aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Líderes y negocios | Eduardo Torreblanca

El caldo y las albóndigas en Pemex



COLUMNAS ANTERIORES

Subsidios a la venta de gasolinas y el diesel que en conjunto representarían al mes de agosto una cantidad superior a los 6 mil millones de pesos

Viernes 09 de septiembre de 2005

El caldo y las albóndigas en Pemex

  • Nos sale más caro el ?caldo que las albóndigas?
  • Subsidios a la venta de gasolinas y el diesel que en conjunto representarían al mes de agosto una cantidad superior a los 6 mil millones de pesos.
  • PARA quien tenga en mente hacer una fiesta con motivo de los altos precios del petróleo puede ir cancelando la manufactura de las invitaciones. El asunto de un barril de petróleo mexicano a más de 50 dólares por barril nos sale más caro de lo que nos imaginamos. Como dice y dice bien el dicho mexicano: ?más caro el caldo que las albóndigas?.

    Y si no pregúnteselo a Alfredo Elías Ayub quien tiene ya que reconocer que los altos precios de los combustibles le han representado a la CFE erogar 10 mil millones de pesos no considerados en su presupuesto y que equivalen a una quinta parte de los subsidios que ejerce la paraestatal en beneficio de los sectores necesitados y algunos otros no tanto.

    Pero no para ahí las cosas. Quien está con el ?Jesús en la boca? es DOLORES; el aparato fiscal mexicano no recibe ni un solo quinto, aproximadamente desde mayo, como producto del impuesto que se aplica a las gasolinas y al diesel. En general a los combustibles que se venden en las franquicias de PEMEX.

    Usted sabe que el impuesto a las gasolinas fluctúa en función del precio del combustible. Si el precio del energético es alto, el impuesto es bajo y si el precio del producto es bajo, el impuesto es alto. El resultado para el consumidor no importa gran cosa porque las gasolinas, los combustibles para vehículos prácticamente no varían gran cosa. El impuesto es el que se ajusta.

    A la política fiscal mexicana favorece un precio de las gasolinas bajo en los mercados internacionales. En México no van a bajar de precio al público consumidor, pero el impuesto que se aplica a favor de DOLORES es alto. Un precio alto de la gasolina quita margen a la recaudación fiscal.

    A tales extremos que, según una fuente muy confiable en PEMEX, desde mayo pues no hay impuesto que obtener a menos de que sea verídico lo que me comentaron en la Asociación Nacional de la Industria Química donde un alto ejecutivo me aseguró que si no hay impuesto que entregar al sistema recaudatorio nacional, PEMEX acude a los mercados internacionales de capital para obtener los recursos que el fisco no le perdona. Pero este asunto se lo investigo posteriormente.

    Lo que si es cierto es que ante la elevación del precio del petróleo, y sobre todo desde el mes de mayo del 2005, el gobierno ha tenido que importar precios a un precio más alto del que pueden venderse en territorio nacional. Es decir, tanto el diesel como las gasolinas ya se venden en México con un subsidio al consumidor. Según los datos a nuestro alcance la importación de gasolinas se realiza a ritmos promedio de 225 mil barriles diarios de los cuales alrededor del 50% vienen desde la planta DEER PARK que en asociación con Shell, desde Houston trae el combustible para su socio, PEMEX.

    Desde marzo el diesel fue el primero que se fue por las nubes y a finales del mes anterior el subsidio ha de representar aproximadamente los 5 mil millones de pesos y para el caso de las gasolinas el subsidio estaría sumando aproximadamente los mil 200 millones de pesos.

    Todo esto sin tomar en cuenta el fenómeno de KATRINA. O sea, como puede usted ver, si aplica el asunto del caldo y las albóndigas.

    ***

    [email protected]



    PUBLICIDAD.