aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Agenda Alternativa | Javier Lozano

El oso internacional



COLUMNAS ANTERIORES

La expedición de la Ley Federal de Telecomunicaciones en junio de 1995 trajo consigo una serie de novedades regulatorias respecto del régimen hasta entonces prevaleciente. Una de ellas, quizás la más notable, fue la introducción de la figura de Re...

Lunes 26 de abril de 2004

El oso internacional

Entre procesos de apertura en telecomunicaciones inconclusos, conflictos generados con Estados Unidos por un bocón y una triste mezquindad en el Congreso, las cosas van de mal en peor

La expedición de la Ley Federal de Telecomunicaciones en junio de 1995 trajo consigo una serie de novedades regulatorias respecto del régimen hasta entonces prevaleciente. Una de ellas, quizás la más notable, fue la introducción de la figura de Red Pública de Telecomunicaciones, misma que pretendía ser el vehículo para la convergencia de tecnologías y servicios.

Una más fue la de la apertura a la competencia en todos y cada uno de los ámbitos del sector de las telecomunicaciones y, otro elemento importante que introdujo esa legislación fue el de organizar el espectro radioeléctrico bajo el principio de administración de un bien escaso por su naturaleza y del dominio público del Estado. Aquí, además, se estableció la figura de la licitación de bandas de frecuencias de uso comercial de dicho espectro, con el fin de generar recursos para el erario público pero, sobre todo, para darle transparencia y eficiencia a la asignación del mismo.

Y un cuarto punto a destacar fue la previsión para el nacimiento de un órgano desconcentrado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), con autonomía técnica y operativa, mismo que tendría la organización y facultades necesarias para regular y promover el desarrollo eficiente de las telecomunicaciones en el país. Fue así que nació la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel).

Esto viene a cuento porque esos cuatro rubros fueron concebidos como atractivos naturales para el inversionista y como aportaciones a las crecientes necesidades del consumidor. Pero, ¿qué ha pasado en los 40 meses de la presente administración al respecto? Veamos.

En cuanto a las redes públicas de telecomunicaciones, si bien en un principio se explicaba la necesidad de ir abriendo progresiva y ordenadamente la competencia en los distintos mercados, hoy vemos que para que un concesionario pueda prestar nuevos servicios con su red llega a ser tan tortuoso como la solicitud de una concesión nueva, contrario al espíritu y letra de la ley.

Cierto es que recientemente se aprobó que las empresas de televisión de paga puedan ofrecer la transmisión bidireccional de datos (internet), pero en cuanto a la posibilidad de que éstas puedan ofrecer el servicio de voz o sea, de telefonía a sus propios clientes, aún estamos lejos.

Estrenamos presidente en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria con el serio y experimentado Carlos García Fernández, y dado que el presidente Fox ha dispuesto una moratoria en la materia para facilitarle la vida a las empresas e inversionistas en los distintos ámbitos de la economía de nuestro país, no estaría nada mal el que se hiciera una verdadera apertura en el sector a través de disposiciones de carácter general para que todo aquel que cuente con una concesión de red pública de telecomunicaciones pueda, con un simple aviso a la autoridad, ofrecer cuantos servicios de telecomunicaciones le permita su propia red.

Esta determinación correspondería al ámbito de atribuciones de la SCT y, por tanto, no necesitan al Congreso para nada (como tantas otras cosas). Sería, pues, un verdadero avance en materia de desregulación y simplificación administrativa que contribuiría a la convergencia plena y a la atracción de capitales.

En ese mismo sentido hacia la convergencia y competencia en las redes de TV por cable es bienvenida la reciente jurisprudencia de la segunda sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la que se confirma que no procede el derecho de audiencia a los prestadores de esos servicios cuando la SCT pretenda otorgar nuevas concesiones en las mismas plazas. Una cosa es evitar la especulación entre redes y otra bien distinta es el consentir monopolios. Bien por la Corte y bien por Tinoco.

Y a reserva de seguir con los demás rubros, mientras Telmex anuncia que Prodigy pronto alcanzará 400 hot spots para Wi-Fi, los demás siguen esperando el humo blanco de la SCT para comenzar a operar.



Indiscreción y mezquindad

Lo dicho. El rayito de esperanza, es decir, Andrés Manuel López Obrador, ya nos metió en un auténtico brete con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, al violentar el Acuerdo de Cooperación para el Intercambio de Información Financiera, por haber hecho públicos los elementos de intercambio entre ambos países en el caso de la averiguación previa que se le sigue al caso de Gustavo Ponce, en aras de demostrar un complot que aún suponiendo que exista bienvenido sería si fuese así la manera en que se desvelara la corrupción que cunde al interior de su gobierno.

Otro oso internacional fue la negativa de los diputados del PRI, PRD, PT, PVEM y Convergencia, al dictamen que autorizaba al presidente Fox a aceptar y usar la Medalla Agrícola, conferida por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Bonito papelón hacemos ante una organización de la que somos parte en lugar de abordar las reformas que la nación entera espera de los congresistas. ¿Se preguntaron acaso si sus representados estarían de acuerdo con ese mezquino proceder?

¿Verdad que no?



Posdata

Señores legisladores Osuna, Rubio, Aguirre Rivero, Döring y Alcérreca. No se les vaya a ocurrir presentar formalmente alguno de los predictámenes que andan circulando por ahí para reformar la legislación en telecomunicaciones. Se arriesgan a pasar a la historia como auténticos cangrejos. De plano y respetuosamente se les sugiere: o hacen las cosas bien o mejor déjenlas como están.

Presidente del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones, A.C.

www.idet.org.mx / [email protected]



PUBLICIDAD.