aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El Observador | Samuel García

La euforia del Banco de México



COLUMNAS ANTERIORES

A los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México parece ser que les está prohibido reírse, mucho menos mostrarse eufóricos cuando las cosas van bien

Lunes 12 de diciembre de 2005

El anuncio del viernes pasado del banco central, con todo y su tradicional cautela, deja ver el ánimo optimista de la Junta de Gobierno. Los resultados en materia de inflación podrían ser el mayor logro del banco central desde la aprobación de su autonomía

A los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México parece ser que les está prohibido reírse, mucho menos mostrarse eufóricos cuando las cosas van bien. Sea porque esta actitud puede ser malinterpretada como complacencia, o porque los banqueros centrales deben mostrar siempre cierto grado de frialdad.

Y es que todo banquero central sabe que la cautela es la mejor consejera y, más aún, tratándose de comunicar al público en general o en la responsabilidad de enviar señales a los mercados financieros y a los especialistas.

Por eso es que los llamados "observadores" de los bancos centrales (central banks watchers) han aprendido a leer el pesimismo, la frustración, el contentamiento o la euforia de los banqueros centrales a pesar de que éstos apenas si abren los labios o muestran una mueca a través de sus comunicados al público. No en balde Alan Greenspan, el símbolo del banquero central de hoy en día, siempre e indefectiblemente lee sus mensajes, nunca los improvisa.

La Junta de Gobierno del Banco de México está aprendiendo de Greenspan. El viernes pasado dio a conocer un comunicado de prensa -adusto como todos los demás- pero que en esta ocasión da señales de la euforia que experimentan sus miembros por la situación actual.

El comunicado se resume básicamente en que las tasas de interés en México bajarán más rápido de lo que los analistas habían previsto, una señal fehaciente de la complacencia del banco central por el comportamiento de las variables económicas y financieras clave para el logro de sus objetivos monetarios.

Lo dice así el comunicado: "A juicio de la Junta de Gobierno, la evolución favorable de la inflación y un entorno financiero global que continúa siendo benigno han generado las condiciones adecuadas para permitir, en esta ocasión, un relajamiento de las condiciones monetarias no mayor de 50 puntos base". Cuando el banco central dice "condiciones adecuadas para permitir... un relajamiento de las condiciones monetarias" es porque sus miembros han explotado de contento.

La explicación es sencilla. La reducción de la inflación y la estabilización de los precios vive su mejor momento en México cuando en noviembre pasado el Índice Nacional de Precios al Consumidor, medido en los últimos 12 meses, fue menor a 3% que es el objetivo de mediano plazo propuesto por el banco central. Con esto, y a pesar de un probable rebote de precios en los productos agrícolas para diciembre, es probable que el año cierre con una inflación general y subyacente muy cercana a 3%.

De ser así, éste será el mayor logro del Banco de México desde la aprobación de su autonomía. Por cierto, un logro ratificado por la creciente credibilidad del banco central que pesó como factor de evaluación para que la calificadora Fitch Ratings mejorara la calificación de la deuda mexicana hace unos días atrás.

A lo anterior se suma una liquidez internacional "abundante" que, según la previsión del banco central, continuará; y una mejoría en la marcha de la economía estadounidense y mundial hacia 2006. Este factor, junto a los precios petroleros y a las crecientes remesas hacia México, ha revaluado considerablemente al peso frente al dólar en el año, situación que hace aún mas rentable -en términos de dólares- la inversión en México. Claro que hay sectores perdedores en esto incluyendo al secretario de Economía que la semana pasada se lanzó a disentir de la política cambiaria que sigue su gobierno.

El "relajamiento de las condiciones monetarias" anunciado por el Banco de México -que no es otra cosa más que anunciar una mayor caída en las tasas de interés que podría llevarlas hasta 7% hacia finales del próximo año- se da porque la Junta de Gobierno está cómoda con la actual situación de inflación y a la vez -de forma tangencial- crea las condiciones para que el peso se debilite frente al dólar, cosa que ocurrió muy ligeramente el viernes pasado.

En el comunicado del viernes pasado, la Junta de Gobierno ha lanzado una carcajada aunque el texto pretenda ser cauteloso y apenas esboce una sonrisa.

Sígale la pista...

López Obrador sabe bien que no puede pelearse con los hombres del dinero en plena recta final por la Presidencia de la República. Eso lo sabe en su cabeza, sin embargo en los últimos días le ha ganado su trayectoria de agitador social. De allí que han arreciado las críticas desde las cúpulas empresariales. Por eso es que el sábado, en el zócalo de la capital del país, quiso enviar un mensaje de reconciliación con los empresarios en una obvia recomendación de sus asesores. Les dijo: "No tenemos diferencias con los hombres que logran hacer un patrimonio. No tenemos diferencias con los empresarios; merecen protección y apoyo". Veremos si el mensaje le funciona al tabasqueño. Es el dilema de quien cree en un discurso de lucha de clases, pero que a la vez sabe que éste es el peor camino para ganar la Presidencia en un país con crecientes clases medias.

2. Hoy los representantes de los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP, se reunirán para ratificar el acuerdo de incrementar la producción petrolera de los países miembros de la organización, a fin de ofrecer mayor estabilidad en el mercado mundial de petróleo. La decisión parece ser que se encamina hacia aumentar la producción en dos millones de barriles diarios de cara a un invierno en el Hemisferio Norte que amenaza con temperaturas mas bajas lo que provocará mayor demanda del energético. Ayer domingo el ministro del Petróleo de los Emiratos Árabes Unidos, uno de los grandes exportadores de crudo, opinó que el precio del petróleo oscilará entre 40 y 50 dólares durante los próximos meses. Este pronóstico le da un respiro a las presiones inflacionarias en EU y Europa que temen la permanencia de un precio por arriba de los 50 dólares por barril.

3. Es impresionante lo que está ocurriendo en India en materia de nuevas inversiones. Ya desde hace varios años el país asiático fue descubierto por europeos y estadounidenses para desarrollar grandes operaciones de outsourcing por su vasta mano de obra calificada a un precio mucho menor que en aquellos países. Pero esto no se ha quedado sólo allí. Las grandes inversiones para desarrollos tecnológicos continúan en India, pero las nuevas inversiones también se están extendiendo a sectores como la banca, las finanzas y el desarrollo de hardware. Sólo la semana pasada se anunciaron nuevas inversiones en el país asiático por mas de 4 mil millones de dólares de empresas como Microsoft, Intel, Cisco Systems y JP Morgan Chase en lo que se denomina en inglés high value work (trabajo de alto nivel). Lo importante de estas nuevas inversiones para India es que están logrando desarrollar -entre su población profesionista joven- un furor por la educación y la capacitación técnico-profesional altamente competitiva porque las inversiones que vienen de EU y Europa están abriendo miles de plazas con estas características. Sólo Intel anunció que invertirá 800 millones de dólares para ampliar su Centro de Investigación en Bangalore, en donde ya trabajan 3 mil personas para la firma. En esa misma ciudad hindú, JP Morgan Chase contratará a 4 mil 500 personas para construir uno de los más grandes equipo de finanzas y de derivados a fin de dar servicio a toda su red mundial. El ejemplo de JP Morgan Chase también está siendo emulando por firmas financieras como Goldman Sachs y UBS, y otras más como la coreana Samsung. Además de su enorme población pobre, India ofrece un amplio sector de profesionistas de alta calidad, muy competitiva y con salarios cinco o seis veces menores a sus similares en los países desarrollados.

[email protected]



PUBLICIDAD.