aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




México y el mundo | Juan María Alponte

¿Quién dirige hoy América Latina?

Profesor titular de la FCPyS de la UNAM, escritor y periodista. Ha colaborado en periódicos y revistas nacionales e internacionales. Ha escri ...




La gran revista inglesa The Economist , cuyas portadas hacen época en casos y que, por ello, son paradigmáticas, dedicaba la del 30 de septiembre-6 de octubre, a nuestra región: Who leads Latin America? , "¿Quién dirige América Latina?"

Miércoles 11 de octubre de 2006

¿Quién dirige hoy América Latina?

La gran revista inglesa The Economist , cuyas portadas hacen época en casos y que, por ello, son paradigmáticas, dedicaba la del 30 de septiembre-6 de octubre, a nuestra región: Who leads Latin America? , "¿Quién dirige América Latina?". Debajo del titular dos presidentes: Lula de Brasil y Hugo Chávez de Venezuela.

Hace 20 años hubiera sido impensable esa portada sin México. El desplazamiento de México de la región conforma, sin duda, un hecho sobresaltante. Hasta el extremo de que, recientemente, en una larga entrevista con Le Monde de París, el ex presidente de Uruguay, Sanguinetti, se permitía decir, en uno de los grandes diarios de Europa, "que no se podía contar con México por estar en el área de Estados Unidos". Esa percepción es casi universal y es pagada con el muro y con la mínima influencia de México en las comisiones del Congreso de EU que es, finalmente, donde hay que luchar; no con telefonemas entre la Casa Blanca y Los Pinos.

Ese distanciamiento objetivo, al margen de los "encontronazos" elementales y primarios con algunos de los líderes latinoamericanos, está estrechamente vinculado, a su vez, a la ausencia real de intercambios económicos con la región. En el año 2005 las exportaciones mexicanas al ALADI invitan al rubor. Del total exportado, el 0.31% fue hacia Argentina; 0.42% a Brasil; 0.31% en el caso de Chile y 0.72% a Colombia. Para América Central (¿recuerdan el Plan Puebla-Panamá?) fue el 1.34% de nuestras mercancías. En resumen, hacia EU el 85.65% de nuestras exportaciones y el 1.98% hacia Canadá. En otras palabras: 87.65% según los puntuales datos del investigador Arnulfo R. Gómez.

Esa dependencia, que en términos tecnológicos y de inversión esclarece, aún más, el problema global. Lo profundiza por nuestra mínima incidencia en la investigación (pese a saberse, hoy, que la investigación y el desarrollo es el pilar esencial de una sociedad que aspira al desarrollo) es mínima y, en consecuencia, participamos, lejanamente, en ese sector fundamental de la independencia científico-tecnológica. Hoy ante una nueva revolución: la biogenética. En ese punto, cero.

En síntesis: dependencia a un solo mercado. Mercado que controlan las compañías transnacionales de la exportación mexicana y la importación de los insumos para producirlas. En suma, las exportaciones mexicanas son, fundamentalmente, "reexportaciones" y, por tanto, disminución del valor añadido o agregado. El levantamiento del muro revela la escasa influencia sobre el otro lado. Reflejo, por otra parte, de una frontera en crisis y sumergida en la violencia y el narcotráfico, lo cual acredita otro hecho notable: la presencia, en esa zona, de las maquiladoras del ensamblaje con creciente mayoría de mujeres lo que, en términos sociológicos, ha modificado el rol hombre-mujer y, al inclinarse la balanza por las mujeres, el jefe de la familia es, en muchos casos, un obrero desempleado y el salario llega por vía femenina. El esclarecimiento de esa variable permitiría aclarar muchos fenómenos de violencia.

Mientras tanto, las remesas de los trabajadores mexicanos a EU (me niego a definirlos como emigrantes) se han multiplicado, entre el 2000 y el 2005, en un 350%, pasando de 6 mil 572 millones de dólares a 22 mil 447.6 según señala Tendencias Financieras en su información a los empresarios. Es muy modesto el Presidente al no exhibir ese impresionante ascenso de las remesas de nuestros trabajadores, en el sexenio. Votaron con los pies, en busca de trabajo y, no votaron, en el 2006 cuando se les requirió para ello. Olvidaban, los manipuladores, que el voto es un fenómeno histórico que se llama ciudadanización, lo que es algo más que tener una credencial. En suma, la portada de The Economist es una invitación a la reflexión.

[email protected]



PUBLICIDAD.