando su familia vivía en un departamento dentro del edificio que él, con su herencia, había construido.

Como cuando vivía con Soumaya, su esposa, que hace unos días cumplió ocho años de haber muerto.

Carlos y Soumaya.

Car- de Carlos. So- de Soumaya. Carso, la ahora multinacional.

Su fortuna que ahora le valía -¿o le pesaba el hecho?- ser el tercer hombre, y muy cerca de los punteros, más rico del mundo.

Y pensó en la ironía ahora que es nota en el mundo, también: ni todo el dinero que tenía la pudo preservar a ella, a Soumy, a su esposa, al lado suyo y de sus hijos Carlos, Marco Antonio, Patricio, Soumaya, Vanessa y Joana, de sus ahora 12 nietos. Esa es su verdadera fortuna.

No es ningún sonido el que lo devuelve a la realidad, quizá un solo click de su propia conciencia.

¿Qué diría mañana?

Lunes. Se reunirá a comer con un grupo de periodistas. En la noche, como cada lunes, cenará con sus hijos.

Pero el evento de la tarde lo ocupa: tiene que hablar, lo sabe, es lo mejor. Control de daños lo llaman, pero también es el momento ideal para hacer importantes anuncios justo ahora cuando Forbes acaba de decir que en el 2006 ganó más que nadie en una década: 19 mil millones de dólares.

Son 52 millones 54 mil 294 dólares por día; 2 millones 168 mil 949 por hora; 602 dólares por segundo. los 365 días del año. No hay días festivos.

¿Cómo comenzar?...

Saca de su escritorio una libreta. Toma una pluma. más que escribir, garabatea mientras piensa en voz alta:

-Comenzar por contar la historia que se olvida ahora tras el apabullante éxito.

Los tiempos difíciles. La apuesta a México, que prevalece sobre todo. Y sí, el crecimiento vertiginoso, dando crédito a todas las personas valiosas que han estado con él.

Ahora, su decisión de retirarse de los negocios para dedicarse a la filantropía. Con el deseo -interno, pero hecho público en su familia- de que siempre hay que valorar y cuidar lo que se tiene. y alejarse los políticos lo más posible. Bueno, eso no lo digo públicamente.

De pronto se queda pensando para sus adentros.

-Los inicios- dice sonriente.

Recuerda a su padre, Julián Slim Haddad, inmigrante libánes, quien tenía la tienda La Estrella de Oriente. Fue ahí donde comenzó a vender telas. En el Centro del Distrito Federal, compraba edificios deteriorados.

-Qué vueltas da la vida- dice.

Su padre. Murió cuando tenía 13 años. Su madre, Linda, vivió más. Aún la extraña, por supuesto.

Recuerda la casa de sus padres en Polanco que aún mantiene y en que hace cenas privadas. Su escalera central. cómo le daba miedo, prudencia, bajar de niño. la risa de sus cinco hermanos, tres mujeres y dos hombres.

Pero vuelve a ver el papel. En los 70 compró Jarritos del Sur, una refresquera. Luego se hizo de Galas, la empresa que hacía los empaques de la cigarrera La Moderna, y de ahí irse derechito para hacerse de Cigatam, su incursión en el mundo del tabaco.

Tampoco olvida cuando consolidó el Grupo Financiero Inbursa. Sí, con todo y Onésimo Cepeda, ¡ahora obispo!

-Aunque usted no lo crea.- dice riendo.

Hace un recorrido con la vista por su oficina -que es muy chica- y ve, quizás el mayor emblema de su grupo, un teléfono. Recuerda cuando se hizo de Teléfonos de México, Telmex. Las ganancias y el poder que le generó esta adquisición. La cena que tuvo con sus hijos y el compromiso de que la compañía se quedara en la familia al menos dos generaciones.

Piensa en lo que la ha transformado desde que la compró al gobierno durante el salinismo.

No se quedó contento con la telefonía fija. Recuerda ese spot que pasan por televisión:

"Todo México es territorio Telcel", firma que también le pertenece.

Afuera de su oficina se escucha una tonadita de música clásica en volumen muy bajo.

-¿Esos discos los habrán comprado en Mix Up o en Sears?- dice con una sonrisa. Y Porcelatine y Nacional de Cobres y las acciones de Televisa, Sanborns y ahora IDEAL.

Sí, todo eso es suyo. Claro que se siente orgulloso de su fortuna. La ha trabajado. ¡faltaba más! Fue con esfuerzo y con la ayuda de mucha gente. No se sorprende. Podría ser hasta más rico de lo que es.

Pero claro que sabe de las críticas.

Monopólico, lee por todos lados.

Hasta de corrupción lo acusan. y claro, que no hace lo suficiente por el país. Lo entiende. En un México con tantos pobres. Y está de acuerdo.

En la comida, dirá lo mismo que ha dicho cuando le preguntan, y sí, no es cosa de dinero:

-Estoy de acuerdo con que no estoy haciendo todo lo suficiente, porque para mí hacer lo suficiente no es un problema de dinero, es un asunto de cuánto estoy o no resolviendo problemas.

A eso. A resolver problemas en lugar de generar ganancias, ¡aunque se pueden hacer las dos cosas! A eso se dedicará a partir de ahora.

A pesar de las críticas. De lo que sea. Ya tenía pensando dedicarse a ello, aunque ahora digan que lo hace por la lista de Forbes.

Y recuerda ese chiste que lo hizo sonreír el otro día que se lo contaron:

¿Qué le dijo Bill Gates a Slim?:

-Nosotros los Forbes.

Por lo menos tiene ingenio.

RECUENTO

La conmemoración en todo el mundo por los 80 años de Gabriel García Márquez, un "mexicano de cepa" como lo definió Carlos Monsiváis. Lástima porque, aun viviendo en México, no se hizo un reconocimiento por parte de nuestras autoridades.

Ahora fue Tabasco donde se dieron los atentados. El blanco fue el general Francisco Fernández Solís, secretario de Seguridad Pública de ese estado, quien resultó herido. El vehículo en el que viajaba recibió más de 200 tiros. ¿Así de plano se ponen las cosas?....

Correo: [email protected] gmail. com



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.